Miércoles, 09 Abril 2014 00:13 Publicado en Prevención

 

prevencion08abril

 

Dr. Rafael Iñigo Pavlovich
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

El ejercicio deberá ser de tal manera que nos produzca placer el sólo pensar en ir a efectuarlo; muchas rutinas son a veces mortalmente aburridas y eso provoca una deserción y una decepción también.

La mujer practica deporte por varios motivos, sea el de competencia, o bien el placer de verse y sentirse mejor. Los gimnasios se abren por docenas y siempre existe una clientela ávida de ejercicio esperando nuevas propuestas.

La práctica del deporte en la mujer conlleva al conocimiento de la mecánica, que es el resultado de los esfuerzos vertidos por los brazos de palanca como los huesos largos accionados por los músculos. Por ejemplo, la mujer tiene más probabilidades de lesionarse el ligamento cruzado anterior de la rodilla que el hombre por tener las rodillas en una forma muy especial, es decir un poco hacia adentro, esto cambia la incidencia de las fuerzas y es más fácil generar fuerza de torque o de rotación que lleguen a romper este importante ligamento.

Existen consideraciones de la moda por las cuales una mujer deberá de tener en cuenta si no quiere lastimarse o bien sufrir de desgarros musculares frecuentes.

El uso de tacones hace que el talón esté oblicuo comparado con el piso. Este tipo de zapato popularmente usado por quien requiere de más altura de la concebida, logra con el paso del tiempo un acortamiento de las estructuras músculo tendinosas posteriores que al momento de usar los tenis o sandalia, y estirar dolorosamente el talón, puede tener consecuencias muy incómodas para la rodilla y para los músculos de ésta.

Es entonces que hay que usar tenis con un poco de elevación si tal es el caso, pues de pronto, el deporte se convertirá en un calvario en vez de una fuente de placer y de salud. Es importante pues, que la elevación provenga del talón con alguna ayuda que lo eleve y que al mismo tiempo no pierda estabilidad. Esta sencilla, pero efectiva medida, nos podría ahorrar dolores y alejamientos de la práctica del deporte.

El calentamiento es adecuado y debe de ser una rutina, aunque no complicada y más bien como una pequeña iniciación que le recuerde al cerebro cómo mover o coordinar a los músculos y huesos, todos en una sinfónica armonía “kinética”.

Es también importante comprender que si estamos haciendo ejercicio para bajar de peso, esto no ocurrirá masivamente así nos pasemos todo el domingo metidos en el gimnasio; esto es un proceso que si no se respeta, nos meterá en un berenjenal de catastróficas consecuencias. Por ejemplo entrenar bicicleta spinning a razón de cuarenta minutos diarios sin haber tenido experiencia, nos conlleva a una lesión de la rodilla que puede requerir de operación.
Siempre tendremos en cuenta que el inicio de la práctica deportiva es mucho más lento que nuestro ánimo y deseos de que esto ocurra.

Es bueno combinar, el ejercicio aeróbico con el anaeróbico. El ejemplo del aeróbico es la bicicleta, el trote, la natación; y el del anaeróbico, es el del ejercicio progresivo con persistencia, tal como las pesas y aparatos, que nos permiten ejercitarnos con una resistencia en contra para que podamos efectuar un esfuerzo, mismo que si lo repetimos sabiamente, le daremos tiempo al cuerpo de adaptarse y, con ello, evitaremos los desgarros musculares y tendinosos.

Si, por otra parte, nuestro entrenamiento se encuentra en franca progresión, llegaremos muy pronto a la lesión, así que mejor controlar los ánimos y hacer una rutina más modesta pero más efectiva vista a un largo plazo.
El ejercicio deberá ser de tal manera que nos produzca placer el sólo pensar en ir a efectuarlo; muchas rutinas son a veces mortalmente aburridas y eso provoca una deserción y una decepción también.

La vida de una mujer en estos tiempos es verdaderamente de mucha demanda pues no sólo hay un hogar que vigilar y darle mantenimiento sino que, además, hay que estar física y mentalmente al cuidado de los hijos, sean las tareas, los deberes, los compromisos de la escuela, y todo esto drena energía. Por esto es particularmente importante el dedicar un tiempo a darse mantenimiento y, con ello, aumentar la autoestima y el placer de ser en el día a día.

Dr. Rafael Inigo Pavlovich, PhD, FACS. Ortopedista y Médico del Deporte. Especialista en Rodilla (Ced. Profesiones Estado de Sonora 002). Doctorado en Medicina y Cirugía (Cum Laude) por la Univ. Complutense de Madrid. Asociado al Instituto Bio5 Universidad de Arizona. Ced. Esp. AE004984. Subespecialidad SEC Profesiones 002.

 

Miércoles, 02 Abril 2014 20:27 Publicado en Prevención

 

prevencion02abril

Dr. Ricardo Garnica
Médico Psiquiatra
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Autismo proviene del griego y su significado es "encerrado en uno mismo". Es un trastorno del neurodesarrollo que persiste a lo largo de toda la vida.

Se manifiesta en los niños regularmente entre los 18 meses y 3 años de edad y da lugar a diferentes grados de alteración del lenguaje y la comunicación, de las competencias sociales y de la imaginación.

El autismo afecta de dos a diez personas por cada 10 mil habitantes y por cada cuatro autistas del sexo masculino hay una del sexo femenino.

Esta condición varía en relación a su severidad. Los casos más graves se caracterizan por una completa ausencia del habla de por vida, comportamiento extremadamente repetitivo, no usual, autodañino y agresivo.

Mientras que, por otro lado, las formas más leves de autismo (típicamente Síndrome de Asperger o autismo de alto funcionamiento) pueden ser casi imperceptibles y suelen confundirse con timidez, falta de atención y excentricidad.
Las causas son desconocidas, existen factores ambientales y, además, se habla de una susceptibilidad genética.
Algunos comportamientos

Cada niño con autismo es diferente uno de otro, sin embargo, se han establecido algunos comportamientos muy similares, tales como:

• Lenguaje poco o nulo, o bien, pierde el habla.
• Ecolalia, repite lo mismo o lo que oye (frases o palabras).
• Actúa como si fuera sordo, pero no soporta ciertos sonidos o luces muy fuertes como por ejemplo, la licuadora o el            microondas.
• No mira directamente a los ojos.
• Se obsesiona con los objetos sin razón alguna.
• No muestra ningún interés por los juguetes y/o no los usa adecuadamente.
• Tiende a reunir objetos o los pone en línea.
• Muestra total desinterés por su entorno y por las relaciones sociales con los demás.
• No responde a su nombre.
• No obedece ni sigue instrucciones.
• Cuando quiere algo, no lo pide, toma la mano de alguien dirigiéndola a lo que desea.
• Rechaza el contacto físico.
• No le gusta que lo toquen o carguen.
• Aleteo de manos (como si intentara volar) en forma rítmica y constante.
• Gira o se mece sobre sí mismo.
• Se queda quieto observando un punto como si estuviera hipnotizado.
• Camina de puntitas (como ballet).
• Puede ser un niño hiperactivo (muy inquieto) o pasivo (demasiado quieto).
• Muestra agresividad y/o puede ser en ocasiones auto agresivo (se golpea a sí mismo).
• Tiene una gran obsesión por el orden y la rutina, rechaza los cambios.
• Se enoja mucho y hace rabietas sin razón aparente o porque no obtuvo algo.
• Sonríe sin razón aparente (como si viera fantasmas).

Padres, maestros, profesionales de la salud, debemos estar conscientes de que cuando se le diagnostica autismo a un niño, no es lo primero ni lo único en que debemos concentrarnos; ya que antes de que el niño sea autista, es una persona con necesidades, deseos y frustraciones, con un nombre propio y con los derechos que todo ser humano debe tener dentro de la sociedad.

Las personas con autismo sienten, aman y sufren al igual que nosotros, sólo que su manera de expresarlo es diferente a la manera a la que estamos acostumbrados.
Aprender a comprender al autista, implica desear sentir y pensar como él; adentrarse en sus juegos y rituales lejos de acoplarlo a los nuestros.

Recuerda que como piensa y siente un niño con autismo es diferente a como lo hace usted, facilítele las cosas.
Al platicarle algo, use lenguaje descriptivo; es decir, describa como si platicaras de una pintura o retrato, no dé nada por obvio, ayúdele a identificar su estado de ánimo, esto le ayudará en sus relaciones interpersonales.

Es muy importante asesorarse y trabajar conjuntamente padres, maestros, terapeutas y médicos especialistas, quienes unidos deberán de realizar un programa de manejo multidisciplinario, donde se incluyan las áreas globales del desarrollo que están por debajo de lo esperado.

Dr. Ricardo Garnica Gasca
Médico Psiquiatra de niños, adolescentes y adultos.
Tel. 213-55-57/ cel. (662) 115-03-06.
Cédula Profesional 2606990 / Cédula Especialidad 5295096

 

Martes, 25 Marzo 2014 20:13 Publicado en Prevención

 

prevension25marzo

Lukas Flores Valenzuela 
Instructor Personal Fitness 
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

¿Por qué no puedo definir mi abdomen si llevo mucho tiempo en el gym?

Llevas algunos meses -años entrenando- y aunque has tenido buenos avances y estás teniendo un cuerpo diferente, no logras tener cambios en tu abdomen y eso te preocupa.

No te desesperes, hay muchos factores que pueden influir, algunos lo sabes y otros los desconoces.

Tips:

1. Alimentación: un buen plan de alimentación, es la clave para la transformación de tu cuerpo, si sigues comiendo lo mismo, ¿no crees que por eso no se ha quitado ese tejido adiposo?

2. Rutina: hacer la misma rutina de abdomen, el cuerpo se acostumbra a un cierto tiempo y llega a un punto en el que soporta los ejercicios sin ningún problema cámbialos cada 15 días o cada mes.

3. Estrés: si vives estresado todo el tiempo es importante que consideres que los depósitos de grasa en tu abdomen se generan de por altos niveles de cortisol (una hormona encargada agregar glucosa a la sangre para ser consumida por los músculos). Esto normalmente se produce en situaciones de estrés.

4. Evita las grasas: disminuye el consumo de grasa, pero no totalmente; existen grasas buenas, aumenta el consumo de fibras, legumbres, bebe mucha agua natural, comidas altas en proteína, frutas y verduras

5. Deja los vicios: recuerda que el alcohol tiene muchas calorías y el cigarro dificultará la quema de tejido adiposo al hacer tus actividades.

 

 
 

Edición Impresa

Nuestras Ediciones