Sábado, 04 Mayo 2013 18:26 Publicado en Nutrición
 
Cuerpo-sano-comida-sana

Comer sano no significa que dejarás de comer muchísimas cosas o que no podrás ir a restaurantes y reuniones con los amigos, mucho menos que tendrás que comprar alimentos carísimos y siempre light, simplemente es un estilo de vida.

Te presentamos unos prácticos consejos para comer sano dentro y fuera de casa:

Come alimentos enteros: Esto es, mientras más cerca este un alimento de su estado natural, mas nutrientes tendrá. Por ejemplo, las frutas, las verduras y las nueces son alimentos ricos en nutrientes, mientras que las sopas instantáneas, las papitas y los pasteles son alimentos procesados bajos en nutrientes. Adopta esta práctica en todas las comidas diarias y alcanzaras niveles óptimos de nutrición, además te ayudará a vigilar tu peso.

Platillos light: La mayoría de los restaurantes ya están incluyendo en sus menús algunos platillos light, que van con el mismo sabor pero con menos calorías. No tengas miedo pedirlos, estos alimentos por lo general tienen menos grasa y puedes acompañarlos de alguna bebida como jamaica o limonada en lugar del refresco. Ten cuidado con las porciones, el hecho de que sean light no significa que puedes comerlos en mayor cantidad, ni que tengas que acabar con todo el plato.

Lee las etiquetas: En el mercado podemos encontrar gran variedad de productos que presumen de ser “nutritivos” pero no lo son, siempre debemos estar atentos de la tabla nutricional. Por ejemplo, cuando compres yogurt busca la cantidad total de carbohidratos e identifica que cantidad de estos corresponde a la azúcar. Por lo general el porcentaje de azúcar debe ser menor que la mitad del contenido total de carbohidratos. En las barritas debes ver la cantidad total de calorías y grasa, esta última debe corresponder al máximo un 25 % de las calorías totales, por ejemplo, una barrita nutritiva deberá contener de 100 a 150 calorías únicamente y un máximo 4 g de grasa total.

El alcohol, ¿bueno o malo?: Existe evidencia de que el vino contiene antioxidantes y que si lo consumimos en cantidades moderadas puede disminuir el riesgo de padecer enfermedades del corazón. Pero como la realidad es que muchos pueden beber más de la cuenta, en estos casos los efectos positivos del alcohol se ven anulados por los negativos. Para minimizar daños a la salud debemos restringir el consumo de alcohol a no más de dos tragos diarios (en promedio), no pasarse de cuatro tragos en un día y dejar algunos días a la semana libres de alcohol.

.

 

 

Sábado, 04 Mayo 2013 18:23 Publicado en Nutrición
 
Consejos-para-bajar-de-peso

1. Toma mínimo al día ocho vasos de agua, ya que te hidratará y ayudará a tus riñones a eliminar los desechos de tu organismo.

2. Evita comer alimentos chatarra.

3.
Desayuna siempre 30 minutos después de despertar.

4.
Procura comer 5 veces al día para que tu metabolismo se active adecuadamente.

5.
Utiliza aceite de canola, uva o de maíz para cocinar.

6.
Complementa tu nutrición con un multivitamínico.

7.
Evita el uso de aceites vegetales.

8.
Evita consumir alimentos procesados.

9.
Procura el consumo de alimentos más naturales e integrales y menos refinados.

10.
Come con moderación.

11.
Consume más pescado, mariscos y vegetales de hojas verdes, de preferencia oscuras que te proporcionarán hierro.

12.
Disminuye el consumo de carne roja a una o dos veces por semana.

13.
Aumenta el consumo de frutas y verduras frescas en general y come con moderación leguminosas y cereales.

14.
Evita el consumo de productos de soya no fermentados.

15.
Evita el uso de azúcar refinada.

16.
Haz ejercicio de 4 a 6 días por semana.

17.
Toma jugos naturales; de preferencia no mezcles cítricos con otras frutas.

18.
Evita el alcohol, ya que es una fuente muy alta de hidratos de carbono.

19.
Evita a toda costa los dulces, chocolates y helados; y los alimentos muy condimentados.

20.
Cuando dentro de nuestra dieta esté incluido el arroz, éste debe ser integral y al vapor, no frito.

 

 

Sábado, 04 Mayo 2013 18:17 Publicado en Nutrición
 
Agua 

La sensación de sed nos conduce a ingerir líquidos que nos permiten recuperar el equilibrio hídrico. Pero también hay quienes no atienden el reflejo de la sed, someten su cuerpo a un estado de deshidratación permanente que puede provocar numerosos trastornos.

Cuando se bebe suficiente líquido se obtienen muchos beneficios para la salud como:


-Mejorar la función de los riñones, produciendo más cantidad de orina y más clara así los riñones limpian mejor la sangre de sustancias de desecho y las eliminan con mayor facilidad.

-Existe menor riesgo de que se produzcan cálculos renales y las heces se eliminan con menor esfuerzo, al estar menos secas.

Para determinar si tomamos líquidos en cantidad suficiente, basta con observar el aspecto de la orina. Un color amarillo pálido indica hidratación adecuada, mientras que orinar con mucha frecuencia, en pequeña cantidad y con un color amarillo dorado o intenso y olor fuerte advierte de que no estamos cubriendo los requerimientos de líquidos.

El agua es la única bebida imprescindible y que mejor calma la sed. Sin embargo, cuando se suda mucho o se pierden muchos líquidos en gran cantidad no es suficiente con beber agua, ya que las sustancias que contiene el agua son menos que las que contiene el sudor y otros fluidos corporales.

Beber agua antes, durante o después de las comidas no influye en el ingreso calórico. No engorda ni adelgaza. Lo que ocurre es que con la bebida se diluyen los jugos gástricos y se retrasa la digestión. Esta es la razón por la que a quienes sufren digestiones difíciles o pesadas les puede convenir evitar el consumo de bebidas durante o inmediatamente después de las comidas.

 

 

 
 

Edición Impresa

Nuestras Ediciones