Lunes, 04 Septiembre 2017 20:53

Salud en todo momento

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

 

nutricion4septiembre

Los adultos mayores son esas personas que llevan alegría y experiencia a través de sus relatos; siempre están allí para apoyarnos y enseñarnos el camino en los momentos más difíciles. Es por esto que su calidad de vida debería estar llena de regocijo y bienestar.

La etapa del adulto mayor suele estar llena de dificultades, comenzando por la presencia de enfermedades, padecimientos o discapacidades, y esto crea un impacto muy importante en su salud, lo cual puede ser contrarrestado en gran medida con una alimentación adecuada.

Plan de alimentación
Una alimentación adecuada dependerá completamente de si la persona presenta o no una enfermedad o padecimiento, ya que debe adecuarse a esta. Si por el contrario, la persona no sufre ningún problema de salud, las consideraciones para una alimentación sana en un adulto mayor son las siguientes:

•Disminuir las azúcares al mínimo: no jugos envasados, refrescos, dulces, pan dulce o galletas en exceso.

•Cuidar el consumo adecuado de calcio: espinaca, pescado, almendras, leche (sin grasa), quesos (bajos en grasa) y yogurt (sin azúcar).

•Modificar la textura de los alimentos: no utilizar alimentos muy duros o correosos, ya que las dentaduras suelen ser frágiles en esta etapa.

•Aumentar el consumo de vegetales frescos: estos contienen más nutrientes que los cocidos y en esta etapa es normal que haya mala absorción de nutrientes, por lo tanto más es mejor.

•No utilizar alimentos muy grasosos: no empanizar, capear o freír los alimentos. Cuidar el consumo de mantequilla, crema y quesos grasos.

•Disminuir el consumo de carne roja para mantener buenos niveles de colesterol y mejorar la digestión.

•Incluir al menos dos frutas al día y no más de cuatro. Utilizar aquellas frutas que contienen menor cantidad de azúcar, como las fresas, frutos rojos, durazno, manzana, pera, ciruela, melón, papaya y toronja.

•Utilizar cereales integrales: la fibra es muy importante para mejorar la digestión, la cual suele sufrir un poco por la falta de movimiento; así mismo, la fibra ayuda a mantener baja la glucosa.

•Fraccionar los tiempos de comida en cinco o seis. Generalmente, el apetito se pierde un poco con la edad, y para evitar una disminución de peso excesiva o un aumento excesivo, que también se puede presentar por hacer pocas comidas copiosas, es importante mantener el metabolismo activo y satisfecho.

•Tomar suficiente agua. Esto es probablemente lo más importante, ya que va a regular la temperatura corporal, mantener más hidratada la piel, más activa la mente y el metabolismo, y la digestión en buena forma.

Si un adulto mayor presenta un padecimiento, es sumamente importante visitar a su nutriólogo para un plan de alimentación personalizado que ayude a combatir la enfermedad, mejorar y mantener su calidad de vida.

Nutrióloga Glenda Morales Becerra, MNC. Nutrición clínica

Visto 308 veces
Revista AMIGA

Copyright © 2013 Revista AMIGA. Todos los derechos reservados.

Sitio Web: amigarevista.com
Inicia sesión para enviar comentarios
 
 

Edición Impresa

Nuestras Ediciones