Jueves, 28 Septiembre 2017 17:10

La radiografía del corazón

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

 

prevencion28septiembre

En la actualidad, vivimos en un mundo en crisis, donde nos bombardean con un exceso de información. Entre Facebook, WhatsApp, los noticieros, ¡y hasta con carros de sonido!, vivimos en una montaña rusa de estrés cotidiano; siempre preocupados y con miedo. Asimismo, gracias al trabajo y nuestras necesidades actuales, por las cuales buscamos tener cada vez más cosas, lo que resulta en más y más pagos, las parejas terminan con altos niveles de ansiedad y preocupación.

Está demostrado que el corazón no está preparado para soportar niveles de adrenalina altos, prolongados e intensos, ya que estos episodios disminuyen las defensas naturales del cuerpo y lo exponen a tener una infección grave, cáncer o diabetes. Por esa razón, debemos encontrar un balance para mantener nuestra mente libre de preocupaciones y así conservar un corazón sano en todo momento.

Hablemos del corazón
Su trabajo es bombear sangre a todo el cuerpo y su actividad es moderada de forma automática e inconsciente por el corazón mismo en un sistema autónomo y por los sistemas simpático y parasimpático. Ante las necesidades del cuerpo, aumenta el número de latidos por minuto y el diámetro de las arterias coronarias para tener más flujo de sangre hacia todo el cuerpo y al corazón mismo. Este sistema automático responde ante la solicitud del cuerpo: el estrés. Este estrés puede ser por aumento de la actividad física, emociones, miedo, angustia o alegría, en fin: todos podemos sentir ese efecto en el cuerpo de forma automática. Si el efecto de las emociones es ya conocido y siempre sucede, ¿cómo afecta al corazón?

Sanas emociones
Hay estímulos moderados y positivos que hacen que el corazón se acondicione de forma ordenada. Tal es el caso del ejercicio, mediante el cual se producen hormonas y neurotransmisores que aumentan la vida, mejoran la inmunidad y reducen la probabilidad de enfermedades cardiovasculares. La alegría, el amor, disfrutar el momento presente, admirar una obra de arte y la sana convivencia con la familia y amigos son factores que benefician al corazón y al cuerpo en general.

Pero con las emociones negativas es completamente diferente. El enojo, la ansiedad, la culpa y los celos hacen que se liberen hormonas y neurotransmisores diferentes, manteniendo el corazón acelerado, la presión elevada y un gran número de sustancias que a largo plazo producen daño directo al corazón y las arterias.

Elimina lo negativo
El mayor problema que tenemos es que las emociones se viven de forma prolongada y repetida, sin dejar descansar al corazón. Quien vive enojado, ansioso o preocupado, lo hace la mayor parte del día y sin razón alguna; vive buscando de qué preocuparse o de qué quejarse, sin saber que está dañando su corazón. De igual manera, hay otras emociones (como la depresión, la tristeza y la anhedonia) que tienen un efecto similar. Estas emociones provocan que el corazón produzca sustancias que causan ateroesclerosis y bajan las defensas del cuerpo.

El cuerpo no está hecho para permanecer en estado negativo, porque aunque no sea una amenaza real (la mayor parte del tiempo sucede en nuestra cabeza), responde como si realmente estuviera en peligro, y esta respuesta negativa lo daña a largo plazo.

Toma el control
Todos tenemos momentos difíciles, eventos fuera de nuestro control, pérdidas familiares y dificultades económicas, pero la respuesta mental a estos sucesos depende completamente de nosotros. Hay que disfrutar más la vida, pasar más tiempo haciendo y viendo cosas que nos hagan felices, en vez de estar sufriendo por mensajes de WhatsApp, publicaciones de Facebook, noticias alarmistas y chismes. Necesitamos rodearnos de gente positiva, informarnos de las buenas acciones que se realizan día con día y asistir a los eventos que nos inspiran para ser felices.

Dr. Iván Serna Santamaría

Cardiología/Rehabilitación Cardiaca.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. .

Céd. Prof. 3909560. SSA 7349/08 
Céd. Esp. 5212185.

Visto 426 veces Modificado por última vez en Jueves, 28 Septiembre 2017 17:14
Revista AMIGA

Copyright © 2013 Revista AMIGA. Todos los derechos reservados.

Sitio Web: amigarevista.com
Inicia sesión para enviar comentarios
 
 

Edición Impresa

Nuestras Ediciones