Martes, 31 Enero 2017 18:23 Publicado en Valores

 

valores31enero

Recibimos un nuevo año y con él viene la esperanza de mejorar en distintos ámbitos; tenemos en nuestras manos la oportunidad de aprender de las experiencias vividas. Sin embargo, es común que olvidemos los propósitos al poco tiempo de plantearlos; para cumplir nuestras metas requerimos una voluntad fuerte.


Para muchas mujeres es un reto atender el hogar y trabajar. Ser mamá, esposa y profesionista, simultáneamente, es una gran responsabilidad, pero es muy satisfactorio lograr el equilibrio entre esos ámbitos.
Algunas prácticas que pueden ayudarte a mantener el equilibrio:

•Aprovecha el tiempo al máximo
En caso de tener tiempo libre en tu trabajo, adelanta actividades del día siguiente. Deja el trabajo para el horario destinado a ello y concéntrate en tu familia cuando estés en casa. Así mismo, haz que tus hijos se duerman temprano y aprovecha ese tiempo para realizar las actividades del hogar.

•Lo que no se planifica, difícilmente se logra
Organiza tus labores domésticas por día y hora. Agenda un tiempo personal para consentirte. En el trabajo, planifica tus tareas y evita postergar actividades para que estas no se acumulen y te causen estrés.

•Mejora la comunicación
Date el tiempo de conversar con tu esposo y con tus hijos de manera individual. La parte activa de la comunicación es la escucha. Practica esta técnica en el trabajo y notarás una mejora en la comunicación.

•Establece rutinas
Es necesario fijar actividades para los hijos y respetar la secuencia diariamente: comer, quitarse uniformes, hacer tareas, deporte, bañarse, cenar y descansar.

•No te preocupes, ocúpate
Cada etapa de nuestros hijos requiere una atención especial; investiga, lee, asesórate y contribuye en su desarrollo adecuadamente.

•Agrega valor a tu vida
Invierte tiempo recreativo en familia: presten servicio social, ayuden en la comunidad, visiten familiares y tengan detalles de afecto con ellos. Lee libros relacionados con tu profesión, lecturas de familia o crianza de los hijos.

•Pide ayuda
Involucra a tu familia en las tareas del hogar y haz una lista con actividades acorde a la edad de tus hijos. Ten claridad de los objetivos en el trabajo, cuestiona y acércate a las personas que te aconsejen crecer.

•No trates de cumplir con todo
Prioriza los eventos sociales, no te sientas comprometida a asistir a todo lo que se te invita.

•Cuida tu relación
Pasa tiempo con tu esposo y diviértanse sin la presencia de los niños. Fijen un día a la semana para hacer algo solos: caminar, salir a cenar, comprar un helado, jugar boliche, tomar una copa de vino en casa o simplemente conversar.

Te deseo un 2017 lleno de éxito.

Zaira Carolina Córdova
Coach ejecutiva, educativa y familiar
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Tel. (662) 203 1458

Lunes, 23 Enero 2017 18:11 Publicado en Valores

 

valores23enero

Ni cómo empezar a escribir sobre cómo debemos vivir, cuando todos sabemos que esta es la única oportunidad que tenemos para crear historias. Esto me recuerda cuando en mi niñez hacía figuras con plastilina; era fascinante crear árboles, helados, peces o cualquier objeto que naciera en mi mente y se moldeara en mis manos. Trataba de hacerlo lo mejor posible y podía pasar horas haciendo y deshaciendo para crear aquello que me hacía feliz. Sin embargo, en la vida real no tenemos el privilegio de repetir cada instante para hacerlo de una mejor manera.

El inicio es hoy
¿Por dónde empezar? El inicio está en definir qué queremos para entonces comenzar una excitante aventura para lograrlo. Un punto muy importante es definir con lujo de detalle lo que queremos y cómo lo queremos.

•Querer una casa es una idea muy general; tienes que definir qué casa quieres, debes pensar en el tamaño, el color, la decoración y, si es posible, necesitas plasmarla en papel. Implementa este mismo ejemplo en todas las áreas de tu vida: familia, economía, negocios y trabajo, entre otros.
El cómo funciona esto te lo podría explicar dentro del plano espiritual, donde sabemos que Dios es todopoderoso y que la fe mueve montañas. Si te lo explico dentro de lo que la ciencia dice, sabemos que el subconsciente forma una parte importantísima en nuestra mente para lograr lo que queremos, y si te lo explico con base en la famosa ley de la atracción, sabemos que somos energía y atraemos. El caso es que, creas en lo que creas, esto sucede porque la vida le abre las puertas a las personas que pisan con firmeza y saben hacia dónde van.

3 puntos en los que debemos trabajar en nuestro proyecto de vida: • Definir qué queremos
• Crear un plan de acción
• Realizar el plan

El que hace, puede
Hay una línea muy delgada entre querer y hacer, entre ver el desfile y desfilar; estoy totalmente en contra de lo que comúnmente se dice “el que quiere, puede”, ya que querer no es sinónimo de poder. Solo podremos llegar si hacemos algo para lograrlo.

Quienes hemos avanzado en algunas décadas de la vida sabemos que nada es fácil, todo duele y cuesta, pero todo, absolutamente todo, vale la pena. Accionar sobre lo que queremos es lo correcto para lograr lo que anhelamos y para vivir en bienestar dentro del plano de la felicidad deseada.

Haz todo cuanto puedas para ser feliz y hazlo dentro del plano del amor y del agradecimiento, porque amando y agradeciendo encuentras puertas que nada ni nadie te podrá cerrar. Nunca olvides que si hoy abres los ojos y respiras, es porque te han regalado la oportunidad de crear esa vida que tienes en la mente y que tanto te mereces.

Vive y hazlo bien, porque la vida es un hermoso espectáculo que solo se presentará una sola vez.

Esmeralda Cambuston
Coach de vida y Capacitador en Desarrollo Humano
Reg. STPS: CACE720915C81-0005 / Coach: 000370
Tel. (662) 301 6829 y Cel. (662) 128 3201
www.esmeraldacambuston.com

Martes, 13 Diciembre 2016 16:58 Publicado en Valores

 

valores13diciembre

El 2017 nos alcanzó y las metas se hacen presentes sin dejar fuera el aspecto laboral; para ello es importante ser conscientes de que si tenemos trabajo, somos privilegiados, ya que una gran parte de la población mundial no cuenta con empleo; por eso solo queda crecer y desarrollar nuestro potencial al máximo.

Si bien es cierto que cada vez hay más competencia en el mundo laboral, eso no debe limitar el deseo de seguir creciendo y aprendiendo. Esa tarea no será fácil, pero sí retadora.

¿Te animas?

Primero, debemos considerar si queremos crecer en la empresa en la que nos encontramos actualmente o si nuestras metas están en otra parte. Si la respuesta es dentro de la empresa, debemos ser lo suficientemente autocríticos para validar si estamos consolidados en el puesto o si queremos dar un brinco sin dominar al 100% el puesto.

El mundo laboral actual es muy exigente y acelerado, debemos estar a la altura de todos esos cambios, sobre todo los tecnológicos; hay casos de grandes contadores que, por no entrar al mundo de la tecnología y sus múltiples aplicaciones, quedaron obsoletos y descontinuados.

Para plantear metas de crecimiento laboral, debemos considerar varios aspectos: ¿Cuento con las habilidades y aptitudes requeridas para el puesto?, ¿tengo conocimientos técnicos y dominio de otro idioma?, ¿qué tal está mi condición física?, ¿debería tomar algún curso de preparación? y ¿dispongo de tiempo para viajes de trabajo?
Muchas personas caen en el error de pensar que con solo desearlo, las cosas sucederán; y no es así, requiere mucha preparación, voluntad y trabajo.

Prepárate para lograrlo

Otro ejercicio práctico muy fortalecedor y motivador es plantear por escrito nuestro plan de desarrollo; este debe incluir: nombre, edad, fecha del logro, aptitudes para el puesto y lo que nos falta; así mismo, es importante identificar los cursos que debemos tomar para estar listos para esa fecha.

Cuando nos proponemos crecer en el trabajo o en el aspecto profesional, no debemos confundirnos, no todo crecimiento profesional tiene que ver con el trabajo y no todo crecimiento en el trabajo es a nivel profesional. Enfrentamos una ola de retos, incertidumbres y miedos que son una limitante muy poderosa en toda meta, pero debemos recordar que todo esfuerzo vale la pena, más cuando se trata de trascender en lo que hacemos.

Hoy en día, contamos con muchas herramientas tecnológicas que permiten la constante preparación profesional y la especialización en diversas áreas. No sería mala idea considerar un curso presencial o, mejor aún, un curso en línea que puedes realizar en tus tiempos libres y sin horarios. Aunque no lo creas, hay muchos cursos en línea, incluso gratuitos, solo debemos investigar.

Es muy importante considerar si lo que estamos buscando como meta laboral es realmente lo que queremos. Recuerda que trabajar en lo que te apasiona es como no trabajar y eso permitirá que vayas más lejos de lo que te imaginas.

Lic. Antonio Gallegos Zayas
Entrenador y Coach

 
 

Edición Impresa

Nuestras Ediciones