Lunes, 08 Agosto 2016 19:23 Publicado en Valores

 

valores8agosto

El comunismo se derrumbó junto con el muro de Berlín hace más de veinticinco años. No es posible que subsista un sistema que busca la equidad social a costa de la dignidad y de la libertad de las personas, que son los dos tesoros más preciados del ser humano y que por supuesto no son negociables.


Desde entonces el capitalismo surgió como triunfador e impera en la mayor parte del mundo; aun así, este capitalismo muestra también un deterioro que en la actualidad es alarmante. A partir de algunos años a la fecha, el sector financiero tanto público y privado han mostrado el horrible rostro de la codicia a través del enriquecimiento de unos cuantos y a niveles insospechados, lo que ha ocasionado una crisis de enorme magnitud.


La alternativa es la persona, el ser humano, porque sin duda somos nosotros los beneficiarios de las decisiones políticas, económicas y sociales que se asumen por los estados y las organizaciones públicas y privadas. Y si hablo de organizaciones privadas, sin duda las empresas son el motor más poderoso que impulsa la economía de un país.


¿Qué misión debe tener una empresa socialmente responsable? Primero debe responder frente a sus accionistas, colaboradores, clientes, proveedores y responderle también al medio ambiente y a la comunidad donde está establecido. Esto implica atender con conciencia las graves carencias de los sectores vulnerables de nuestra sociedad y contribuir a subsanarlas tomando en cuenta los valiosísimos recursos que tiene la empresa para este propósito; y no me refiero solamente a las aportaciones económicas que sí son importantes, sino a la aportación en el desarrollo personal de cada uno de sus empleados.


Características de una empresa socialmente responsable
El empresario y la empresa socialmente responsable tienen la obligación de promover en cada uno de sus colaboradores la formación de valores como la dignidad, solidaridad, honestidad, respeto e integridad (entre otros más) para provocar un crecimiento desde adentro hacia afuera. Deben otorgarles herramientas para que aprendan a redirigir correctamente sus emociones, desarrollar habilidades, nutrir la parte espiritual y el intelecto, fortalecer pensamientos positivos y erradicar toxicidad en sus actitudes, todo esto con la finalidad de que tengan una mejor calidad de vida.


Qué misión tan importante estaría cumpliendo el empresario al generar riqueza, empleo y beneficiar el desarrollo personal de su gente, esto sin duda impactaría en toda una sociedad. Debemos contemplar a las empresas en esta dimensión de crear responsabilidad social dirigida también a formar hombres y mujeres con principios y valores.


La vida vale mucho la pena cuando los objetivos que perseguimos son éticos y trascendentes. Las empresas pueden transcender a través de su gente y una empresa socialmente responsable debe tener el propósito de formar en cada integrante, valores éticos, morales y también espirituales.

Esmeralda Cambuston es Coach de vida y capacitador en desarrollo humano

Tel. 662-3016829 Cel. 6621-283201
www.esmeraldacambuston.com

Viernes, 05 Agosto 2016 17:00 Publicado en Valores

 

valores5agosto

En nuestra agitada vida diaria, con tantas funciones diferentes que realizamos, con tantas ocupaciones a veces simultáneas y tantas cosas de qué estar al pendiente (el trabajo, la familia, la reunión social, los amigos, el apoyo a terceros y un sinfín de cosas más), perdemos el enfoque de nuestros roles primordiales. Ante esto, nuestro rol de padres se ve algo confuso a veces, por lo que se vuelve necesario tomar un respiro e implicarnos en la orientación de las vidas de nuestros hijos, y más aún si son todavía pequeños.


La familia educa
Los niños nacen y crecen viendo y viviendo las conductas y acciones de sus padres día tras día. Todo ese enorme cúmulo de experiencias diarias, tanto lo que hacemos, como lo que dejamos de hacer, van formando gran parte de su visión de la vida en los primeros años. Lo que decimos, y sobre todo lo que hacemos, los va educando en lo que consideramos correcto e incorrecto. De allí la importancia de que yo sea congruente entre lo que digo y lo que hago para que mis hijos sientan respeto por mi persona y mi forma de pensar y vivir. Los valores y antivalores que tu pareja y tú vivan en casa determinarán en gran parte los valores o antivalores de tus hijos.


Es difícil de considerar que un mal ciudadano venga de una familia honesta, respetuosa, con cultura de esfuerzo por salir adelante y con sentido de solidaridad hacia los más necesitados. Si tenemos una sociedad en decadencia de valores, muy probablemente se deba a que hemos cedido nuestra responsabilidad de educar a nuestros hijos a una tercera persona, o peor aún, quizás hemos hecho de la televisión y los teléfonos celulares nuestras “niñeras cibernéticas”.
La escuela enseña


La escuela como espacio de cultura, esparcimiento y sobre todo como espacio de enseñanza e información para la vida profesional, social y laboral es parte esencial en la formación de todo ciudadano. Es ahí donde una persona empieza a convivir en grupos mayores e inicia su proceso de adaptación en la sociedad laboral.


Es necesario que el niño siempre vaya de la mano de un maestro que sea respetuoso, trabajador y limpio, que demuestre gusto por su labor de enseñar, pues es su obligación informar al niño de forma suficiente, cordial, respetuosa y al mismo tiempo firme. El maestro debe brindar a sus alumnos los conocimientos científicos necesarios para encaminarlo a la autosuficiencia didáctica, todo esto mediante un aprendizaje a través de la lectura, la escritura y el razonamiento crítico.


Pese a cualquier tipo de inconveniente, el trabajo docente conlleva una gran responsabilidad informativa que debe realizarse de forma muy profesional y respetuosa, tanto hacia el alumno, a los padres y a todos los actores del ámbito escolar.


Una formación en conjunto
En cada aula hay muchas familias diferentes reflejadas, por lo que el trabajo docente se torna a veces difícil, ya que el niño entra en un choque de valores por lo que se le permite hacer en casa, pero no en la escuela. Esto confunde al alumno y puede hacerlo sentirse rechazado por el grupo. Es aquí donde padres y maestros deben unificar criterios y establecer un puente de comunicación constante entre ellos y el niño.


Como es de entenderse, aún queda mucho trabajo por hacer y mucha madurez por lograr, ya seamos padres, maestros o ambas cosas. Pensando a profundidad y dándole la importancia que esta reflexión amerita, esforzándonos día a día, cumpliendo nuestro rol de manera responsable. Tenemos en nuestras manos el educar y formar excelentes alumnos y personas para lograr un México y un mundo mejor.

Prof. Carlos E. Mendívil Félix, docente con 34 años de experiencia laboral y Coordinador de Esc. para Padres en diferentes centros educativos.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. "'; document.write(''); document.write(addy_text93401); document.write('<\/a>'); //-->\n Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. ;

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Lunes, 11 Julio 2016 19:27 Publicado en Valores

 

valores11julio

¿A poco no? Existen personas que por lo regular siempre hablan, piensan y platican el mismo tema. Hablan tanto de lo mismo que lo han vuelto un estribillo. Sí, así como los estribillos en las canciones (los cuales son pegajosos y rítmicos), así mismo, a diario, se repiten palabras que las han convertido ya en un sonsonete parte de su vida, y también en la de los seres que les rodean.

¿Ya analizaste cuál es tu estribillo? ¿Es positivo o negativo? Por ejemplo, conozco empresarios que siempre están hablando de lo mal que está la economía, que está muy difícil la cobranza y que sus empleados no dan el cien; y cómo no mencionar el caso de una amiga que siempre, pero siempre, habla de lo mal que le va en el amor. Estos son estribillos mentales negativos.

¿Sabías que entre más repitas las mismas palabras y pensamientos, más vas a obtener de lo mismo? ¿Por qué? Simplemente porque el cerebro se programa con las frases o palabras que más le repites. El cerebro no distingue el no, el cerebro le hace caso a la palabra que indica la acción, pues aunque digas“no quiero tal cosa” el cerebro se aferrará y conseguirá solo la terminación “quiero tal cosa”, porque así lo visualizó y hasta lo sintió. Es tan fuerte esa programación que la irradias a tus semejantes, a tu entorno y los caminos se van abriendo hacia esa dirección.

La mujer que siempre está hablando de lo mal que le va en el amor se enfoca en lo negativo de sus relaciones pasadas; cuando conoce a alguien de forma consciente empieza a buscar que esa nueva persona no tenga lo que tenían las otras, pero inconscientemente se enfoca tanto en eso que no quiere que termina encontrando lo mismo. ¿Y qué pasa con las personas con pensamiento positivo? Estas personas por lo regular consiguen sus metas y siempre están bien, porque sus pensamientos y su lenguaje interno es positivo, son personas que tienen como característica la resiliencia, de tal forma que si les pasa algo malo se sobreponen rápido, toman de ello el mejor aprendizaje y se dicen a sí mismos que todo saldrá bien ¿y qué crees? Todo sale bien, simplemente por el hecho de que su cerebro así lo programó y eso obtuvo como resultado.

Te voy a poner un ejemplo de cómo el cerebro se enfoca en lo que le interesa. ¿Te ha pasado que cuando vas a comprar carro nuevo, y quieres un modelo de carro y color en particular, comienzas a ver ese carro en todas partes y dices “qué chistoso, ahora veo ese modelo en ese color por todas partes”? Lo cierto es que deseas tanto ese carro, que tu cerebro pierde interés sobre el resto, entonces cuando vas manejando solo enfoca el modelo de carro que traes en mente. Lo piensas tanto, que tarde o temprano ya estás estrenando ese carro que deseas.

He aquí unos consejos para hacer que tu estribillo mental te ayude a conseguir tus metas:

• Detecta y sé consciente de cuál es tu estribillo negativo.

• Una vez detectada la queja, para, respira profundo y sitúate en tu “aquí y ahora”.

• Trae a tu mente un recuerdo positivo, algo que cuando lo recuerdes te haga esbozar una sonrisa.

• Agradece porque tú has sido capaz de lograr eso y muchas cosas más.

• Visualízate con más logros como ése, imagínate feliz. El cerebro no distingue entre lo real y lo imaginario, si tú te comienzas a llenar de imágenes positivas, las vas a vivir tarde o temprano.

• Describe eso que estás pensando con una palabra, ponle nombre, puede ser la palabra "éxito, abundancia, paz", etc.

• Tú eres esa palabra positiva, recuérdatela cada que puedas. Si es posible consigue un objeto que lo represente y puedas portar, será tu “ancla” que le recordará al cerebro que tú puedes lograr tus metas.

• Cada vez que vengan a tu mente pensamientos negativos o estés hablando de tu queja habitual, toca tu ancla y repítela internamente, o porque no, en voz alta “yo soy paz, yo soy abundancia”. Recuerda, tú serás y lograrás lo que repitas.

• Fabrica nuevos estribillos. Ahora sí, platícalos con tus amigos, familiares, y en el trabajo. Entusiásmate imaginando todo eso que quieres lograr.

• Actúa, comienza ya. Si lo que quieres es éxito y prosperidad: vístete como si ya lo tuvieras, camina por la vida con el pecho erguido, sonríe como si acabaras de lograr tu mejor venta; ponte pequeñas metas diarias y celébralas.

Éxito, tú puedes.

LCC Claudia López Aros cuenta con la Certificación Internacional de Programación Neurolingüística Nivel Practicante.

 
 

Edición Impresa

Nuestras Ediciones