Lunes, 07 Septiembre 2015 23:01 Publicado en Eventos

 

promesadevida

Por Efrén Díaz

Asistir a una sala de cine a la función de las 3pm en el ardiente - y húmedo - agosto 2015 de nuestra ciudad de Hermosillo, podría ser de locos, pero aún las locuras tienen sus justificaciones, pues bien, entre semana descubrí que estaría en cartelera la película del actor Neozelandes, Russell Crowe "Promesa de vida", por lo que, válgame la redundancia, me prometí visitar el complejo cinepolis de mi preferencia para disfrutarla.

El Señor Russell Crowe es uno de mis actores favoritos y esperé con cierta ansiedad a que llegara el fin de semana y admirar su trabajo no solo como actor protagónico sino también en su nueva faceta de Director.

Esta cinta narra la historia de un padre, hombre de campo, originario de las vastas llanuras de la lejana e inmensa Australia, y que una madrugada despide a sus tres hijos varones quienes se alistan en el ejercito rumbo al frente Turco durante la primera guerra mundial de 1915-1918. Y como suele suceder en ese tipo de eventos donde la violencia predomina sobre la razón y la muerte sobre la vida, también surgen esas grandes historias que narrar para demostrarnos a nosotros mismos que aún en escenarios extremos el amor a los demás, la tolerancia, el respeto, la inteligencia y todo ese conjunto de valores y virtudes que nos permiten seguir respirando, están vigentes en medio de ese juego de luces y sombras que nos caracteriza.

Así, el Señor Joshua Connors y su esposa, se enteran de la desaparición de sus tres hijos en la batalla de Galípoli en la citada Turquía entonces conocida como el imperio Turco-Otomano quienes estaban aliados con los alemanes en oposición a los aliados liderados por Gran Bretaña y Francia.
Pasan cuatro años en la familia del Sr. Connors, luego del final de la conflagración, hasta que un mal día su esposa se quita la vida por el dolor intenso que supuso la pérdida de sus tres hijos y que no pudo superar. Para esto, la madre le recriminaba constantemente por qué no puede encontrar a sus hijos cuando Connors, como buscador de pozos de agua es muy hábil. Se entiende que la tristeza y el abandono en su relación como pareja se vio afectada durante aquellos años de vivir sin sus muchachos.

El buen y valiente padre decide embarcarse para ir en la búsqueda de los tres jóvenes hasta la misma Turquía una vez que se ha dado cuenta que no tiene nada que hacer en su tierra natal y sobre todo con una certeza sobrenatural de que los encontraría para traerlos junto a la tumba de su madre.
Llega al país puente entre la Europa occidental y Cristiana y el mundo Islámico, vía Constantinopla (hoy Estambul) decidido a encontrar a sus tres chicos y para ello se dispone, una vez instalado en un sobrio pero bonito hotel, a solicitar el permiso para visitar Galipoli, el cual estaba custodiado por las fuerzas inglesas, pero éste, le es negado.

Para esto, a su llegada al hotel gracias a la insistencia de un chiquillo como de 10 u 11 años quien lo persuade a hospedarse en el hotel de su madre con el arrojo que solo la necesidad puede admitir, conoce a la madre del pequeño, la Sra. Ayshe (Olga Kurylenko) una hermosa mujer del lugar quien al enterarse de su procedencia no quiso recibirle pero la misma necesidad de huéspedes le hizo retractarse, y así, se inicia una relación entre el granjero australiano y la dama turca que vendrá de menos a más.

La película, a medida que se va desarrollando intercala los flashbacks de algunos momentos de la cruenta batalla en la que vemos el lado oscuro de nuestra humanidad iluminados por un presente (de la epoca de la historia) donde, se vive y "cocina" una paz que si bien agrada pues tiene que ver con nuestra cotidianidad de los encuentros -y desencuentros- en la amistad, el amor, el respeto y tolerancia, se antoja frágil, efímera por los elementos que conviven. Turquía, un país ocupado por una potencia extranjera, la Gran Bretaña y sus aliados y la súbita invasión de que están siendo objeto por los Griegos, provoca el sentimiento inequívoco de que la guerra, la violencia, sigue al acecho.

Nuestro hombre, logra conseguir, gracias al consejo de la dueña del hotel, los servicios de un pescador que lo lleva al sitio de la batalla, al llegar es enviado al jefe militar inglés del área quienes como ya mencioné custodiaban el lugar para buscar los miles de cadáveres y darles una sepultura digna. En dicho campamento los ingleses tenían como invitado ni mas ni menos que al comandante turco cuyo nombre es Hassan (Yilmaz Erdogan) quien ganó la batalla de Galipoli para que dado su conocimiento del lugar, facilitara las labores del rescate de los muertos. Al enterarse tanto el comandante turco y el inglés de que su "intruso" era el padre de tres combatientes australianos muertos en combate surge una admiración hacia él y con ello, los espectadores veremos cómo se desarrolla una amistad que no tiene porquE ser extraña entre el comandante turco y el australiano quienes se aventuran, uno por la defensa de su patria el otro por encontrar a sus seres queridos.

Promesa de vida, un titulo sin duda muy significativo que nos puede llevar a entender que ciertamente hay vida más allá de las penumbras donde el sentimiento de pérdida quiere quitarnos la alegría, la vitalidad...la vida misma pues.
Y no digo más, una estupenda película de tipo histórica, con drama y el indispensable toque de romanticismo que alivia al espectador de las pesadas escenas de violencia y nos acomoda mejor en la butaca.

Miércoles, 05 Agosto 2015 23:39 Publicado en Eventos

 

eventos5agosto

Efrén Díaz Cubillas
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Tratando de ser consecuente con mi gusto por el cine y las intensas emociones que sabe despertar en todos los que nos deleitamos con este arte, en esta ocasión quiero comentarles acerca de la película de los creativos estudios Pixar, Los Minions.

Entiendo que a la luz de las Ciencias de la Comunicación, la Sociología, la Psicología entre otras, las historias conllevan mensajes subliminales que criticar cuando tienen un tono negativo pero también creo que a estas películas hay que sacarles el provecho para el que oficialmente fueron hechas: para divertirnos.

Recuerdo que en mi niñez, las películas de Walt Disney me atrapaban con sus personajes fantásticos y mundos llenos de color que en nada se asemejaban a nuestros parajes sonorenses, ya que la mayoría de las aventuras se desarrollaban en verdes bosques con arroyuelos de agua cristalina y castillos de ensueño, como por ejemplo "Blanca Nieves y los siete enanitos" "La Cenicienta" "La Bella durmiente" por citar algunos clásicos de la época.
Películas por cierto, con entornos medievales los cuales nos enviaban mensajes que la modernidad se está encargando de transformar como por ejemplo, la imagen tan traída y llevada de "El princípe azul" y la sentencia "Se casaron y fueron felices para siempre".

Por supuesto que me parece válido encontrar a la pareja ideal o lograr un matrimonio para toda la vida, aunque no a costa de "lo que sea". Es de observar, además, que en dichas historias de corte medieval estaba muy claro quiénes eran los buenos y quiénes los malos, no se matizaban las conductas de los personajes lo cual nos llevaba a idealizarlos, a creerlos perfectos y punto.

La humanidad vista desde lejos

En la actualidad y en buena medida gracias a las tecnologías de la Información y la comunicación (TIC) y la creciente aunque aún no suficiente incorporación de la población mundial a estas maravillas, las historias que nos estamos contando día con día -incluyendo las del cine-están librando una vigorosa batalla donde el resultado nos puede llevar a la extinción o a lograr una humanidad revalorizada y creo que terminaremos por fraternizar, por enriquecernos contando con dichos instrumentos de comunicación más agiles y eficaces entre las diferentes culturas, religiosidades, ideologías políticas, clases sociales, en fin, toda esa grandiosa diversidad que nos define.

Los Minions, una divertida película con unos curiosos personajes cilíndricos, amarillos (al exitoso estilo de Los Simpson) tiernos, sociables, unidos y muy torpes por momentos. Desde el inicio de los tiempos en nuestro planeta, la historia nos cuenta cómo estos curiosos personajes acompañaron a los primeros reyes de la creación...los dinosaurios y después a nosotros los humanos desde que aprendimos a caminar hasta el inolvidable año del 1968.
Pero, estos pequeñitos se mostraban con una tendencia muy extraña, cuando no sospechosa, siempre buscaron un amo a quien servir y entre más terrible mejor. ¡Ajá! ¡Ya decía yo! ¡He aquí el mensaje siniestro de los Minions!
Llama la atención que se haya elegido aquel año del ´68 tiempo de grandes movimientos sociales, para el desenlace del viaje a través del tiempo de los Minions, quienes por cierto tienen un idioma que combina el español, inglés, francés, algo de ruso y algunos otros, al más puro estilo del Esperanto con lo que se esbozaba el advenimiento de la globalización de nuestros días.

Entiendo que la nota negativa de esta linda historia o viene bien decirlo literalmente, de este cuento, es que la tribu de los Minions, como mencionaba, necesitan seguir a un villano para ser felices, donde no les valían los intentos de encontrarla en la cultura, deportes, religión y demás elementos que le dan equilibrio a una sociedad. Todo lo anterior tiene sentido siempre y cuando exista entre ellos la figura de esa especie de ídolo "sagrado" que les provee de vitalidad y alegría.

Y, es que estas adorables criaturas tienen un don increíble a la hora de elegir a sus terribles villanos, ya que como en el cuento también de Walt Disney "La Bella y la Bestia" sabían seducir, simpatizar y convivir con ellos.

Ante este escenario bueno es recordar que los niños que se diviertan con este cuentito, seguramente van acompañados de sus padres o algún adulto, quienes deberían explicarles al nivel que ellos comprendan las distancias que hay entre la fantasía y la realidad, esa realidad que estamos viviendo con grandes dosis de violencia, si, pero que estamos empeñados en convertirla a la paz, desde los valores universales.
En lo particular creo que el cine como la literatura, son medios privilegiados para contarnos historias menores o mayores que enriquezcan nuestras vidas y que nos conduzcan a más armonía y ayuden a reducir paulatinamente todo aquello que nos lastima y en todo caso, aprender, como Los Minions, a convivir con nuestros villanos-empezando por los que cada quien llevamos dentro- hasta lograr un mundo más justo y feliz. Ya que, ni los buenos son tan buenos, ni los malos son tan malos... de película ¿Verdad?
Pero ya lo hemos comprobado muchas veces, la realidad puede superar a la ficción.

Martes, 04 Noviembre 2014 20:27 Publicado en Eventos

 

Farmaciakino

Todo listo para la 8va Carrera Pedestre Farmacia Kino.

El evento se llevará a cabo éste próximo Domingo 9 de Noviembre a las 7:30 am, se invita a todas las personas mayores de 15 años para que corriendo, trotando o caminando recorran la ruta de 5 km por el Blvd. Navarrete.

La carrera contará con la más alta tecnología en materia de jueces, los corredores utilizarán chip para cronometrar con mayor detalle y exactitud sus tiempos, también comentaron que habrá degustación de los productos distribuidos por la embotelladora así como los laboratorios proveedores de la cadena farmacéutica.

Esta carrera forma parte de los festejos derivados del 42 aniversario de Farmacia Kino, por lo que también se obsequiarán balones y otros regalos por medios de dinámicas organizadas por el comité.

Se entregará una camiseta conmemorativa a las primeras 250 personas que se inscriban y acudan el sábado 8 previo a la carrera a Farmacia Kino matriz, ubicada en Blvd. Navarrete y Herrerías en horario de 12:00 a 19:00 hrs, las pre-inscripciones son a partir de ésta fecha y hasta el sábado 8 de Noviembre a las 19:00 hrs.

 

La Salida y meta será en Farmacia Kino Matriz. Mayores informes tel 218 56 66

 
 

Edición Impresa

Nuestras Ediciones