Miércoles, 21 Enero 2015 20:16 Publicado en Viste bien

 

vistebien21enero

Ana Erickson
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

1. Camisa blanca: Para ocasiones como comidas de trabajo, entrevistas o para cualquier evento en donde queramos dar una imagen formal.

2. Vestidito negro: Es un clásico y un “must have” en cualquier guardarropa. Lo puedes usar en cualquier evento que exija etiqueta.

3. Blazer o chaqueta americana: Son casuales, prácticas y elegantes. Las más comunes son en gris, café y negro.

4. Zapatillas de piel negras: Éstas se eligen dependiendo del estilo de cada mujer. Busca mezclar comodidad y glamour.

5. Trench: Ideal para el cambio de clima por ser un abrigo atemporal. Es un clásico por excelencia.

6. Labial rojo: Sensual, llamativo y práctico. Es un tono muy útil ya que te dará color rápidamente.

7. Perlas: Elegantes y femeninas. Las puedes usar con todo y a cualquier hora.

8. Jeans: Casuales, cómodos y prácticos. Elige de preferencia mezclilla oscura.

9. Falda / pantalón negro: Recomendados para cualquier evento formal. Si puedes tener ambos en tu clóset mucho mejor.

10. Bolsa clutch: Muy femenina. Te dará mucho estilo usarla en cualquier evento al que asistas.

Jueves, 08 Enero 2015 20:41 Publicado en Viste bien

 

vistebien08enero

Especial AMIGA

Este invierno, las botas son las aliadas número uno para protegerse del frío con glamour. Se llevan altas, a media pierna y a la altura de los tobillos, con o sin tacón. Con plataformas, acordonadas y con piel. Veamos cuáles son los errores más comunes y los aciertos más glamorosos a la hora de escoger un par de botas.

1 Botines con jeans para un look casual
Los jeans skinny son ideales para los botines, sobre todo las que tienen tacones altos. Esta temporada la novedad son las botas cortas con cordones, con detalles de piel o gamuza y tacón tipo puente. Con este estilo podrás darle un aire fashion a tus looks informales.

2 No a las botas mosqueteras si no eres muy alta
Ten en cuenta que estas botas no le quedan bien a todos los tipos de cuerpo. No las uses si tienes muslos gruesos, lo mismo si no eres muy alta, prefiere un par de botas que lleguen debajo de la rodilla.

3 Sí a las botas sobre jeans skinny y leggings
Estas prendas son ideales para combinar con las botas. Pueden ser altas hasta la rodilla o a media pantorrilla. Para un look más cómodo elige botas altas y tacón bajo, o chatas. Si quieres deslumbrar, anímate al tacón aguja y combina tu jean con una blusa más glamurosa

4 Menos es más
Cuidado con usar demasiadas prendas, por ejemplo: unos pantalones rayados, con una blusa colorida, más unas botas muy llamativas. ¿No crees que sería demasiado? Lo excesivo casi nunca es sinónimo de elegancia.

5 Sí a los tonos neutros

Cuando pienses en comprar un par de botas, recuerda que deben combinar con casi cualquier estilo. Un color neutro como camel, gris, negro o beige te garantizará muchos inviernos en tu guardarropa.

Miércoles, 10 Diciembre 2014 20:19 Publicado en Viste bien

 

vistebien10diciembre

Todas hemos escuchado la frase trillada “Una imagen habla más que mil palabras”, pero en muchos de los caso se hace caso omiso, ya que se puede descuidar al no arreglarse, o bien, verse mal por sobrearreglarse.

Como mujeres quizás queremos ponernos todo y lucir espectaculares, pero no siempre podemos lucir o vestir como queremos, por estar fuera de contexto.

¿Qué es lo ideal para trabajar? La imagen en el trabajo es muy relativa, quizás encuentres cientos de manuales que te digan qué es lo mejor para vestir, pero más bien son sugerencias para crear tu imagen ejecutiva, ideas de una persona para otra, pero muchas veces no es exactamente lo que tú necesitas, ya que ésta depende del giro al que te dediques.

En muchas empresas los trabajadores llevan uniforme, en otras no pero hay un código de vestimenta que te orienta para saber cómo vestir para trabajar. Pero, ¿qué pasa si en tu trabajo no hay ninguno de los dos?

Como mujeres quizás queremos ponernos todo y lucir espectaculares, pero una sabe que no siempre podemos lucir o vestir como queremos; si no podemos correr el riesgo de lucir ridículas o fachadientas.

La imagen va más con el sentido común, uno sabe qué ponerse para cada situación, y ésta puede variar, en un mismo día. Por ejemplo, un arquitecto: por la mañana tuvo visita de obra, por lo tanto se puso su chaleco y zapatos de seguridad; por la tarde se cambió nuevamente, ahora un poco más ejecutivo para atender una cita con un cliente; y por la noche, buscó un atuendo más cómodo y casual porque se quedó en la oficina hasta para entregar unos planos al siguiente día.

A continuación te damos 6 opciones de qué vestir para trabajar dependiendo de la profesión, pero recuerda que sólo son sugerencias, y éstas pueden variar.

 
 

Edición Impresa

Nuestras Ediciones