Lunes, 04 Septiembre 2017 19:43

Medidas preventivas en el hogar

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

 

prevencion4septiembre

El dolor en el pie y en el tobillo es un motivo frecuente de consulta en menores de 14 años. Como bien sabemos, es difícil interpretar una lesión en los niños, ya que en ocasiones no saben explicar, diferenciar o señalar dónde, cómo y cuándo les duele. Los niños están siempre en constante movimiento: juegan, saltan, corren y realizan actividades extraescolares (la mayoría son deportivas), por lo tanto, tienen sus riesgos, así que es normal que de vez en cuando nos den uno que otro susto, como los esguinces de tobillo, que son de las lesiones más frecuentes en los niños.

Casi todos saben lo doloroso que puede llegar a ser un esguince de tobillo, y es frecuente pensar que se trata de una lesión sin importancia. El esguince es la distención o ruptura del ligamento, y se suele producir a causa de un estiramiento excesivo, una elongación o una torsión del ligamento afectado. Son más frecuentes en deportistas o en niños pequeños, aunque se pueden dar en cualquier persona tras una caída. Son las lesiones más frecuentes sufridas por deportistas escolares, suponen hasta un 30% de las lesiones producidas en la práctica de diferentes deportes.

Clasificación y principales síntomas de los esguinces de tobillo:

Grado 1:
•Distención ligamentosa leve
•Inflamación e incomodidad mínima al pisar siendo capaz de soportar todo el peso
•Sin presencia de hematoma (moretón)
•No existe limitación de movimiento

Grado 2:
•Desgarro o ruptura parcial de fibras ligamentosas
•Inflamación por debajo de la zona del tobillo
•Hematoma
•Se debe inmovilizar la articulación

Grado 3:
•Ruptura total del ligamento
•Dolor e inflamación
•Hematoma considerable

Medidas preventivas en el hogar
Grado 1: Vendaje circular en sentido abajo hacia arriba.
Grado 2: Hielo (no directo sobre la zona) las primeras 12 horas después de la lesión y vendaje circular, siempre y cuando no exista dolor considerable.
Grado 3: Inmovilización con férula.

Es importante asistir con el especialista para su diagnóstico y tratamiento en grado 2 y 3, para tratar a tiempo y de forma completa un esguince de tobillo. De no hacerlo, el niño se recuperará de esta lesión, pero la articulación quedará debilitada y sufrirá esguinces recurrentes a lo largo de su vida.

Objetivos generales en la rehabilitación de esguince de tobillo:
•Prevenir la lesión repetitiva.
•Minimizar el dolor y la inflamación.
•Restablecer arcos de movimiento completos.
•Restablecer el control motor de la articulación.
•Restaurar la fuerza y resistencia muscular.
•Restablecer la función propioceptiva, agilidad y coordinación.

El tratamiento del esguince de tobillo debe ser determinado por un especialista, en ningún caso debemos actuar por nuestra cuenta basándonos en nuestra experiencia. Por lo tanto, se recomienda asistir a sesiones de terapia física, sobre todo para fortalecer la zona y prevenir lesiones futuras en el mismo lugar.

M.G.S. Lizeth Meléndrez Romero. ​Lic. en Fisioterapia y Maestra en Gestión de la Salud. Especialista en estimulación e intervención temprana. Fisioterapeuta en Curare Terapia Física y Rehabilitación. Coordinadora Lic. Fisioterapia UDS, Campus Hermosillo. Cel. (662) 1491205


Visto 335 veces
Revista AMIGA

Copyright © 2013 Revista AMIGA. Todos los derechos reservados.

Sitio Web: amigarevista.com
Más en esta categoría: « Tecnología y salud
Inicia sesión para enviar comentarios
 
 

Edición Impresa

Nuestras Ediciones