Viernes, 24 Marzo 2017 19:44 Publicado en Valores

 

valores25marzo

Las bodas, al igual que todos los eventos previos a la ceremonia, se convierten con frecuencia en recuerdos emotivos para los novios y sus allegados. Al planearlos, lo que se busca es que sean memorables, que los invitados estén cómodos, felices y se diviertan. Entendemos que, si eres dama de honor, puede llegar a ser complicado decidir entre todas las opciones, por eso aquí te daremos las pautas para que logres un evento exitoso:

Lo primero a considerar es: ¿cómo crees que a la novia le gustaría despedirse de su vida de soltera? ¿Es una persona tranquila? ¿Quiere divertirse? ¿Disfrutaría de una noche con sus amigas? ¿O es más del tipo creyente y preferirá despedirse en compañía de familia y amigos con algo relajado?

Despedida con amigas
Al pensar en una despedida tradicional, se vienen a la mente fiestas con strippers y música alegre junto a una barra de bebidas; sin embargo, es evidente que eso no funciona para todas. Si crees que ese es el caso, puedes probar con una noche de antro fuera de lo común, por ejemplo: rentar una limosina e ir a tantos antros como les sea posible.
Una opción que cada vez es más popular es una despedida fuera de la ciudad entre la novia y las damas; podría ser un viaje a Las Vegas o tal vez a un pueblo mágico dentro del país. Incluso, puede ser una salida relajante de spa a la playa, con masajes y pedicure para que la novia se olvide por unos días del estrés de los preparativos.

Despedida con amigas de la novia y de su mamá
Otra tendencia son las despedidas de experiencia; por ejemplo, rentar un salón entero por una tarde y hasta la noche, con estilistas y todo, para que aprovechen la velada que pasan juntas probándose peinados y maquillajes para el evento. Incluso ir todas a hacerse un cambio de imagen con un asesor profesional. También pueden tomar juntas un curso de repostería, cocina, coctelería o tal vez buscar un profesor de baile que les rente su estudio y las enseñe a bailar ritmos que no han explorado mucho para el evento y la posteridad. Lo importante es que lo disfruten y lo hagan juntas.
Si crees que la novia disfrutaría de algo todavía más tranquilo, podrías buscar un jardín, decorarlo con luces, una mesa campestre y convertirlo en una especie de picnic.

Despedida de soltera con familia
Si la novia es más tradicional, puedes recurrir a una despedida bíblica. Esta se realiza en compañía de familia y amigos, por lo que la novia recibe regalos específicos. Se debe considerar el respeto a la tradición, quién oficializará la ceremonia (debe ser alguien que tenga vasta experiencia bíblica) y qué regalos espera la novia para asignarlos.
Si no buscas una fiesta religiosa, puedes hacer solo una reunión con una temática relacionada con la novia. El hecho de que las bebidas no deban ser necesariamente alcohólicas no es una limitante; puedes usar copas transparentes de plástico para los niños y servir limonada rosa en lugar de vino rosado, por ejemplo.

Despedida en pareja
También puedes hablar directamente con tus damas sobre lo que a ti te gustaría. Es común que se hagan despedidas en pareja. Se pueden hacer, por ejemplo, juegos de preguntas para los invitados sobre la pareja con premios para quien tenga más aciertos. Las despedidas conjuntas se han popularizado recientemente, sobre todo en parejas que tienen grupos de amigos similares.

Especial Amiga

 

Viernes, 24 Marzo 2017 18:47 Publicado en Valores

 

valores24marzo

Según datos del registro civil, en Sonora el divorcio va en aumento. Existen muchas razones por las cuales se está dando este fenómeno. Nuestra creencia errónea acerca de lo que es el amor es una de las causas por las cuales muchos matrimonios se disuelven.
Las novelas, los poemas, las películas y las canciones de amor nos han vendido la idea de que es inagotable. Esto es totalmente falso. Si el amor no se cultiva, si la relación no está creciendo, se está muriendo.

Unión no es solución
Muchas parejas también creen que el matrimonio es una solución mágica, que a partir del día de la boda su relación va a cambiar. Es por esto que muchas personas no ven con realismo los defectos de la pareja antes de contraer matrimonio, porque piensan que estos desparecerán al firmar un papel ante la ley.
He tenido muchas pacientes que me dicen: “no era lo que esperaba, yo pensaba que al adquirir el compromiso mi pareja iba a cambiar, y sigue igual”. En un buen noviazgo, cada uno conoce los defectos del otro y sabe si está dispuesto a aceptarlos o no. Cuando no los aceptan y tienen la ilusión de que al contraer nupcias todo va a cambiar, esa relación está destinada al fracaso, pues la boda no cambia a nadie.

Atracción no es igual a amor
Otra de las ideas erróneas que tenemos acerca del amor es que es excluyente. Muchas personas piensan que si ya aman a una persona, no podrán sentirse físicamente atraídos por otra, y esto es totalmente falso, pues todos podemos amar a una persona y aún así sentirnos físicamente atraídos por alguien más. El problema que surge de este pensamiento es que muchos, al sentirse físicamente atraídas por otra persona, creen que esto significa que ya no aman a su pareja.
En este punto es muy importante mantener la guardia, estar alerta y evitar enamorarte de alguien más. Si sientes atracción física, evita el contacto lo más posible. Hoy en día es más fácil caer en las redes de la infidelidad, debido a que la comunicación privada es más accesible.

Conoce y ama
Otra de las falsas creencias del amor es que muchos piensan que la relación de pareja es pura dicha y placer, y no siempre es así. Toda relación afectiva tiene conflictos y muchas veces en lugar de buscar acuerdos, soluciones y luchar por la relación, optan por la salida más fácil: el divorcio.
Para evitar formar parte de las estadísticas, debemos empezar a ver el amor desde una perspectiva más realista y menos novelesca. Es importante dedicar el tiempo de noviazgo para conocer bien a la pareja y decidir objetivamente si es conveniente dar el siguiente paso. Una vez que se han contraído nupcias, es importante no dejar de crecer como pareja, pues aunque el amor pasional se acaba, nace el amor maduro y comprometido que se atreve a crecer y a hacer un esfuerzo por mantener una sana relación.

 

Denise Ramos Murrieta, Terapeuta Familiar e individual.

Cédula Profesional 8143370.

Hospital Cima Hermosillo, Celular (662) 290 2214

Viernes, 03 Marzo 2017 18:55 Publicado en Valores

 

valores4marzo

Hablar del tema de los valores en las empresas parece un asunto trillado, una moda pasajera o un tema relativizado. No es raro encontrar empresas que reducen esto a colgar en sus muros un rótulo con el catálogo de los valores que suponen vivir; sin embargo, la congruencia brilla por su ausencia.

Un empresario debe regirse por un conjunto eficaz y apropiado de valores y por creencias fundamentales (tanto en situaciones positivas como en las negativas), y debe demostrar cómo ha decidido utilizar su vida de manera congruente. La historia nos ha mostrado que las grandes organizaciones que han trascendido lo han logrado con base en el trabajo, en la entrega, en la honradez y con la lealtad de su gente; en pocas palabras: gracias a los valores y a la calidad humana de sus integrantes.

Los valores empresariales

Las empresas deben procurar una adecuada formación basada en valores. Estos no se adquieren a través de cursos o por medio de discursos abstractos, sino en el día a día. El mejor ejemplo que pueden tener los empleados de una empresa es recibido de sus líderes: con cultura de organización, el trato a clientes y colaboradores, la forma de decidir las remuneraciones y los ascensos, así como la forma de dirigir al éxito a sus empleados.

Basándonos en la pirámide de necesidades de Maslow, podemos identificar ocho tipos de valores, su finalidad y algunas virtudes asociadas:

• Valores trascendentes o religiosos: buscan contestar ¿quién soy?, ¿cuál es mi fin? y ¿cómo lo logro?, se relacionan a un ser superior: Dios.


• Valores éticos: el deber ser de los actos humanos. Distinción del bien sobre el mal y conciencia bien formada (honradez, honestidad, prudencia, justicia, veracidad, bondad y congruencia).


• Valores estéticos: se centran en la apreciación de la belleza, la creación artística y la imaginación. Los valores que predominan son sensibilidad, orden, delicadeza y armonía.


• Valores intelectuales: búsqueda de la verdad, sabiduría, conocimiento, esfuerzo, disciplina, rigor científico, tenacidad y estudio.


• Valores afectivos: emociones y sentimientos (empatía, lealtad, sinceridad, amistad y amor).


• Valores sociales: se relacionan con la justicia social, el bien común, el poder, la fama y el prestigio. Los valores que resaltan son solidaridad, justicia, patriotismo, urbanidad, paz y respeto.


• Valores físicos: tienen que ver con el bienestar físico, la salud, la higiene y la sexualidad al servicio del amor. Tenemos valores como templanza, pudor, sobriedad y disciplina.


• Valores económicos: bienes materiales, generación de riqueza, confort, trabajo, ahorro y reparto. Hablamos de valores como sobriedad, generosidad y austeridad.

Lic. Luis Ariel Encinas Becerra. Director de ICAMI Sonora, Centro de Formación y Perfeccionamiento Directivo para el Estado de Sonora.

 
 

Edición Impresa

Nuestras Ediciones