Martes, 09 Diciembre 2014 20:25 Publicado en Prevención

 

prevencion09diciembre

Dr. Raúl Martinez Mir
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 

Antes que nada me gustaría matizar el término adicción. Según la OMS se tienen que dar tres factores para hablar de una adicción; una búsqueda compulsiva de la sustancia, síndrome de abstinencia y tolerancia. Dadas esta características hablamos de sustancias, y hasta el día de hoy tan sólo se reconoce a la ludopatía como la única adicción sin sustancia.

Sin embargo, algunas personas tienen comportamientos que caracterizamos de adictivos, por la frecuencia o recurrencia en comportamientos, que podemos entender como normales en unas ocasiones, pero cuando los mismos se vuelven muy frecuentes o incluso parece que nunca tienen fin, o que siempre están descontentos, tendemos a llamar adictivos. Es el caso que nos ocupa el día de hoy, la adicción al bisturí, refiriéndonos a aquellas personas que se están haciendo casi constantemente “retoques” quirúrgicos-plásticos, considerados innecesarios por la mayoría de las personas. Llegando en ocasiones a acabar con auténticas deformidades, e incluso afeando más a las personas que se las realizan.
El Manual Diagnóstico y Estadístico de las Enfermedades Mentales (DSM, por sus siglas en inglés), editado por la Asociación Americana de Psiquiatría, habla de varios trastornos que tienen que ver con este “no verse bien”.

Comencemos por el caso de la dismorfofobia; las personas con esta patología sienten que tienen una parte de su cuerpo distinta, más grande, más pequeña, deforme, etc., esto les genera mucha ansiedad y tienden a cubrir la misma y esconderla de alguna forma, por ejemplo, si creo tener una oreja más grande que otra, me dejo el pelo más largo para taparla, etc.

Existen otras patologías que cursan con percepciones distorsionadas del cuerpo, como es el caso de la anorexia nerviosa y de la vigorexia. En ambos casos, se ha demostrado que la persona que padece estas patologías tiene una percepción distorsionada de su cuerpo, viéndose demasiado gorda en el caso de la anorexia, o viéndose como muy débil, en el caso de la vigorexia. En estas patologías intentan compensar su percepción restringiendo más su alimentación, o haciendo mucho más ejercicio, respectivamente.

Sin embargo, ninguno de estos cuadros patológicos explican de forma alguna esa supuesta adicción al bisturí. Podemos intentar valorar el efecto de las operaciones que tiene sobre algunas personas, y sobre todo como éstas redundan en su entorno social. Imaginemos, por ejemplo, que una mujer decide operarse su busto, porque considera que éste es demasiado pequeño. Tras realizar esta operación, es la envidia de sus amigas, se convierte en centro de atención de muchos hombres y de los comentarios de casi todo su alrededor. Es lo que conocemos como un refuerzo positivo, esta mujer se siente muy bien, porque esta operación implica, no sólo un cambio físico, sino también una demostración de estatus económico, no se opera cualquiera, además de todos los comentarios reforzantes sociales. Pero, es obvio que esto no va a durar siempre, y que aquellas personas de su entorno que la han reforzado con sus comentarios y su atención llegará un momento que, por simple habituación, dejarán de hacerlo, ya la tienen vista y se acostumbraron a su nueva apariencia. Si estamos hablando de una mujer con una personalidad histriónica, le gusta llamar y ser el centro de atención, como por ejemplo pasa con algunos actores y actrices, esta reducción de atención la hará sentirse mal, o incluso sentir que le falta algo, y tal vez comience a considerar otra operación, que unido a la moda, dictará que tendrá que “retocarse”, para nuevamente ser centro de atención de todo su entorno y envidia de sus amigas, quienes además habrán comenzado una carrera por “operarse como hizo la fulanita” porque ellas “no van a ser menos”, incluso llegando a aquel famoso “si todas lo han hecho, como yo no”.

Hay también ocasiones en que la persona considera que la operación pondrá fin a su situación social, por ejemplo hay quienes piensan que haciéndose una liposucción o lipectomía, se verán más delgados y esbeltos, y así mejorarán sus relaciones sociales, porque se verán mas guapos y todos querrán estar con ellos. Y cuando finalmente se la hacen, descubren que no ocurre nada y, en lugar de pensar en cambiar su comportamiento y mejorarlo, centran su atención en una nueva cirugía, pensando que así mejorarán su relación.

Incluso hay quienes simplemente esperan, mediante la cirugía, obtener ese ansiado cuerpazo que tiene tal o cual, actor o modelo, y simplemente después los resultados no son los mismos, por obvias razones, además del Photoshop.

La realidad es que, en ocasiones una operación estética puede ser recomendable para la persona, sin embargo, en la mayoría de las ocasiones tal vez primero tendría que aceptar quién es y cómo es, y finalmente cuando ya haya pasado este trance, considerar la necesidad de una cirugía. Piense el lector que en muchas clínicas estadounidenses de cirugía, antes de pasar por quirófano muchos pacientes pasan por la consulta del psicólogo. Igualmente, también son muchos los doctores que se niegan a realizar más operaciones a ciertas personas, caso claro de lo ocurrido con el Dr. Jorge Krasovsky quién se negó a realizar más operaciones a, en aquel momento su pareja sentimental, la actriz y presentadora Galilea Montijo.

Finalmente, si después de estas consideraciones usted sigue pensando en pasar por quirófano, la mejor recomendación que puedo hacerle es que lo haga con profesionales especializados, recuerde que al final lo barato sale caro.

 

Dr. Raúl Martínez Mir, Psicólogo. Clínica Tepeyac. Cel. (662) 148-8850

Martes, 14 Octubre 2014 20:21 Publicado en Prevención

 

prevencion14ocutbre

Dra. Nydia Mercedes Durazo Ballesteros
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Coordinara médica Fundación Beltrones 

Al celebrarse el mes contra la lucha del cáncer de mama, reconocemos que en México más del 80 % se diagnostican en edades avanzadas; y esto lo lleva a ser la primera causa de muerte en las mujeres en edad reproductiva.

El cáncer de mama es aquel que comienza en el tejido mamario; existen dos tipos principales: el carcinoma ductal que comienza en los conductos que llevan leche desde la mama hasta el pezón y el carcinoma lobulillar que comienza en partes de las mamas, llamadas lobulillos, que producen leche. En raras ocasiones, el cáncer de mama puede comenzar en otras áreas de la mama.

Para detectarlo, se utilizan diferentes pruebas como la mamografía, ultrasonido, prueba de receptores de estrógeno y progesterona o imágenes por resonancia magnética. El diagnóstico de cáncer de mama sólo puede adoptar el carácter de definitivo por medio de una biopsia mamaria. Del total de los carcinomas de mama, menos del 1 % ocurren en varones.

Los factores de riesgo:

-Edad y sexo. El riesgo aumenta a medida que usted envejece. La mayoría de los casos de cáncer de mama avanzado se encuentra en mujeres de más de 50 años. 

-Antecedentes familiares. Alrededor del 20 al 30 por ciento de las mujeres con cáncer de mama tienen antecedentes familiares de la enfermedad.

-Genes. Algunas personas tienen mutaciones genéticas que las hacen más propensas a enfermarse de cáncer de mama.
-Ciclo menstrual. Las mujeres que inician tempranamente sus períodos menstruales (antes de los 12 años) o llegan a la menopausia tarde (después de los 55) tienen un riesgo mayor.

-Consumo de alcohol. El consumo de más de 1 ó 2 vasos de alcohol al día puede incrementar el riesgo.

-Parto. Nunca haber tenido hijos o después de los 30 años.

-Hormonoterapia. Hormonoterapia con estrógenos durante 3 años o más.

-Obesidad. La teoría es que las mujeres obesas producen más estrógenos, lo cual puede estimular la aparición de este cáncer.

-Radiación. Si recibió radioterapia cuando era niña o adulto joven para tratar un cáncer del área del tórax, tiene un riesgo muy alto de padecer cáncer de mama.

Los implantes mamarios, el uso de antitranspirantes y el uso de sostenes con varillas no aumentan el riesgo de cáncer de mama.

A pesar de que existen esfuerzos del sector salud para concientizar a la población, aún existe resistencia de las mujeres para acudir con el médico a sus revisiones anuales, realizarse los estudios pertinentes y crear la cultura de la autoexploración.

Mujer ser con responsabilidad es el lema de Fundación Beatriz Beltrones A.C. que desde hace más de 8 años se dedica a la detección temprana del cáncer de mama mediante la realización de mastografías gratuitamente a la población femenina en general en una campaña permanente de detección.

Dra. Nydia Mercedes Durazo Ballesteros
Coordinación Médica Hermosillo Fundación Beatriz Beltrones A. C.
Teléfono: 213-52-48
www.fundacionbbeltrones.org.mx

Martes, 02 Septiembre 2014 19:17 Publicado en Prevención

 

prevencion02septiembre

Dra. Migdelina Gutiérrez Urquídez
Neumóloga
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Existe un grupo especial de pacientes en los que las crisis de asma son más frecuentes, o en los que es muy difícil controlar los síntomas. Es necesario reconocer aquellos síntomas para saber cómo manejar una crisis.

Los síntomas se pueden presentar súbitamente o bien en el transcurso de horas o días. La persona puede experimentar accesos de tos, que van aumentando su intensidad, así como presión en el pecho, sensación de falta de aire, o que ya no tolera el ejercicio como en los días anteriores.

Como síntomas francos de una crisis ya establecida se percibe por parte del paciente un “chiflido” en el tórax (sibilancias), si las sibilancias las escuchan las demás personas a distancia, entonces se trata de una crisis asmática severa.

Otros síntomas que acompañan a la crisis son, por ejemplo, escurrimiento nasal, estornudos frecuentes (5-10 seguidos) y comezón nasal.

Hay que seguir correctamente el tratamiento ya que, de no hacerlo, es posible que se desencadene una crisis de asma. Otros factores también pueden afectar como el tener asma sin diagnóstico o con uno incorrecto, padecer de infecciones de vías respiratorias severas, infecciones dentales o del oído.
Otra causa común es exponerse a elementos a los que el paciente es altamente alérgico tales como el polvo, el pasto, polen, químicos como las sustancias de limpieza en el hogar o algunos fármacos como los antiinflamatorios no esteroides.
Las crisis emocionales también son causantes así como el reflujo gastroesofágico severo.

Ante cualquier crisis de asma lo primero que hay que hacer es identificar si se trata de una crisis severa, en este caso hay que acudir inmediatamente a urgencias y conservar la calma.

Plan de acción

Si tiene la sensación de que se está avecinando una crisis asmática, pida ayuda. Informe a las personas que lo rodean de lo que le está ocurriendo y después aplique su plan de acción contra el asma. Este es un programa escrito que habrá elaborado su médico donde se indica qué medicamento debe tomar y qué debe hacer a continuación.

Es tentador intentar ignorar una crisis asmática o esperar a que se pase sola; sin embargo, esto puede ocasionar que la persona termine en urgencias.

Cuando exista una crisis, es importante que mantenga la calma y nos centremos en lo que indica el plan de acción contra el asma. Probablemente, su médico le habrá enseñado a utilizar la medicación de rescate contra el asma (o de alivio rápido) y, si se identifica qué es lo que ha desencadenado los síntomas, alejarse del mismo. A veces, eso será lo único que necesitará hacer para volver a tener el asma bajo control.
Es necesario consultar a su médico aunque se haya resuelto la crisis, para identificar y tratar la causa así como para verificar si es necesario ajustar el tratamiento.

En otras ocasiones, si la crisis es más grave, es posible que necesite más ayuda. Lo más importante es que tenga preparado con antelación un plan de acción que habrá elaborado con su médico para saber qué hacer cuando tenga un ataque, independientemente de que sea leve o fuerte.

Prevención

Las crisis asmáticas se pueden controlar, pero todavía es mejor evitar que ocurran en primer lugar. Una forma de conseguirlo es manteniéndose alejado de los elementos que te desencadenan los síntomas asmáticos siempre que sea posible.

Muchas personas que padecen asma también tienen alergias, de modo que los desencadenantes habituales de las crisis asmáticas incluyen elementos que también provocan reacciones alérgicas. Algunos de ellos son los animales domésticos, polen, los ácaros del polvo, polvo de áreas cerradas por mucho tiempo, polvo en ductos de sistema de refrigeración, alfombras, peluches, el moho y las cucarachas.
Hay otros desencadenantes que no provocan reacciones alérgicas, pero sencillamente irritan las vías respiratorias.

Entre ellos se incluyen el humo del tabaco y sustancias para limpieza del hogar como cloro, ácido muriático y aromatizante.

El pasto, algunos colorantes artificiales, gises o tizas para pintar, el aire frío, el ejercicio físico e infecciones como los catarros también pueden afectar. Si logra mantenerse alejado de los desencadenantes, podrás evitar muchas crisis asmáticas.

Si el médico le ha recetado un medicamento de control del asma (o de tipo preventivo), el hecho de tomárselo tal y como él le ha indicado es otra forma de evitar las crisis asmáticas. Los medicamentos preventivos se deben tomar regularmente, incluso los días en que se encuentre bien.

La mayoría de los pacientes asmáticos requieren supervisión periódica de la enfermedad ya que no se cura, pero es fácilmente tratable y controlable. Si abandona la medicación muy probablemente tendrá otra crisis de asma.

Dra. Migdelina Gutiérrez Urquídez.
Neumóloga.
Blvd. Morelos, No. 340 Colonia Bachoco.
Hospital San José.
Tel. (662) 109 0500.

Cédula Profesiona. 2826710.Cédula Especialidad Medicina Interna 4452318. Esp. 4452319. Registros SSA 79/05 y 5/0.

 
 

Edición Impresa

Nuestras Ediciones