Viernes, 24 Noviembre 2017 17:31 Publicado en Prevención

 

prevencion24noviembre

Las enfermedades respiratorias son más frecuentes durante el invierno y resultan la principal causa de internación y consulta médica. Estas afectan a toda la población, pero fundamentalmente a los menores de cinco años y a las personas de más de 65.

¿Por qué las contraemos?
Mientras más baja sea la temperatura, pasamos más tiempo bajo techo y menos bajo el sol. Expertos comentan que esto causa que nuestros niveles de vitamina D comiencen a bajar y, por lo tanto, estamos más expuestos al contagio de virus de persona a persona.

Para prevenir las enfermedades respiratorias es importante que tomes en cuenta estos consejos:


•Come sano y a tus horas.
•Bebe abundantes líquidos sin azúcar agregada, en especial agua simple purificada.
•Duerme lo suficiente.
•Controla los factores de estrés emocional.
•Haz ejercicio de manera regular.
•Las vitaminas A y C también nos ayudan a reforzar el sistema inmunológico y a prevenir enfermedades respiratorias, ya que contienen propiedades antioxidantes.
•Alimentos ricos en vitamina A y C: pimientos, calabaza, zanahoria, naranja, guayaba, kiwi y limón.
•Lávate las manos con agua y jabón después de volver de la calle, antes de cocinar o comer y después de ir al baño o cambiar pañales.
•Sostén la lactancia materna al menos hasta que el bebé cumpla los 6 meses y ofrécele el pecho con más frecuencia en caso de que se enferme.
•Ventila todos los ambientes a diario.
•No fumes y mantente los ambientes libres de humo.
•No te automediques. El consumo de remedios sin receta puede producir intoxicación y ocultar los síntomas de la enfermedad, dificultando un diagnóstico correcto y empeorando el cuadro clínico.
•Mantén reposo en casa mientras continúe los síntomas.
•Cúbrete la boca al toser o estornudar con un pañuelo descartable o con el pliegue del codo para evitar contagiar a otros.

Para prevenir enfermedades más graves como neumonía e influenza debemos:


•Tener las vacunas incluidas en la cartilla de vacunación al día:


•Influenza: se tienen que aplicar una vez al año dos dosis a niños entre seis y 24 meses, y una dosis a adultos mayores de 65 años, embarazadas, mujeres puérperas hasta egreso de la maternidad (si no se vacunaron durante el embarazo) y personas con factores de riesgo (como enfermedades pulmonares, cardiacas y diabetes), así como personal de salud.


•Neumococo: deben recibir la vacuna los bebés a los dos, cuatro y doce meses de vida. Los que no completen ese esquema de tres vacunaciones deben hacerlo antes de los cinco años. También deben recibirla los niños y adultos con factores de riesgo y adultos mayores de 65 años.

Dra. Migdelina Gutiérrez Urquídez
Neumóloga. Blvd. Morelos, No. 340 Colonia Bachoco. Hospital San José. Tel. (662) 109 0500. Céd. Prof. 2826710. Céd. Esp. Medicina Interna 4452318. Esp. 4452319. Registros SSA 79/05 y 5/0.

Jueves, 28 Septiembre 2017 17:10 Publicado en Prevención

 

prevencion28septiembre

En la actualidad, vivimos en un mundo en crisis, donde nos bombardean con un exceso de información. Entre Facebook, WhatsApp, los noticieros, ¡y hasta con carros de sonido!, vivimos en una montaña rusa de estrés cotidiano; siempre preocupados y con miedo. Asimismo, gracias al trabajo y nuestras necesidades actuales, por las cuales buscamos tener cada vez más cosas, lo que resulta en más y más pagos, las parejas terminan con altos niveles de ansiedad y preocupación.

Está demostrado que el corazón no está preparado para soportar niveles de adrenalina altos, prolongados e intensos, ya que estos episodios disminuyen las defensas naturales del cuerpo y lo exponen a tener una infección grave, cáncer o diabetes. Por esa razón, debemos encontrar un balance para mantener nuestra mente libre de preocupaciones y así conservar un corazón sano en todo momento.

Hablemos del corazón
Su trabajo es bombear sangre a todo el cuerpo y su actividad es moderada de forma automática e inconsciente por el corazón mismo en un sistema autónomo y por los sistemas simpático y parasimpático. Ante las necesidades del cuerpo, aumenta el número de latidos por minuto y el diámetro de las arterias coronarias para tener más flujo de sangre hacia todo el cuerpo y al corazón mismo. Este sistema automático responde ante la solicitud del cuerpo: el estrés. Este estrés puede ser por aumento de la actividad física, emociones, miedo, angustia o alegría, en fin: todos podemos sentir ese efecto en el cuerpo de forma automática. Si el efecto de las emociones es ya conocido y siempre sucede, ¿cómo afecta al corazón?

Sanas emociones
Hay estímulos moderados y positivos que hacen que el corazón se acondicione de forma ordenada. Tal es el caso del ejercicio, mediante el cual se producen hormonas y neurotransmisores que aumentan la vida, mejoran la inmunidad y reducen la probabilidad de enfermedades cardiovasculares. La alegría, el amor, disfrutar el momento presente, admirar una obra de arte y la sana convivencia con la familia y amigos son factores que benefician al corazón y al cuerpo en general.

Pero con las emociones negativas es completamente diferente. El enojo, la ansiedad, la culpa y los celos hacen que se liberen hormonas y neurotransmisores diferentes, manteniendo el corazón acelerado, la presión elevada y un gran número de sustancias que a largo plazo producen daño directo al corazón y las arterias.

Elimina lo negativo
El mayor problema que tenemos es que las emociones se viven de forma prolongada y repetida, sin dejar descansar al corazón. Quien vive enojado, ansioso o preocupado, lo hace la mayor parte del día y sin razón alguna; vive buscando de qué preocuparse o de qué quejarse, sin saber que está dañando su corazón. De igual manera, hay otras emociones (como la depresión, la tristeza y la anhedonia) que tienen un efecto similar. Estas emociones provocan que el corazón produzca sustancias que causan ateroesclerosis y bajan las defensas del cuerpo.

El cuerpo no está hecho para permanecer en estado negativo, porque aunque no sea una amenaza real (la mayor parte del tiempo sucede en nuestra cabeza), responde como si realmente estuviera en peligro, y esta respuesta negativa lo daña a largo plazo.

Toma el control
Todos tenemos momentos difíciles, eventos fuera de nuestro control, pérdidas familiares y dificultades económicas, pero la respuesta mental a estos sucesos depende completamente de nosotros. Hay que disfrutar más la vida, pasar más tiempo haciendo y viendo cosas que nos hagan felices, en vez de estar sufriendo por mensajes de WhatsApp, publicaciones de Facebook, noticias alarmistas y chismes. Necesitamos rodearnos de gente positiva, informarnos de las buenas acciones que se realizan día con día y asistir a los eventos que nos inspiran para ser felices.

Dr. Iván Serna Santamaría

Cardiología/Rehabilitación Cardiaca.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. .

Céd. Prof. 3909560. SSA 7349/08 
Céd. Esp. 5212185.

Lunes, 04 Septiembre 2017 19:43 Publicado en Prevención

 

prevencion4septiembre

El dolor en el pie y en el tobillo es un motivo frecuente de consulta en menores de 14 años. Como bien sabemos, es difícil interpretar una lesión en los niños, ya que en ocasiones no saben explicar, diferenciar o señalar dónde, cómo y cuándo les duele. Los niños están siempre en constante movimiento: juegan, saltan, corren y realizan actividades extraescolares (la mayoría son deportivas), por lo tanto, tienen sus riesgos, así que es normal que de vez en cuando nos den uno que otro susto, como los esguinces de tobillo, que son de las lesiones más frecuentes en los niños.

Casi todos saben lo doloroso que puede llegar a ser un esguince de tobillo, y es frecuente pensar que se trata de una lesión sin importancia. El esguince es la distención o ruptura del ligamento, y se suele producir a causa de un estiramiento excesivo, una elongación o una torsión del ligamento afectado. Son más frecuentes en deportistas o en niños pequeños, aunque se pueden dar en cualquier persona tras una caída. Son las lesiones más frecuentes sufridas por deportistas escolares, suponen hasta un 30% de las lesiones producidas en la práctica de diferentes deportes.

Clasificación y principales síntomas de los esguinces de tobillo:

Grado 1:
•Distención ligamentosa leve
•Inflamación e incomodidad mínima al pisar siendo capaz de soportar todo el peso
•Sin presencia de hematoma (moretón)
•No existe limitación de movimiento

Grado 2:
•Desgarro o ruptura parcial de fibras ligamentosas
•Inflamación por debajo de la zona del tobillo
•Hematoma
•Se debe inmovilizar la articulación

Grado 3:
•Ruptura total del ligamento
•Dolor e inflamación
•Hematoma considerable

Medidas preventivas en el hogar
Grado 1: Vendaje circular en sentido abajo hacia arriba.
Grado 2: Hielo (no directo sobre la zona) las primeras 12 horas después de la lesión y vendaje circular, siempre y cuando no exista dolor considerable.
Grado 3: Inmovilización con férula.

Es importante asistir con el especialista para su diagnóstico y tratamiento en grado 2 y 3, para tratar a tiempo y de forma completa un esguince de tobillo. De no hacerlo, el niño se recuperará de esta lesión, pero la articulación quedará debilitada y sufrirá esguinces recurrentes a lo largo de su vida.

Objetivos generales en la rehabilitación de esguince de tobillo:
•Prevenir la lesión repetitiva.
•Minimizar el dolor y la inflamación.
•Restablecer arcos de movimiento completos.
•Restablecer el control motor de la articulación.
•Restaurar la fuerza y resistencia muscular.
•Restablecer la función propioceptiva, agilidad y coordinación.

El tratamiento del esguince de tobillo debe ser determinado por un especialista, en ningún caso debemos actuar por nuestra cuenta basándonos en nuestra experiencia. Por lo tanto, se recomienda asistir a sesiones de terapia física, sobre todo para fortalecer la zona y prevenir lesiones futuras en el mismo lugar.

M.G.S. Lizeth Meléndrez Romero. ​Lic. en Fisioterapia y Maestra en Gestión de la Salud. Especialista en estimulación e intervención temprana. Fisioterapeuta en Curare Terapia Física y Rehabilitación. Coordinadora Lic. Fisioterapia UDS, Campus Hermosillo. Cel. (662) 1491205


 
 

Edición Impresa

Nuestras Ediciones