Lunes, 09 Febrero 2015 20:11 Publicado en Belleza

 

belleza09ferbero

Dra. Rosa María Zazueta López
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo. También es el órgano que cuenta con la mayor cantidad de terminaciones nerviosas, vasos sanguíneos, vasos linfáticos, y es el órgano de contacto contra el medio ambiente, lo cual lo hace un potente reactor hacia las adversidades externas. Todas éstas características le confieren a la piel capacidades importantes en la manera en la que se comporta con las fluctuaciones tanto externas como internas.

¿Cómo se manifiesta el estrés en la piel?

Es difícil determinar enfermedades de la piel que se atribuyan meramente al estrés. Existen capítulos extensos y libros sobre las “psicodermatosis” que engloban enfermedades ocasionadas por trastornos psicológicos y psiquiátricos. Hablando únicamente de estrés como factor desencadenante existen algunas enfermedades relacionadas como alopecia areata, neurodermatitis, vitíligo, efluvio telógeno y excoriaciones neuróticas.

1 Alopecia areata: Es la pérdida de pelo en una placa o varias placas que varían de tamaño desde 1 cm hasta varios centímetros de diámetro. El paciente por lo general no se da cuenta del momento en el que perdió ese pelo. Se puede presentar en cualquier zona pilosa como piel cabelluda, cejas, pestañas, barba, etc. Está relacionado a un proceso de autoinmunidad, por lo general el pelo se recupera sólo y no tiende a presentar mayores consecuencias.

2 Neurodermatitis: Es una dermatosis generalmente localizada a cuello, dorso de manos, muñecas o de pies, compuesta por múltiples “ronchitas” redondas, milimétricas, que dan comezón. Por el rascado la piel se pone roja, se descama y pueden aparecer costras. Es un proceso inflamatorio. Se resuelve fácilmente con tratamiento dermatológico pertinente.

3 Vitíligo: En nuestro medio, llamado “jiricua” es un padecimiento donde la piel pierde su coloración por lo cual se manifiesta como manchas blancas, principalmente en párpados, alrededor de la boca, en manos, codos, rodillas y genitales. Tiene de base un proceso de autoinmunidad donde las células de defensa del cuerpo atacan a las células que producen el pigmento en la piel. No se atribuye 100% a condiciones de estrés pero se sabe que es un factor desencadenante importante. No se cura, se controla con diversos medicamentos y el resultado de paciente a paciente tiende a ser muy variable.

4 Efluvio telógeno: Es la pérdida de pelo generalizada como en “mudas de pelo”, como es el caso de algunos animales. Se presenta generalmente tres meses posterior a un evento que generó estrés en la vida del paciente, llámese parto, cirugía, pérdida de empleo, cambio de ciudad de residencia, cambio de escuela, etc. Aumenta el número de pelo que el paciente pierde al día. Tiende a ceder a los pocos meses pero existen maneras de detener la caída con tratamiento dermatológico.

5 Excoriaciones neuróticas: Son lesiones autoinfligidas por los pacientes. Generalmente están en regiones donde el paciente alcanza a rascarse como la cara, dorso de manos, brazos, piernas y pies, parte superior y lateral de la espalda. Son costras y zonas sin piel en sacabocado inducidas por el rascado del paciente. Su tratamiento requiere apoyo psicológico y psiquiátrico. Por lo general dejan cicatrices.

Dra. Rosa María Zazueta López, Dermatología, Cirugía Dermatológica y Cáncer de piel. Tel. 213-3940.

Lunes, 26 Enero 2015 20:02 Publicado en Belleza

 

belleza26enero

Andrea Bernal
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

“Estoy enfadada de verme siempre igual”, “estoy en depresión”, “estoy cambiando de trabajo”, “corté con mi novio y necesito verme espectacular para que vea lo que perdió”… Todas estas frases son las que escucho por todas las mujeres que se hacen algún cambio de look.

¿Cómo identificar que lo necesitas a la de ya?
1. Tu cabello se ve de diferentes colores.
2. Las puntas de tu cabello tienen orzuela.
3. Ya no se nota tu corte, no se acomoda.
4. Tu ropa está muy holgada o desteñida.
5. Tu ceja es un desastre.

El cambio de look consiste en hacerte un corte de cabello nuevo, un tinte de diferente color, algunas mechas, aplicar extensiones, un maquillaje diferente, utilizar ropa que no imaginabas antes. ¿Qué esperar del cambio de look? Todo menos arrepentimiento, vístete de mujer valiente y a la de tres, ¡aviéntate! ¡Te reto! ¿Lista?

Recomendaciones:

Imagen: Busca en alguna revista o en Internet algunas ideas que te agraden. Es como hacer una lluvia de ideas, las cuales de mano de tu estilista de cabecera formarán el look perfecto para ti.

Corte: Si estás acostumbrada a traer tu melena sedosa y voluminosa, te recomiendo empezar por algunas capas más cortas y flequillo. El chiste es no cortar todo de tajo -a menos que en realidad firmes algún acuerdo de decisión absoluta y no llorar al ver casi todo tu cabello en el piso.
Si tienes cabello corto, podrías utilizar algunas cortinas con algún efecto degradado o con algunas mechas. Así no tienes que maltratar tu cabello y podrás utilizar cabello corto o largo dependiendo de la ocasión.

Color: Es muy común que las morenas quieran ser rubias, y las rubias muy morenas.

Morena a rubia: Recuerda que si traes color oscuro es necesario que se te haga una extracción de color, que consiste en decolorar tu cabello con muchísimo cuidado para no reventar las puntas, maltratarlo e incluso que se caiga a pedazos por tan fuerte químico. Si traes tinte negro es muy probable que no quedes rubia platino a la primera.

Rubia a morena: Recuerda que los cambios drásticos pueden asustar al principio ya que oscurecer un cabello rubio da el efecto de resaltar un poco más nuestras facciones, es como enmarcar tu rostro. Empieza por oscurecerlo unos 2 tonos o ir aplicando cortinas de colores marrones, chocolates o castaños.

Rojo: El color rojo es aún más difícil que el negro, implica más cuidados por que se deslava o destiñe más pronto, así mismo para cubrirlo debes de utilizar un tono que incluya cenizos para neutralizarlo y no siga botando el rojo.
Fantasía: Es una válida y linda opción muy de moda, consta en decolorar el área que quieres y aplicar este tipo de tinte. Como son de fantasía se caen rápido pero es divertido.

Maquillaje: Para este rubro tendrás que hablar con tu estilista y estar abierta a opciones, te hará una evaluación para mencionarte cuales tipos de maquillajes se adaptan a tu personalidad y estilo de vida, así como también facciones, color de ojos y de piel.

Uñas, ceja y rostro limpio: Tu cambio de look no estaría completo si no portas una imagen limpia, un buen manicure, cejas limpias y perfectas y rostro cuidado y libre de impurezas.

Guardarropa nuevo: Ya que estamos en pleno cambio, ¿por qué no ir de compras? Aparte de ser terapéutico busca el outfit perfecto a lo que cambiaste, empieza por prendas básicas y utiliza tu imaginación para hacer cambios diferentes.

Actitud: El cambio no debe ser nada más por fuera, ya que no será completado si no empezamos a hacer cambios de rutina, de actitud, de hábitos: Haz un poco de ejercicio, lee libros, sal con tus amigas y a triunfar!.

Lunes, 12 Enero 2015 19:37 Publicado en Belleza

 

belleza12enero

Andrea Bernal
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Ha llegado el día de la noticia más esperada -después del ¿te quieres casar conmigo?-, serás mamá, el más maravilloso don.

Esta hermosa etapa conlleva altas y bajas. Habrá días que amanezcas con toda la energía y vitalidad del mundo y otros en los que no querrás ni salir de la cama. Como bien sabemos, experimentarás entre cambios de humor y físicos.
Tengo una opción para ti que te aseguro te hará sentir bien. ¿A qué mujer no le gusta verse bien? Aún embarazada tienes que sacar tu lado vanidoso y femenino, aparte de beneficiar al bebé con tu linda actitud.

Te propongo ser una futura mamá “glam”. Empieza por relajarte. El show debe continuar pese a los malestares.

Toma tu tiempo “glam”

Mientras lees o ves televisión puedes aplicarte una mascarilla, ya que tu piel empezará a sentir los cambios debido a que el bebé se alimenta de tus nutrientes. Toma una porción de aguacate, plátano y algunas gotitas de aceite de oliva y aplícala uniformemente en tu rostro para hidratarlo, si empiezas a notar algunas manchitas, puedes utilizar el zumo de un limón, perejil y una cucharada de azúcar, inténtalo 1 ó

2 veces por semana.

Maquillaje ligero
Hablando de maquillaje te recomiendo una base ligera, de preferencia libre de alcohol o un polvo compacto de cobertura completa, para brindar un color uniforme a tu piel sin que te veas muy cargada.

Cejas perfiladas

Recuerda que con unas cejas bien definidas le damos forma a nuestro rostro. Si la tenemos bien depilada podemos vernos frescas y alineadas.

Un poco de “blush”

Para enfatizar aún más tu bella luz por la dulce espera ponle un poquito de rubor en tus mejillas, entre más natural mejor. Pero si te encuentras un poco hinchada los tonos marrones o un poco más obscuros ayudarán a disimularlo.

Pestañas rizadas

Si te molesta rizar a diario tus pestañas, puedes optar por ponerte de 1x1. Claro, tendrás que ir con un profesional en la materia para que las haga lucir muy natural. Así sea el día que sea, tu mirada estará intacta y radiante.

Cuida tu piel

No olvides usar tus cremas de la cara, tu protector solar antes de salir y un chapstick para humectar tus labios.

 
 

Edición Impresa

Nuestras Ediciones