Viernes, 28 Abril 2017 18:23 Publicado en Valores

 

valores28abril

Sabemos lo difícil que puede ser encontrar trabajo en la actualidad; la demanda de empleo es tan grande que las empresas se ven en la necesidad de recurrir a largos procesos para la selección de nuevos empleados. Es aún más complicado, cuando dejaste algún tiempo de trabajar y te sientes fuera de forma, o cuando te ves en la necesidad de buscar empleo después de haber trabajo durante muchos años en la misma empresa.

Prepárate para buscar empleo y no dejes que tu cabeza se llene de pensamientos negativos. Te presentamos algunos consejos que te ayudarán a conseguir ese trabajo que tienes en mente.

•Mantente actualizado
Trata de estar al tanto de las novedades que surgen en tu profesión. Recuerda que la formación profesional no termina en la escuela. Toma cursos o talleres que te ayuden a estar en forma en tu carrera.

•Búsqueda online
La mayoría de las ofertas de trabajo se encuentran en Internet; en algunas empresas, el proceso de selección inicia en páginas como Linkedin. Por esa razón, es necesario que tengas presencia en esta y en otras redes más. Internet te permite estar en contacto con la gente y crear vínculos, además de brindarte información.

•Sé flexible
Una vez que empieces a buscar trabajo, es necesario que te muestres abierto a nuevas posibilidades y exigencias de mercado laboral. Las empresas valoran muy positivamente la candidatura de aquellos postulantes que se muestran predispuestos a asumir ciertas responsabilidades, como la movilidad geográfica o la especialización en un campo profesional concreto.

•Concéntrate en el puesto
Enfócate en los conocimientos que tienes del puesto que solicitas, ya que solo de esta manera le harás ver al reclutador que tu experiencia es una de tus fortalezas y ventajas competitivas para la vacante en cuestión.

•Llama a tus contactos
La edad nos da grandes amistades y contactos que pueden conectarnos con oportunidades laborales. Recurre a excompañeros de trabajo y pídeles consejos o pregúntales por posibilidades de empleos.

•Aprende cosas nuevas
No pierdas el tiempo esperando una llamada telefónica. Utiliza tu tiempo libre para tomar ese curso que pospusiste en el pasado o aprende algo nuevo, como un idioma o un taller intensivo de tecnología. Haz que las posibilidades crezcan.

Redacción AMIGA

 

Martes, 28 Marzo 2017 18:43 Publicado en Valores

 

valores28marzo

Hace unos días tuve una conversación con una amiga en la que me comentaba lo decepcionada que estaba con ella misma por haber elegido como esposo a un hombre que en el día a día no era el tipo de persona con el que ella había soñado estar casada. Pasé dos horas sentada escuchado sus quejas de cómo su esposo hacía cosas que la sacaban de quicio.

Salí de aquel café pensando en que el 50% de la responsabilidad de que su relación no fuera como la soñó era suya. Ella esperaba que su esposo fuera este hombre que cumpliera a cabalidad con la lista de atributos físicos y emocionales que ella había ido creando en su mente desde joven, de manera que esto, lo hiciera el hombre ideal para ella y el calificado para hacerla feliz. ¿Logran identificar lo absurdo de esa última oración?

El príncipe azul
Me atrevo a decir que todas nosotras hemos llegado a poner nuestra felicidad en el hecho de encontrar a ese príncipe azul exactamente como lo soñamos. Tampoco pedimos tanto, ¿verdad?, simplemente un hombre dulce y amoroso con su familia; un ejemplo a seguir para nuestros hijos, buen amigo y buen amante, y que sobre todas las cosas nos sea fiel hoy y siempre.

Y aunque igual que ustedes tuve esa lista en mi mente por años, temo decirles que esa es la raíz del problema de no tener a nuestro lado el hombre que soñamos. Esperamos que nuestra pareja sea un modelo que se ajuste a nosotras, a lo que consideramos que es el ideal de un hombre. Como cuando vamos a una tienda en busca de unos zapatos y esperamos encontrarlos exactamente como los queremos.
La falsa idealización
Desde niñas nos enseñan a ser como nuestros padres esperan que seamos. Desde el primer día medimos y señalamos lo que nos gusta y lo que no nos gusta de aquellas personas. Pero si nos detuviéramos a pensar que nuestras parejas son personas que también están en un proceso de crecimiento y evolución, y que nosotras como sus compañeras podemos aportarles de una manera incalculable a su trabajo interior, tendríamos el poder de convertirnos en su verdadera “otra mitad” en lugar de convertirnos en las juezas que les dictaminan cómo y cuándo hacer las cosas.

Si en lugar de criticar que el hombre con el que estamos no tiene todas las cualidades que esperamos encontrar, nos preocupáramos por conocerlo mejor, la relación se convertiría en un trabajo mutuo y no en una espera o reclamo constante para que él sea lo que esperamos.

Los cuentos de princesas nos dieron el mal ejemplo de que el príncipe llegará a salvarnos en el momento preciso. Pero al crecer nos dimos cuenta de que la realidad es otra. Despertamos en un mundo donde el príncipe es un ser humano con dudas, miedos, inseguridades, cambios de temperamento y sueños propios, es decir, con la misma cantidad de defectos y virtudes que nosotras.

Las invito a ver sus relaciones como espacios compartidos, donde cada uno tiene la misma responsabilidad con el otro. Pensemos que nuestros príncipes también necesitan en momentos que sus princesas los rescaten. Y que, a medida que fomentemos un ambiente equilibrado en nuestras relaciones, construiremos un “nosotros” constante y sólido que tendrá más oportunidad de ser para siempre.

Maritza Rodríguez es actriz de talla internacional, reconocida por su participación en El señor de los cielos; así mismo, es modelo y especialista en negocios. Actualmente, Maritza realiza un blog, lo puedes encontrar en la siguiente página: maritzarodriguez.com. Youtube: Con M de Mujer by Maritza

Lunes, 27 Marzo 2017 20:30 Publicado en Valores

 

valores27marzo

Hoy en día, existe un gran número de personas solteras, esto se debe a que en la actualidad los jóvenes se enfocan más en su vida profesional que en su vida sentimental. Desafortunadamente, vivimos en una sociedad donde nos guiamos por el “qué dirán”, el juicio y etiquetas tales como “está quedada” o “se le fue el tren”. No obstante, debemos considerar que el estado civil es una decisión personal y que hay muchísimas razones por las que alguien decide ser soltero. Sin embargo, una decisión puede cambiar de un momento a otro, y el amor está allí afuera, solo debemos darnos la oportunidad para abrirle la puerta y dejarlo entrar.

Amor a los 40
Existen más ventajas que desventajas al encontrar el amor después de los 40, una de ellas es la madurez, ya que a esa edad sabemos perfectamente qué es lo que queremos, con qué tipo de persona queremos compartir la vida y a dónde buscamos llegar; a los 20, por otro lado, nos guiamos más por la atracción física y estamos sumergidos en constantes cambios.

Otra ventaja es que a esa edad seguramente ya hicimos lo que teníamos en la bucketlist, entonces no tenemos pendientes antes de dar el “sí, acepto” y compartir nuestra vida con alguien más. Además, con los años podemos encontrar esa plenitud en nosotros mismos y así vibrar más fácilmente con las personas que nos complementan.

De acuerdo con los expertos, encontrar el amor siempre es cuestión de actitud, por esa razón te comparto algunos consejos para recibir el amor de la mejor manera:

• Siéntete cómoda contigo misma y todo lo demás fluirá.
• Amplía tu círculo social: acepta invitaciones a salir y asiste a los eventos que puedas. Nunca sabes dónde conocerás nuevas amistades.
• Despierta tu espíritu aventurero: la vida está ahí afuera, anímate a vivirla, viaja, conoce y explora. ¡Sal de tu zona de confort!
• Fluye con la conversación, no la acapares: escucha para que te escuchen.
• Sé un reto: mantén una actitud relajada. Recuerda: la vida sigue y tú con ella.
• Dile adiós al ex: por muy maravillosa que sea la historia, el presente es este. ¡Vívelo!
• Sé genuina: siempre sé tú, con tus virtudes y defectos; recuerda que las máscaras a la larga pesan y se caen.

 

Estrella Aguilar
Terapeuta e instructora de la técnica de ThetaHealing
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Cel. (662) 337 0552

 
 

Edición Impresa

Nuestras Ediciones