Martes, 19 Abril 2016 16:58 Publicado en Nutrición

 

nutricion19abril

Si lo que necesitas es empezar o cerrar tu día con broche de oro ¡Hazlo al ritmo de la música! Rompe con el tedio y obtén los beneficios cardiovasculares de practicar el baile como ejercicio, al tiempo que la música estimula tu cerebro para que te sientas optimista, contenta y llena de energía.

Los expertos en entrenamiento lo saben y ahora es común encontrar en muchos establecimientos deportivos clases de rutinas de baile. Entre ellas la zumba y la salsa estas te ayudan a bajar de peso y quemar alrededor de 800 calorías en una sola sesión, a la vez que mejoras tu condición física, fortaleciendo tu corazón y pulmones. Otro beneficio es la liberación de tensión y lo mejor es que es para todas las edades.

Si no te gusta la monotonía de una elíptica o caminadora ¡Baila! Lo recomendable es que sea después de una sesión de ejercicio con peso, para de esta forma tener una rutina completa.
Baila en todas partes.

No hay pretextos, ni el dinero ni el tiempo, si llueve o hace frío, siempre en donde estés puedes realizar una rutina de baile. Lo único que necesitas es calzado deportivo cómodo y tu música favorita.

Busca un tiempo al final del día, crea un playlist de música que te motive a moverte, no olvides incluir algo de música para calentamiento y enfriamiento. Busca ir aumentando el tiempo y el ritmo poco a poco.
En la era del internet seguro encuentras rutinas en línea que te acompañe a todas partes y en el horario que más se ajuste a tu día a día.

Claro que si tienes la posibilidad y la opción de asistir a una clase dirigida por un entrenador experto esta siempre será la mejor idea. Ya que los expertos conocen a perfección la estructura de tu cuerpo, los movimientos ideales para la quema de grasa, el tiempo que debes dedicarle a cada paso y también evitarán que te fractures o te excedas.

Nunca desaproveches la oportunidad de mover tu cuerpo ¡Baila! en una fiesta, en tu salida del viernes, con tu pareja, con tus amigos, en familia o tu solo. Baila en el auto, baila mientras limpias, muévete si estás aburrido. Estaciónate lejos, usa escaleras, lleva los mensajes en persona, transpórtate en bici…

¡Mantente en movimiento…siempre!

Cynthia Carrillo
Entrenadora Profesional
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Lunes, 11 Abril 2016 17:01 Publicado en Nutrición

 

nutricion11abril

 

Nathaly Marcus
Nutrición y Ciencia de los alimentos
Facebook: Bienesta

Aquí te presento 5 TIPS para lograrlo:

· Vuélvete amiga Del entrenamiento de resistencia: Se ha demostrado que este tipo de ejercicio retarda el proceso de envejecimiento al mantener la habilidad de los músculos de generar oxigeno. Ayuda a preservar el tono y forma de los músculos y aumenta la liberación de las enzimas antioxidantes, la cuales protegen al organismo de los radicales libres encargados de deteriorar a las células del cuerpo.

·Estírate: Esto te va ayudar a aliviar la tensión, mantener la flexibilidad y evitar la rigidez.

·Termina tu día antes: El dormir bien es uno de los fundamentos para tener una buena salud física, mental y emocional. Es una de las maneras que asegura el verte y sentirte más joven. Promueve la felicidad, mejora tu energía y tu rendimiento a lo largo del día. Además se genera un sentimiento de frescura que te va a mantener alerta para lidiar con el estrés y tensiones de tu día.

·Vitamina C: La vitamina C trabaja de diversas maneras que ayudan a preservar la juventud por dentro y por fuera. Ayuda a producir colágeno, esencial para tener una buena salud de la piel y a fortalecer el tejido conectivo, reparar heridas, mejorar la actividad de los glóbulos rojos y fortalecer el sistema inmunológico. No olvides consumir alimentos ricos y frescos altos en vitamina C como naranjas, frutos rojos, piña, pimientos, brócoli y col rizada.

·Consume más pescado: Los pescados como el salmón y atún son ricos en vitaminas y minerales, son fuente principal de omega 3 (Ácidos grasos) y protegen al cuerpo de desarrollar enfermedades como cáncer, artritis y enfermedades del corazón.

Viernes, 11 Marzo 2016 17:08 Publicado en Nutrición

 

nutricion11marzo

Cesar Humberto Gutiérrez
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Actualmente, la dieta de la sociedad es alta en el consumo de productos ácidos, tales como: las carnes, quesos, cereales y alcohol. Por otro lado, generalmente, es muy baja en la ingesta de alimentos alcalinos, tales como: los vegetales verdes, frutas, especias y cultivos probióticos (como los que se encuentran en el yogurt real). Además, la sociedad se ha convertido en una alta consumidora de harinas refinadas, café, cigarrillos, productos farmacéuticos, bebidas endulzadas y edulcorantes artificiales, los cuales ocasionan una reacción acida en el cuerpo.


Para cambiar lo anterior, la manera más sencilla, es modificar los hábitos de consumo alimenticio ácidos, por unos alcalinos. Es decir, comer y beber alimentos que, en su mayoría, sean alcalinos. Con respecto a las bebidas que ingerimos, es importante destacar que el agua es indispensable en la dieta.

Generalmente, se acostumbra beber agua purificada, la cual no es alcalina, sino neutra. Pero, ya existe en el mercado la opción de consumir agua alcalina.


De acuerdo con numerosos estudios científicos, realizados en Japón y Corea del Sur, el consumo de agua alcalina contribuye a purificar nuestro organismo, ya que ayuda a desechar toxinas y residuos ácidos que se acumulan en éste. Concretamente, al ingerir agua alcalina el estómago produce ácido clorhídrico para estabilizar su pH. Pero, por otro lado, también genera bicarbonato de sodio (regulador alcalino en la sangre). Este último, va al torrente sanguíneo y colabora a eliminar los desechos ácidos en nuestro organismo y, así, contribuye en la estabilización del balance ácido/alcalino del mismo.


Además, el agua alcalina contiene minerales esenciales que, a diferencia del agua purificada convencional, contribuyen a tener una óptima hidratación ayudando a mejorar el desempeño físico que tenemos en nuestras actividades diarias.

 
 

Edición Impresa

Nuestras Ediciones