Martes, 30 Mayo 2017 17:46 Publicado en Belleza

 

belleza30mayo

El acné es de los trastornos de la piel más prevalentes, y que con mayor frecuencia se atienden en la consulta dermatológica. No se trata de una patología que ponga en riesgo la calidad de vida del paciente, pero sí puede deteriorar significativamente la vida de las personas que lo padecen.

En torno a esta enfermedad tan frecuente, se ha tejido a lo largo del tiempo una mitología de consejos que el paciente recibe por parte de sus amigos o familiares, y estas son solo algunas de las dudas más frecuentes:

•¿Cuántas veces al día debo lavarme la cara y con qué tipo de jabón?
La cara de los pacientes con acné debe lavarse dos veces al día, ya que si se hace más veces aumenta la secreción de grasa en la piel. El tipo de jabón a utilizar depende si la persona tiene piel seca, grasa o mixta. Algo importante es tomar en cuenta que no todos los pacientes con acné tienen piel grasosa.

•¿Los pacientes con acné deben usar protector solar?
Todas las personas lo debemos utilizar, y debe ser de protección solar arriba de 50. Las personas con acné deben buscar protectores solares con vehículos ligeros que no provoquen aparición de espinillas; pueden optar por el toque seco o oil-free. Además, así disminuye la aparición de cicatrices o manchas.

•¿El acné solo es de los adolescentes?
Falso. Existen casos de pacientes pediátricos que presentan acné, y también lo pueden padecer adultos (no es lo más común pero puede suceder). Cuando llegan a presentarse estos casos, es necesario reconocer los factores que lo desencadenan.

•¿Cuál es el medicamento más recomendado?
Cada caso es distinto, el tratamiento dependerá del tipo de lesión, las cuales pueden ser: comedones (espinillas), granitos (pústulas), quistes o nódulos. El tratamiento de consumo oral es recomendado para un caso grave de acné. También existen antibióticos y retinoides sistémicos (isotretinoina), este último se depura en el hígado, por lo que necesita una estrecha vigilancia por parte del dermatólogo.

•¿Existe relación entre alimentación y acné?
Hasta el momento no se ha establecido de forma científica qué alimento causa acné, es decir: la dieta no juega un papel significativo en su aparición. Sin embargo, el paciente puede beneficiarse de una dieta con menos compuestos de alto índice glicémico (azúcares refinados) o lácteos, pues ambos elevan los niveles de insulina y otras hormonas, que a su vez promueven la secreción de andrógenos que están en la base de los cambios que ocurren en el folículo sebáceo y terminan por desencadenar el acné.

 

Dra. Mireille Bonnafoux Alcaraz
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Dermatóloga

 

Miércoles, 31 Agosto 2016 16:37 Publicado en Belleza

 

belleza31agosto

Esta técnica es perfecta para todas aquellas personas que quieren reconstruir, definir, cubrir o rellenar unas cejas mal depiladas o con pocos vellos; también son candidatas todas esas personas que desean añadir un ligero arco a sus cejas. El resultado de esta técnica es natural e indetectable.
No importa si te gustan arqueadas, despeinadas, rectas o definidas, las cejas son sin duda el rasgo facial más importante de nuestro rostro.

Hoy existe una opción muy natural que ofrece resultados semipermanentes, quiero presentarles la técnica microblading, una adaptación del Tebori (técnica tradicional japonesa de tatuaje manual). A diferencia de los efectos a veces demasiado marcados del maquillaje permanente, el microblading dibuja trazos que parecen vellos reales, por lo que no es de extrañar que haya tantas mujeres a las que les encante.

¿En qué se diferencia el microblading de los tatuajes?
El microblading es una técnica dentro de la industria del maquillaje semipermanente en la creación y diseño de cejas pelo a pelo o shadow; es un método de fácil realización, rápida cicatrización y de aspecto mucho más real que el tatuaje.

Durante el proceso de microblading usamos un lápiz y una aguja especial, la cual deposita pigmento en la epidermis, dibuja trazos individuales uno a uno y logra un efecto 3D. Esta técnica es más superficial que la micropigmentación y crea un aspecto más natural en las cejas. También se pueden espesar y oscurecer las cejas ya existentes dándoles una forma más sensual y favorecedora.

¿Cómo se realiza el microblading?
Es un proceso muy meticuloso que toma una hora en realizarse, puesto que los resultados tardarán hasta dos años en desvanecerse, por eso es importante que el técnico preste atención a los detalles.

En la primera hora se realizan mediciones y se dibuja la forma de la ceja con un lápiz de punta plana y fina; este es el proceso de mayor duración y el paso más importante. Durante este tiempo se elige la forma que mejor favorezca a cada cliente dependiendo de su rostro.

Antes de comenzar el microblading se aplica una crema anestésica tópica en la zona para eliminar las molestias, y después un anestésico en gel, por lo que podemos asegurarte que no es un proceso doloroso, ya que la correcta combinación de anestésicos eliminará completamente cualquier molestia y resultará totalmente indoloro.

Las agujas se deslizan con una suave presión y causan un corte fino donde apenas se distingue el pelo real. Los trazos que se logran con esta técnica son muy nítidos y no hay derrames. Se recomienda el uso de pigmentos inorgánicos con base mineral por ser hipoalergénicos.

El profesional recomienda dar seguimiento a este tratamiento un mes después de su cita, sin embargo, la mejor parte de esta técnica es que no hay tiempo de inactividad, las cejas estarán listas al terminar el proceso.
Al principio tus cejas se verán más oscuras, pero perderán el 30% del color en el transcurso de 4 semanas. El proceso de curación es diferente para cada persona y dura alrededor de 25 a 30 días.

 

Yesenia Dousseth
Especialista antiedad

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Jueves, 07 Abril 2016 21:09 Publicado en Belleza

 

belleza07abril

 

 

La piel empieza a cambiar alrededor de los 9 a 10 años. Durante esta etapa entramos a lo que se conoce como pubertad. Es un momento de la vida en donde empiezan las hormonas a trabajar de manera más intensa. Esto hace que se estimule y aumente la producción de todas las glándulas de la piel como las glándulas que producen grasa y sudor. Cuando la producción de grasa sobrepasa a lo que la piel necesita, puede generarse acné.

En estas edades el acné se considera “normal” aunque el tipo de acné entre una persona y otra puede ser muy diferente. Tiene mucho que ver la herencia, si los hermanos o los padres tuvieron un acné severo que dejó cicatrices, para poder predecir qué tipo de acné tendrá una persona, pero esta regla no aplica siempre.

Si estás o conoces a alguien que esté en su pubertad o adolescencia, estos consejos pueden ayudar a prevenir brotes de acné severos o controlar los que ya se tienen:

1.- Lava tu piel: Las pieles durante ésta etapa producen más grasa, lavar la piel dos veces al día ayuda a controlar la grasa en exceso. Los jabones que se recomiendan para lavar la piel de la cara son los NEUTROS.

2.- No talles la piel: Cuando la piel se talla con exfoliantes, esponjas, estropajos o cepillos, puede lastimarse. Una piel con acné es una piel ya inflamada, si la tallamos podemos inflamarla aún más y hacerla propensa a manchas y cicatrices.

3.- No te hagas limpiezas faciales: Las limpiezas faciales generalmente usan calor para “abrir el poro” y extraer las “impurezas” de la piel. Cuando se abre el poro, la piel produce más grasa, extraer cualquier cosa de la piel de manera mecánica la lastima. Las limpiezas faciales dejan marcas y estimulan a que se produzca más grasa.

4.- Evita el maquillaje denso: Es común que cuando las personas, especialmente las mujeres, tienen acné, busquen cubrirlo con maquillajes, y se van por un maquillaje que realmente cubra. Esto hace que se tapen más los poros provocando mas acné. Hay que evitar maquillajes por completo o utilizar maquillajes suaves que contengan sustancias como ácido salicílico que ayuda a eliminar el acné. Es preferible sólo usar polvos minerales ligeros para matizar la piel.

5.- Evita hidratantes: Las cremas hidratantes son para pieles secas que no producen grasa. Las pieles de los adolescentes en su mayor parte producen una cantidad de grasa suficiente que funciona como un hidratante natural. Si aplicamos hidratantes a una piel ya grasa, podemos inflamarla y hacerla propensa a acné.

6.- Evita suplementos alimenticios: Los suplementos que contienen complejo B, creatina o las proteínas que tanto están de moda para los gimnasios, incrementan la producción de grasa de la piel. En una piel ya propensa a acné pueden hacer que se inflamen más y tengan más brotes de acné.

7.- ¡No te pellizques! Pellizcar los granitos generalmente resulta en dejar marcas y cicatrices en la piel. Aunque no se vean tan lindos, hay que dejar que los granitos se resuelvan por si solos.

Estos 7 consejos pueden ayudarte a mantener una piel libre de acné, recuerda que es normal tener un brote de vez en cuando, especialmente las mujeres en donde durante el periodo menstrual, los brotes son más frecuentes. Es importante saber que hay personas en quienes el acné va a ser más severo, independientemente de los cuidados que tengan en la piel, siempre es mejor acudir al dermatólogo al inicio de los brotes de acné para dejar cremas y sustancias que puedan ayudar a evitar que el acné se torne agresivo y tratarlo en caso de que ya se encuentre así.

Directo al grano, Acné juvenil
Dra. Rosa María Zazueta
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 
 

Edición Impresa

Nuestras Ediciones