Martes, 11 Febrero 2014 19:41 Publicado en Eventos

 

41

Efrén Díaz Cubillas
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Una superproducción con un costo que ronda los doscientos millones de dólares que nos regala Hollywood , esta cinta estaba programada para su estreno mundial un año antes pero tuvieron que crear los efectos especiales para también mostrarla en 3D y así lograr mayores audiencias.

La película está basada en hechos reales ocurridos en el Japón feudal a principios del S. XVIII. Los 47 Ronin es toda una leyenda nacional que los Japoneses aún veneran acudiendo al templo donde se guardan sus restos ubicado hoy día en Tokyo.

La cinta hace alarde de una maravillosa escenografía donde las hermosas construcciones , los místicos rituales llenos de color y gran exquisitez nos brindan a los espectadores una gran experiencia de la interesante y cautivadora cultura japonesa de aquellos tiempos.
Pero ¿quienes son los 47 Ronin? El término significa literalmente “Ola del mar”. Cuando un samurái o un grupo de ellos se quedaba sin su Señor Feudal a quien servir, por perder el favor de éste ó por su ruina, los guerreros quedaban degradados a simples soldados, de ahí el término que los equiparan a las olas del mar que van de aquí para allá, sin rumbo.

Una bella historia con un hombre marginado y talentoso, una princesa encantadora y buena desde su interior que entablan un amor imposible de llevarse a cabo lo cual no obsta para que dejen una estela de virtuosismo y heroicidad que le ponen la sal y la pimienta a esta cinta en la que los verdaderos protagonistas son los guerreros samuráis que van con todo en pos de una venganza “honorable y justa”.
La cinta destaca al inicio la figura de Kai (Keanu Reeves) un mestizo que juega el papel de un guerrero invencible gracias a que fue criado y adiestrado por lo que los aldeanos llamaban los demonios del bosque. Siendo un jovencito Kai escapa de ese mundo aislado de los humanos ya que prefiere convivir con estos. Y tiene la fortuna de ser acogido por la bondad y sabiduría de El Señor Asano (Min Tanaka) de la prefectura de Ako y por Mika (Kou Shibasaki) su bella y delicada hija.

Sin embargo, el origen mestizo de Kai no tiene las simpatías de los guerreros samuráis del reino de Ako por quien sienten un gran desprecio ya que ven en el a un demonio indigno. Una vez más se nos presenta el lado oscuro de nuestra humanidad que no acepta fácilmente al “otro” al que es diferente. Por supuesto Kai recibe con gratitud, respeto, lealtad y …sumisión a sus benefactores aún cuando tenga que vivir en una casucha del bosque pero eso si, con una gran dignidad.
Y para muestra un botón de como será el destino de Kai, la primera batalla de la película, una especie de cacería del Sr. Asano y sus mejores guerreros contra una bestia de mitología (paradójicamente muy bella en su fealdad y ferocidad) concluye con la matanza del animal no sin antes haber derribado a varios de sus cazadores y ¿adivinen qué? El siervo Kai es quien termina acabando con la creatura salvando de sus garras a uno de los samurái el cual responde ingratamente al servicio que arriesgadamente le ofreció el mestizo. Y al llegar a palacio el Señor feudal y sus guerreros muy orgullosos con su presa son vitoreados por la gente que les recibe y ¡claro! El reconocimiento es para el samurái que fue salvado –lejos de las miradas de todos- por el mestizo Kai.

Pero la vida da muchas vueltas y así un buen día el Señor Asano se verá honrado por la visita del Shogun Tokugawa Tsunayoshi (Cary-Hiroyuki Tagawa) representante del poder político-militar del imperio Nipón. Así, se prepara un majestuoso recibimiento a la comitiva imperial y ahí surge en escena El Señor Kira (Tadanobu Asano) tan bien parecido como malvado que se obsesiona (y no digo se enamora pues creo que los malos no saben cómo, por algo son los malos ¿Qué no?) con la exquisita princesa Mika.
Akira tiene una bella concubina quien resulta ser una poderosa bruja y ambos en sus respectivas ambiciones y envidias acuerdan un plan para apoderarse del palacio de Ako. Así, esta pareja logra su objetivo de apoderarse del reino de Ako cuando el Señor Asano es condenado a morir por medio del Seppuku, ritual para suicidarse con honores de guerrero samurái.

Entonces queda el camino libre para el Señor Kira quien obliga a la bella princesa a comprometerse con él, después de darle un tiempo prudente (un año) para llorar la muerte de su padre. Kira como todo buen estratega despide a los guerreros samuráis del Sr. Asano quienes pasan a convertirse en los 47 Ronin. Ellos se sienten traicionados e indignados por la muerte de su Señor y después de algunas diferencias deciden esperar un tiempo prudente para planear lo que a la postre sería su gesta heroica para devolver el honor a la memoria de su Señor.

El líder de los 47 es el samurái Oishi (Hiroyuki Sanada) quien junto con sus compañeros se mezclan entre la gente del pueblo mientras esperan su oportunidad de atacar al Sr. Kira. Como toda historia los buenos pasan por muchos peligros y humillaciones hasta lograr la victoria que terminará de acuerdo al contexto de los valores del Japón feudal como podrán admirar quienes vean la película. ¿Y qué de Kai, el mestizo? ¡Ah! Pues él es honrado a pelear con los 47 y su participación es esencial no sólo como gran guerrero sino, como ya mencioné al principio, como el protagonista de una historia de amor con la princesa cuya relación sabe que nunca podrá gozar ya que les separa la barrera de provenir de clases diferentes.

Creo que esta película a pesar de tener como uno de sus móviles principales la venganza, los valores que le rodean como la lealtad, la búsqueda de la justicia (entendida en su propio tiempo y espacio como la misma Biblia), la bondad, la paciencia, la unión, la belleza, la inteligencia y demás, conforman un marco propicio para confirmar nuestro ser cristiano-occidental que defiende la premisa (como a veces suele hacerlo Hollywood) que a los que obran bien, encuentran una vía para la felicidad auténtica y a los que obran mal…”se les pudre el tamal”.

 

Efrén Díaz Cubillas

 

 

 

Martes, 11 Febrero 2014 19:05 Publicado en Eventos

 

reportaje11febrero

Efrén Díaz
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

La película me la recomendaron algunas personas que son consideradas “open mind” y como también me considero en alguna medida en esta categoría, di por entendido que sería una buena historia para paladear.

Las memorias de un hijo predilecto de Wall Street, el Señor Jordan Belfort nos introduce al mundo de la bolsa de mercados más grande del mundo y como ésta abre sus puertas con generosidad a la ambición humana para poseer la belleza y comodidades de la vida, para vivir la experiencia del poder.

Pero no basta con la ambición para ser grande en este negocio, hay que ser muy astuto, visionario, líder y por supuesto dejar de lado “la molesta” ética y moral cristiana. Entrar hasta la cocina del mundo capitalista y no aprovechar la oportunidad de salir “bien cargado” puede ser hasta tonto, al menos para personajes como Mr. Belfort.

Autos de lujo, mansiones celestiales, yates de ensueño, tarjetas de crédito, mujeres bellas, drogas de todo tipo, amigos de juerga, viajes alrededor del mundo, reconocimientos al trabajo hecho, ¡wow!, se presentan como las grandes tentaciones – y versiones- para una vida feliz.
En uno de los diálogos el protagonista se sincera con la tía de su segunda esposa y justifica su adicción a todo tipo de drogas porque es su manera de controlar la ansiedad y las presiones de su vida laboral.

Por supuesto el autor de las memorias jamás menciona ni por casualidad la creencia de un ser superior, que lo ayude a encontrar “un norte” en su vida desordenada, si menciona por ahí a manera también de justificación que de sus negocios salen grandes ayudas de beneficencia para gente necesitada, para construir iglesias, hospitales, escuelas además de dar trabajos muy bien pagados a mucha gente, ¿A costa de qué? Pues ni mas ni menos que de engañar a inversionistas pequeños y grandes cuyo dinero “no sería mejor gastado” que por ellos, los corredores de la bolsa y así, consuman y “legitiman” su modus vivendi. Me pregunto ¿cuántas veces a la semana “el resto de los mortales” hacemos a un lado la ética para lograr nuestros propósitos grandes y pequeños?

“El arte de ser rico” pareciera ser uno de los grandes legados de Wall Street a no ser por las graves crisis ocasionadas a escala mundial dañando muchos patrimonios y personas y para cerrar con “broche de oro” con el ocaso lastimoso de algunas de sus más rutilantes estrellas.

La cinta maneja una contraparte del Sr. Belfort, en la persona del policía del FBI Patrick Denham que anda tras las numerosas pistas que va dejando en su delirante negocio multimillonario, quien vive de un sencillo sueldo y viaja en metro por la ciudad Neoyorquina. En el último tercio de la película el magnate financiero concreta una cita con este honrado policía no por mera coincidencia en su lujoso yate, acompañado de dos hermosas mujeres, langostas y vinos costosos y contándole una “historia” de un empleado suyo que en una transacción se ganó medio millón de dólares, “hablándole a Juan para que le entendiera Pedro”. Por supuesto el policía le acusa de tratar de sobornarle y se rompe la cordialidad para correr a éste del yate quedándose el “rich man” frustrado y rabioso, pues sabe que “el agua le está llegando al cuello”.

Al final de la historia, una vez que “el bueno” le ha ganado a “el malo” al término de su jornada, se dirige a su casa en el “subway” y mira a una pareja de ancianos donde nos dejan a los espectadores la respuesta respecto de la vida del Sr. Belfort en contraste con la del policía honesto…el “sub way” y sus usuarios, gente común, pobre e infeliz ó una vida excitante, de abundancia en placeres. Lo que sí, es que Hollywood no parece querer dejar espacio para el justo medio Aristotélico ó de la “Honrosa medianía” como lo pregonaba nuestro Belisario Domínguez, político mexicano de principios del siglo pasado y creo que no es que ser millonario sea un error pero sí que son muchos los casos en los que se distraen del vínculo con un ser superior que tanto pregonamos en nuestra cultura cristiana como piedra angular de la felicidad.

La película en verdad tiene escenas de sexo, violencia y consumo de drogas muy crudas para lo cual se requiere amplio criterio. Que si deja espacio para reír y sonreír aunque sea un humor negro y también para exclamar, ¡Pero que barbaridad! Conscientes de que se está viendo una función de cine pero donde la realidad a veces supera a la ficción.

En lo personal he aprendido a sentir una cierta fascinación por historias como la de este personaje, quien de ser un hombre sencillo y pobre es capaz de construir un imperio con su astucia y valentía, vale insistir en ello. Y aunque su historia termina mal, es admirable lo que nos enseña a los que queremos ser buenos extraordinarios que tanta falta nos hace.

Ciertamente, parafraseando la cita del evangelio, “De que le sirve al hombre ganar el mundo, si pierde su propia alma”. Aunque los buenos ordinarios también tendríamos que preguntarnos cuanto perdemos de nosotros mismos cuando no aspiramos a ser grandes.

 

Efrén Díaz Cubillas

 

Martes, 28 Enero 2014 16:47 Publicado en Eventos

 

eventos25enero

 

Si deseas bajar esos kilitos de más, pero te molestan o te aburren las rutinas, te presentamos Jazzercise que es una combinación de fuerza, resistencia, yoga y relajación.
El Jazzercise es una nueva disciplina que ya puedes encontrar en Club de Golf Los Lagos en Hermosillo. El pasado 11 de enero de ofreció una clase gratuita para todas aquellas que estén interesadas en probar esta nueva y divertida forma de ejercitarse.

Se basa en la combinación de coreografías de baile y jazz mediante la utilización de diferentes estilos y géneros de música como hip-hop, latinos, funk, pop, rock, country y otros.

Además de proponerte ejercicios aeróbicos al ritmo de la música, el Jazzercise incorpora elementos de entrenamiento de resistencia, yoga, pilates y kick boxing.
Isabel Sánchez Galindo, Directora General de Club Los Lagos e instructora certificada en Jazzercise, explica que es un ejercicio muy completo al conjugar varias modalidades resulta efectivo, fortalece los músculos y huesos, mejora la salud del corazón y permite que personas de ambos sexos y de todas las edades participen y se diviertan de las clases de Jazzercise.

Las clases suelen durar 60 minutos y consta de un calentamiento inicial que incluye movimientos suaves y rítmicos, después se comienza un segmento aeróbico ideal para quemar calorías y aumentar la resistencia cardiovascular.

Beneficios de Jazzercise

• Quema las calorías
• Aumenta el tono muscular
• Mejora la actividad metabólica
• Mejora la condición física
• Previene enfermedades cardiovasculares
• Mejora la resistencia
• Pierdes peso
• Mejora la circulación
• Mejora la flexibilidad

Acércate a pedir más información y disfruta ejercitando tu cuerpo al ritmo de la música.
Tel. 260 8860

 

 
 

Edición Impresa

Nuestras Ediciones