Lunes, 23 Enero 2017 18:11 Publicado en Valores

 

valores23enero

Ni cómo empezar a escribir sobre cómo debemos vivir, cuando todos sabemos que esta es la única oportunidad que tenemos para crear historias. Esto me recuerda cuando en mi niñez hacía figuras con plastilina; era fascinante crear árboles, helados, peces o cualquier objeto que naciera en mi mente y se moldeara en mis manos. Trataba de hacerlo lo mejor posible y podía pasar horas haciendo y deshaciendo para crear aquello que me hacía feliz. Sin embargo, en la vida real no tenemos el privilegio de repetir cada instante para hacerlo de una mejor manera.

El inicio es hoy
¿Por dónde empezar? El inicio está en definir qué queremos para entonces comenzar una excitante aventura para lograrlo. Un punto muy importante es definir con lujo de detalle lo que queremos y cómo lo queremos.

•Querer una casa es una idea muy general; tienes que definir qué casa quieres, debes pensar en el tamaño, el color, la decoración y, si es posible, necesitas plasmarla en papel. Implementa este mismo ejemplo en todas las áreas de tu vida: familia, economía, negocios y trabajo, entre otros.
El cómo funciona esto te lo podría explicar dentro del plano espiritual, donde sabemos que Dios es todopoderoso y que la fe mueve montañas. Si te lo explico dentro de lo que la ciencia dice, sabemos que el subconsciente forma una parte importantísima en nuestra mente para lograr lo que queremos, y si te lo explico con base en la famosa ley de la atracción, sabemos que somos energía y atraemos. El caso es que, creas en lo que creas, esto sucede porque la vida le abre las puertas a las personas que pisan con firmeza y saben hacia dónde van.

3 puntos en los que debemos trabajar en nuestro proyecto de vida: • Definir qué queremos
• Crear un plan de acción
• Realizar el plan

El que hace, puede
Hay una línea muy delgada entre querer y hacer, entre ver el desfile y desfilar; estoy totalmente en contra de lo que comúnmente se dice “el que quiere, puede”, ya que querer no es sinónimo de poder. Solo podremos llegar si hacemos algo para lograrlo.

Quienes hemos avanzado en algunas décadas de la vida sabemos que nada es fácil, todo duele y cuesta, pero todo, absolutamente todo, vale la pena. Accionar sobre lo que queremos es lo correcto para lograr lo que anhelamos y para vivir en bienestar dentro del plano de la felicidad deseada.

Haz todo cuanto puedas para ser feliz y hazlo dentro del plano del amor y del agradecimiento, porque amando y agradeciendo encuentras puertas que nada ni nadie te podrá cerrar. Nunca olvides que si hoy abres los ojos y respiras, es porque te han regalado la oportunidad de crear esa vida que tienes en la mente y que tanto te mereces.

Vive y hazlo bien, porque la vida es un hermoso espectáculo que solo se presentará una sola vez.

Esmeralda Cambuston
Coach de vida y Capacitador en Desarrollo Humano
Reg. STPS: CACE720915C81-0005 / Coach: 000370
Tel. (662) 301 6829 y Cel. (662) 128 3201
www.esmeraldacambuston.com

Martes, 13 Diciembre 2016 16:58 Publicado en Valores

 

valores13diciembre

El 2017 nos alcanzó y las metas se hacen presentes sin dejar fuera el aspecto laboral; para ello es importante ser conscientes de que si tenemos trabajo, somos privilegiados, ya que una gran parte de la población mundial no cuenta con empleo; por eso solo queda crecer y desarrollar nuestro potencial al máximo.

Si bien es cierto que cada vez hay más competencia en el mundo laboral, eso no debe limitar el deseo de seguir creciendo y aprendiendo. Esa tarea no será fácil, pero sí retadora.

¿Te animas?

Primero, debemos considerar si queremos crecer en la empresa en la que nos encontramos actualmente o si nuestras metas están en otra parte. Si la respuesta es dentro de la empresa, debemos ser lo suficientemente autocríticos para validar si estamos consolidados en el puesto o si queremos dar un brinco sin dominar al 100% el puesto.

El mundo laboral actual es muy exigente y acelerado, debemos estar a la altura de todos esos cambios, sobre todo los tecnológicos; hay casos de grandes contadores que, por no entrar al mundo de la tecnología y sus múltiples aplicaciones, quedaron obsoletos y descontinuados.

Para plantear metas de crecimiento laboral, debemos considerar varios aspectos: ¿Cuento con las habilidades y aptitudes requeridas para el puesto?, ¿tengo conocimientos técnicos y dominio de otro idioma?, ¿qué tal está mi condición física?, ¿debería tomar algún curso de preparación? y ¿dispongo de tiempo para viajes de trabajo?
Muchas personas caen en el error de pensar que con solo desearlo, las cosas sucederán; y no es así, requiere mucha preparación, voluntad y trabajo.

Prepárate para lograrlo

Otro ejercicio práctico muy fortalecedor y motivador es plantear por escrito nuestro plan de desarrollo; este debe incluir: nombre, edad, fecha del logro, aptitudes para el puesto y lo que nos falta; así mismo, es importante identificar los cursos que debemos tomar para estar listos para esa fecha.

Cuando nos proponemos crecer en el trabajo o en el aspecto profesional, no debemos confundirnos, no todo crecimiento profesional tiene que ver con el trabajo y no todo crecimiento en el trabajo es a nivel profesional. Enfrentamos una ola de retos, incertidumbres y miedos que son una limitante muy poderosa en toda meta, pero debemos recordar que todo esfuerzo vale la pena, más cuando se trata de trascender en lo que hacemos.

Hoy en día, contamos con muchas herramientas tecnológicas que permiten la constante preparación profesional y la especialización en diversas áreas. No sería mala idea considerar un curso presencial o, mejor aún, un curso en línea que puedes realizar en tus tiempos libres y sin horarios. Aunque no lo creas, hay muchos cursos en línea, incluso gratuitos, solo debemos investigar.

Es muy importante considerar si lo que estamos buscando como meta laboral es realmente lo que queremos. Recuerda que trabajar en lo que te apasiona es como no trabajar y eso permitirá que vayas más lejos de lo que te imaginas.

Lic. Antonio Gallegos Zayas
Entrenador y Coach

Jueves, 08 Diciembre 2016 22:20 Publicado en Valores

 

valores8diciembre

Si hablamos de una definición de lo que significa la culpa, podemos decir que es una emoción de la que somos conscientes y que surge cuando se sabe que se ha realizado algo indebido o que se ha dejado de hacer lo debido; es decir, aparece como un sentimiento de responsabilidad tanto por acción, como por omisión.


Es prácticamente la diferencia entre lo que hice y debí haber hecho; y entre lo que quiero y debería hacer.
Este sentimiento precisa tener en cada uno de nosotros, bases de moralidad, de valores, de principios o por lo menos consciencia de que aquello que se está haciendo no es lo correcto.


Todos sabemos que el sentimiento de culpa acarrea un fuerte dolor y que cuando éste sentir permanece demasiado tiempo en una persona, se convierte en un verdadero calvario.
Sentir culpa es una de las emociones más destructivas que el ser humano puede tener, ya que carcomen el alma, altera fuertemente los pensamientos, e impacta incluso en problemas de salud. Es una emoción que en cualquier etapa de nuestra vida, la hemos experimentado; algunos en mayor grado que otros.


Las personas que viven con culpa, pueden experimentar problemas de salud, por ejemplo: constantes dolores de cabeza, opresión en el pecho que no les permite respirar bien, pesadez en los hombros o en el cuello; además de que son personas que tienen una extremista manera de pensar entre lo bueno y lo malo, lo blanco y lo negro; no perciben las matices de las circunstancias y tienden a tener pensamientos instruidos en el auto reproche, agresividad, el coraje hacia uno mismo; volviéndose prácticamente como un “boicot” contra sí mismos.
¿De dónde proviene la culpa?


En la gran mayoría de los casos, son conductas que desde nuestra infancia se van aprendiendo a través de los ejemplos que recibimos en un ambiente familiar y en cual se ventilan mensajes como:

• Si no haces las cosas bien, vas a terminar siendo….
• Pórtate bien, sino nadie te va querer….
• Por tu culpa me paso esto….
• ¿Ves lo que hiciste?
• Yo te lo dije…

Frases como éstas entre otras más se van guardando desde nuestra niñez y vamos adquiriendo una escala de valores, de creencias e interpretaciones y eso lo vamos desarrollando en nuestras conductas; porque a toda creencia, interpretación, percepción mental, le precede un sentir y posteriormente una acción.
¿Qué podemos hacer?
• Primero reconocer y aceptar que tenemos este sentimiento, e identificar desde cuando lo venimos cargando.

• Acércate a personas profesionales, consejeros, coaches, psicólogos; que te ayuden a vivir libre emocionalmente.

• Antes de perdonar alguien, primero regálate un perdón para ti primero. El perdón es decisión, no sentimiento y empieza hacia uno mismo; en el entendido que somos responsables de las decisiones que tomamos.

• Realiza de manera repetitiva momentos de reflexión, enciérrate contigo mismo y haz una evaluación de tus circunstancias, comienza a tener momentos de oración con nuestro creador, esto te aporta muchísimo para liberarte y darte cuenta que eres merecedor o merecedora de una vida libre de cargas negativas en tu interior.

Lo que hayas hecho en tu pasado de manera incorrecta o lo que hayas dejado de hacer, simplemente ya paso. Nada puedes hacer para volver el tiempo atrás; solamente tomar el aprendizaje, vacía tus maletas de todo sentir negativo, voltea hacia enfrente y enfócate en los proyectos que tienes y que seguramente traerán buenas nuevas.
Aprende a vivir en el hoy, en el aquí, en el ahora y palpa cada instante; porque es el mejor momento que tu propia vida te está regalando.

Esmeralda Cambuston
Coach de Vida. Capacitador en Desarrollo Humano
Reg. STPS: CACE720915C81-0005 / Coach: 000370
Teléfonos: 662-3016829 / Cel. 6621-283201
www.esmeraldacambuston.com

 
 

Edición Impresa

Nuestras Ediciones