Jueves, 26 Noviembre 2015 17:14 Publicado en Valores

 

valores26noviembre

Ana María Araujo Lizárraga
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Esta frase tan familiar para muchos, guarda sabiduría, pues es en el orden que radica la posibilidad de actuar oportunamente, llevar un registro detallado de las responsabilidades con las que hay que cumplir, mantener limpios y bajo control cada uno de los espacios que se habitan, entre otras muchas ventajas que representa. Pero una de las principales es que a partir de él, la posibilidad de aspirar a una vida más plena en la que disfrutar de espacios para convivir con los seres queridos y ¿por qué no?, a una misma.

Las actividades se acumulan día con día, de ahí que se vuelva indispensable distribuir el tiempo y aprender a fijar prioridades. ¿Esto es parte del orden? Sí, ya que a partir de estos puntos resultará más sencillo organizar la agenda y cada ámbito de tu vida.

Reconocer tus horarios y cada una de las acciones que realizas durante el día será primordial en la búsqueda del orden: “Primero es importante que cuando se tome la decisión de fortalecerlo, la persona comparta esta inquietud con las personas con las que convive directamente, es decir la pareja, los hijos, la persona que brinda su apoyo en las labores domésticas o su asistente en la oficina, se les debe transmitir el mensaje de todo lo que se espera obtener con esta medida, es decir, en qué va a redituar ser ordenados.”, explica la psicóloga Mariana Rivera, especialista en terapia familiar.

Posteriormente, es recomendable que anotes en una libreta todo lo que haces a lo largo de cada día, cuánto tiempo inviertes en ello, así como el grado de importancia y la posibilidad que tienes de ser apoyada por alguien más.

Organízate

Una vez que cuentas con esta información deberás analizar la manera en que puedes repartirlas de mejor manera, es decir: si el fin de semana lo ocupas para hacer la despensa, puedes aprovechar la oportunidad para llevar la ropa a la tintorería; escoge lugares que por los servicios con que cuenta te faciliten realizan acciones diversas, por ejemplo asiste a un centro comercial donde haya servicios bancarios y un cine, así después de una jornada en la que cumpliste con hacer tus pagos y comprar el libro que tu hijo necesita para la escuela puedes culminar con una divertida tarde en el cine.

Pedir ayuda

Tener claro que el apoyo es necesario en ciertas circunstancias, forma parte del orden, ya que hay ocasiones en las que por no querer aceptar que se requiere es fácil saturarse de responsabilidades que no se pueden cumplir adecuadamente, y se genera una lista interminable de consecuencias nada alentadoras que repercuten a nivel laboral y personal.

“Delegar responsabilidades es algo que a pesar de parecer muy sencillo y deseable, para muchas personas es un paso difícil, pues temen dejar de hacer lo que consideran nadie puede hacer mejor que ellos, pero justamente para apostarle a los buenos resultados hay que dejar cada cosa en las manos adecuadas y esto se logra cuando somos capaces de reconocer las habilidades de quienes nos rodean”, agrega la Psicóloga.

Aspirar a él puede convertirse en un factor de transformación en tu vida, lo mejor es que las actitudes positivas se aprenden y se contagian, pues quienes conviven contigo percibirán que eres una mujer más efectiva, con menos complicaciones y con mayores espacios para dedicarte a tu crecimiento personal. De hecho el primer paso está dado desde el momento en que decidiste hacer del orden parte de tu existencia.

Ana María Araujo promotora del programa de Participación, programa de valores de Fundación Teletón.

Lunes, 26 Octubre 2015 17:44 Publicado en Valores

 

valores26octubre

Lic. Nidia Santellanes Madrigal
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Hola amigas, ¿Cómo están? ¿Cómo les va con su ajetreada vida? Les platico que hoy veremos un tema muy interesante, como son; los trastornos de ansiedad, depresión y estrés y es que para el común de los mortales estos malestares significan casi lo mismo, con pocas variantes, ya que sus síntomas se parecen en sus inicios, y en muchas ocasiones nos hacen sentir mal o muy mal independientemente del nombre. Empezaremos por definir cada trastorno de la manera más sencilla y fácil:

Trastorno de ansiedad o angustia. En la actualidad se usan como sinónimos y se consideran ambos, como estados psicológicos displacenteros, describiéndose como afectación penosa o desasosiego ante un peligro impreciso, y aunque destaca por su cercanía al miedo se diferencia de éste en que el miedo es a un estimulo presente y la ansiedad se relaciona con una anticipación a peligros futuros indefinibles e impredecibles. Los síntomas son: falta de aliento, palpitaciones, opresión o malestar torácico, sensación de atragantamiento, asfixia, miedo a perder el control o volverse loco. Es mucho más frecuente en mujeres que en varones.

Depresión. Un trastorno depresivo puede afectar todo tu ser, desde como duermes hasta como piensas y sientes acerca de ti mismo. Muchas personas expresamos “ando deprimido” pero la verdadera depresión no es sólo pasar por un bajón de ánimo que mañana o pasado ya no vamos a tener, ni tampoco se quita echándole ganas, es una condición que si no se trata puede durar meses o años. Los síntomas son: cambio en el patrón del sueño y del apetito, sentimientos de culpa y minusvalía, pena y tristeza abrumadora, aislamiento, fatiga, falta de concentración entre otras.

Estrés. Respuesta general del organismo ante cualquier estimulo percibido por éste como amenazante o de demanda incrementada. O exceso de demandas ambientales sobre la capacidad del individuo para resolverlos. El estrés en un hecho en nuestras vidas, cualquier cambio al que debamos adaptarnos representa estrés, tanto hechos negativos (daño, enfermedad, muerte de un ser querido, etc.) como positivos (ascender en el trabajo, recibir una grata sorpresa, etc.).El estrés proviene de nuestros pensamientos, nuestro entorno y nuestro cuerpo. Los síntomas son: la frecuencia cardiaca y respiratoria aumentan, las pupilas se agrandan, el oído se agudiza, se bombea más sangre al cerebro, los músculos se tensan, y manos y pies se perciben sudorosos.
Como podemos apreciar estos trastornos se parecen, pero no son iguales además aquí por razón de espacio sólo mencionamos algunos de sus síntomas obviamente hay más, pero lo importante en esto es que para que realmente se conviertan en enfermedad tienen que perdurar por un periodo de tiempo dado.

Por esa misma razón he ahí la importancia de observar nuestros pensamientos, nuestro cuerpo, nuestras emociones y nuestro entorno. Cuando nos conocemos es más fácil detectar que algo no está funcionando bien o como debiera, y si acudimos al profesional (coach, psicólogo,) que nos apoye será más fácil encontrar las soluciones. Normalmente estos síntomas no requieren de dar el tratamiento con medicación, salvo caso en que la gravedad lo amerite.

No olvides amiga por muy ajetreada que sea tu vida, date tiempo para cuidar tu cuerpo, pero también cuida tus pensamientos, pues ellos originan emociones que pueden hacerte sentir muy mal o muy bien. Acércate a tu ser interior divino y cultiva tu fe, tu amor hacia ti misma y hacia los demás y sobretodo no pierdas la esperanza, que siempre hay alguien que te puede ayudar a salir de la obscuridad en que te encuentras.

Nidia Santellanes Madrigal. Lic. Terapeuta y coach de vida y ejecutivo

Martes, 21 Julio 2015 17:38 Publicado en Valores

 

valores21julio

Alejandra Figueroa Robles
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

No hay duda, el perro es el mejor amigo del hombre. Todos sabemos que un perro es un ser fiel, divertido, cariñoso, amigable y con múltiples cualidades que hacen la vida de su dueño mucho mejor. Además, la llegada de un perro, cambia radicalmente el ambiente de un hogar para bien, y la relación que se establece con su dueño, será una relación que perdurará y nunca se olvidará. Pero, si aún no sabes si quieres comprar o adoptar un perrito es importante que conozcas las diferencias.

Salvas una vida

Al adoptar un perro, adquieres la gran oportunidad de salvar la vida de la mascota. La mayoría de los perros en adopción han pasado por circunstancias difíciles o crueles las cuales los han marcado de cierta forma en su personalidad. Cada año miles de perros son abandonados, una gran cantidad muere atropellados o sacrificados en una perrera. A la vez, ayudas a la prevención de la violencia animal, evitando que los perros sean maltratados y en el peor de los casos, sacrificados, ya que ahora se encuentran seguros en su hogar. Poder darles amor y cariño los hace mejorar y sentirse parte de un hogar, una oportunidad que no se les había dado antes.

Ahorras dinero

Otro beneficio de la adopción de una mascota en lugar de comprarlo es la gran cantidad de dinero que se ahorra. Cuando se decide comprar un perro, generalmente se va a una tienda de mascotas en las cuales los precios son excesivos, ya que se venden los servicios otorgados al perro y la certeza de comprar un perro de raza pura. En cambio, si vas a un centro de adopción, la mayoría de los perros que se encuentran ahí son perros mestizos, caracterizados por ser mucho más fuertes que los puros.
Aún así, el costo que te pueden pedir por el perro es mínimo o en algunas ocasiones no existe un precio debido a la buena voluntad de querer salvar a un animal sin dueño.

Agradecimiento

Un perro adoptado va a estar agradecido por haberle dado un hogar y además, estará agradecido por tener un dueño que le dé cariño y amor. La relación entre un perro y su dueño es realmente muy valiosa y aporta grandes aprendizajes. Y no lo dice como dice el famoso escritor Anatole France, quien nos invita a formar parte de la vida de un animal, “Hasta que no hayas amado a un animal, una parte de tu alma permanecerá dormida”.

Ventajas de los perros mestizos
-Tienen un sistema inmunológico más resistente.
- Su cadena evolutiva les ha otorgado mayor inteligencia y adaptabilidad.
- No muestra degeneraciones o problemas físicos por consanguinidad, un problema dado en perros de razas puras.

 
 

Edición Impresa

Nuestras Ediciones