Sábado, 15 Junio 2013 19:26 Publicado en Nutrición

 

1056443661Por Claudia López Aros
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Una buena alimentación comienza por lo que vas echando al carrito del mandado y los estantes que visitas al momento de hacer el mandado.
Volver a los básicos en la forma en la que nos alimentamos es clave para una buena nutrición. Un buen consejo es optar por los alimentos más frescos, que no estén tan procesados, siempre lo más natural aportará muchos más nutrientes al organismo.

Cuando vayas al supermercado, sigue este consejo, procura comprar la mayoría de tus alimentos en las periferias del establecimiento. La mayoría de los supermercados tienen diseñada su estantería de la siguiente forma: en los estantes del centro están todos los enlatados y productos no perecederos, y en el área perimetral está el área de frutas y verduras, el pan y tortillas recién hechos, los lácteos, el área de carnes y pescadería, y por lo regular también estantes de productos producidos localmente.

Los alimentos enlatados por lo regular contienen muchos conservadores que dañan al organismo. También es sabido que entre más procesados estén los alimentos el cuerpo tarda más en deshacerse de ellos, produciendo exceso de peso.
Al cambiar tus hábitos alimenticios, es importante también cambiar la forma en la que cocinas, ya no sólo por ti, sino por tu familia entera. Evita meterte a los pasillos de enlatados y comienza a cocinar de forma más natural. Por ejemplo, en lugar de usar puré de tomate, cuece el tomate y condiméntalo con especias frescas, en lugar de usar latas de verduras para las ensaladas, opta por los vegetales frescos, en lugar de comprar las salsas embotelladas o enlatadas, prepara tú una rica salsa casera en casa. Yo te aseguro que te gustará mucho más el sabor de tus platillos si utilizas alimentos menos procesados y frescos, y además comenzarás a ver los beneficios reflejados en tu salud y la de tu familia.

 

Martes, 04 Junio 2013 16:50 Publicado en Nutrición

 

4 junio En forma

El equilibrio energético, clave para la alimentación

El equilibrio energético es el balance que tiene que darse entre la energía, esto es, las calorías que se ingieren a través de la alimentación y aquellas que se gastan a través de la actividad física cotidiana, el ejercicio y el mantenimiento de las funciones vitales.

Si se ingiere menos energía de la que se gasta por un periodo de tiempo determinado, entonces se pierde peso; si, por el contrario, se ingiere más energía de la que se gasta, se sube de peso ya que el cuerpo la almacena en forma de grasa. El sobrepeso y la obesidad, así como el bajo peso, se desarrollan de manera gradual y son el resultado de haber roto el equilibrio energético persistentemente.

Los factores que mayormente inciden en el equilibrio energético son los conductuales y los ambientales, y en mucho menor medida los fisiológicos. Por ello, lo más importante son nuestros hábitos alimentarios y de ejercicio, esto es, cuánto, cómo y dónde nos alimentamos y cuánto nos movemos. Igual de importante es que se reconozca los factores ambientales que inciden en dichos hábitos, pues la mayoría de los mexicanos ha adoptado estilos de vida en los que se registran algunas constantes, como son el sedentarismo y la recurrencia a consumir alimentos en la calle.

Alcanzar el equilibrio energético implica necesariamente adoptar estilos de vida saludables, esto es un cambio de hábitos en lo individual y familiar, teniendo presente que muchas de las condiciones del ambiente no se van a modificar en el corto plazo. Todavía más, estas condiciones, no siempre favorables, deben llevar a reconsiderar a los hábitos alimentarios y al ejercicio en la escala de prioridades, como el mejor y más accesible camino para alcanzar un estado de bienestar integral.

Los hábitos alimentarios y el ejercicio son los factores que más influyen en la salud de la mayoría de las personas y afortunadamente son los más susceptibles de ser modificados.

Fuente: www.avs.org.mx

 

Sábado, 25 Mayo 2013 18:23 Publicado en Nutrición

147676050 1

Los nopales son un alimento mexicano por excelencia que aportan múltiples beneficios a tu cuerpo, además son deliciosos y fáciles de preparar.

El nopal se puede preparar en escabeche, caldos, y sopas, en ensaladas o en guisados, en platos fuertes, como antojitos, en salsas, bebidas, postres, mermeladas y un sinfín de usos alimenticios que se le puede dar a esta planta tan rica en propiedades.

Su principal atractivo es que contiene una gran cantidad de fibra dietética (soluble e insoluble): 2 g de fibra en una taza. La fibra insoluble puede prevenir y aliviar el estreñimiento y las hemorroides al mismo tiempo que previene la aparición de cáncer de colon. La fibra soluble, se ha usado en muchos padecimientos porque su presencia en el tubo digestivo retarda la absorción de nutrimentos y hace que estos no pasen a la sangre rápidamente. También son una buena fuente de calcio, ya que en 100 g de nopales, hay aproximadamente 80 mg de calcio.

Los nopales son ideales para perder peso; la gran cantidad de fibra que tienen, ayuda retardar el tiempo en que se absorben los nutrimentos y entran a la sangre y por lo tanto facilita su eliminación. También, las fibras insolubles que contienen, crean una sensación de saciedad, haciendo que disminuya el hambre de las personas y ayudan a una buena digestión. Así mismo, las proteínas vegetales promueven la movilización de líquidos en el torrente sanguíneo disminuyéndose la celulitis y la retención de líquidos.

Se han llevado a cabo investigaciones en el Instituto Politécnico Nacional, donde se documenta que el nopal disminuye las concentraciones de glucosa en sangre. En estos estudios se ha demostrado que la ingestión de nopal antes de cada alimento, durante 10 días, provoca la disminución del peso corporal y reduce las concentraciones de glucosa, colesterol y triglicéridos en sangre.

En personas con colesterol elevado se ha demostrado que, el consumo de nopal, ayuda a eliminarlo evitando que se absorba gran parte de éste y así no se acumula en venas y arterias. Los aminoácidos, la fibra y la niacina contenida en el nopal previenen que el exceso de azúcar en la sangre se convierta en grasa, mientras que por otro lado, actúa metabolizando la grasa y los ácidos grasos reduciendo así el colesterol.

Se sabe también que las fibras vegetales y los mucílagos controlan el exceso de ácidos gástricos y protegen la mucosa gastrointestinal previniendo así, las úlceras gástricas y todo ese tipo de afecciones. El Nopal contiene vitaminas A, Complejo B, C, minerales: Calcio, Magnesio, Sodio, Potasio, Hierro y fibras en lignina, celulosa, hemicelulosa, pectina, y mucílagos que en conjunto con los 17 aminoácidos ayudan a eliminar toxinas. Las toxinas ambientales provocadas por el alcohol y el humo del cigarro que inhiben el sistema inmunológico del cuerpo, son eliminadas por el nopal. También limpia el colon ya que contiene fibras dietéticas solubles e insolubles. Las fibras dietéticas insolubles, absorben agua y aceleran el paso de los alimentos por el tracto digestivo y contribuyen a regular el movimiento intestinal, además, la presencia de las fibras insolubles en el colon ayudan a diluir la concentración de cancerígenos que pudieran estar presentes.

 

 
 

Edición Impresa

Nuestras Ediciones