Jueves, 08 Diciembre 2016 22:20 Publicado en Valores

 

valores8diciembre

Si hablamos de una definición de lo que significa la culpa, podemos decir que es una emoción de la que somos conscientes y que surge cuando se sabe que se ha realizado algo indebido o que se ha dejado de hacer lo debido; es decir, aparece como un sentimiento de responsabilidad tanto por acción, como por omisión.


Es prácticamente la diferencia entre lo que hice y debí haber hecho; y entre lo que quiero y debería hacer.
Este sentimiento precisa tener en cada uno de nosotros, bases de moralidad, de valores, de principios o por lo menos consciencia de que aquello que se está haciendo no es lo correcto.


Todos sabemos que el sentimiento de culpa acarrea un fuerte dolor y que cuando éste sentir permanece demasiado tiempo en una persona, se convierte en un verdadero calvario.
Sentir culpa es una de las emociones más destructivas que el ser humano puede tener, ya que carcomen el alma, altera fuertemente los pensamientos, e impacta incluso en problemas de salud. Es una emoción que en cualquier etapa de nuestra vida, la hemos experimentado; algunos en mayor grado que otros.


Las personas que viven con culpa, pueden experimentar problemas de salud, por ejemplo: constantes dolores de cabeza, opresión en el pecho que no les permite respirar bien, pesadez en los hombros o en el cuello; además de que son personas que tienen una extremista manera de pensar entre lo bueno y lo malo, lo blanco y lo negro; no perciben las matices de las circunstancias y tienden a tener pensamientos instruidos en el auto reproche, agresividad, el coraje hacia uno mismo; volviéndose prácticamente como un “boicot” contra sí mismos.
¿De dónde proviene la culpa?


En la gran mayoría de los casos, son conductas que desde nuestra infancia se van aprendiendo a través de los ejemplos que recibimos en un ambiente familiar y en cual se ventilan mensajes como:

• Si no haces las cosas bien, vas a terminar siendo….
• Pórtate bien, sino nadie te va querer….
• Por tu culpa me paso esto….
• ¿Ves lo que hiciste?
• Yo te lo dije…

Frases como éstas entre otras más se van guardando desde nuestra niñez y vamos adquiriendo una escala de valores, de creencias e interpretaciones y eso lo vamos desarrollando en nuestras conductas; porque a toda creencia, interpretación, percepción mental, le precede un sentir y posteriormente una acción.
¿Qué podemos hacer?
• Primero reconocer y aceptar que tenemos este sentimiento, e identificar desde cuando lo venimos cargando.

• Acércate a personas profesionales, consejeros, coaches, psicólogos; que te ayuden a vivir libre emocionalmente.

• Antes de perdonar alguien, primero regálate un perdón para ti primero. El perdón es decisión, no sentimiento y empieza hacia uno mismo; en el entendido que somos responsables de las decisiones que tomamos.

• Realiza de manera repetitiva momentos de reflexión, enciérrate contigo mismo y haz una evaluación de tus circunstancias, comienza a tener momentos de oración con nuestro creador, esto te aporta muchísimo para liberarte y darte cuenta que eres merecedor o merecedora de una vida libre de cargas negativas en tu interior.

Lo que hayas hecho en tu pasado de manera incorrecta o lo que hayas dejado de hacer, simplemente ya paso. Nada puedes hacer para volver el tiempo atrás; solamente tomar el aprendizaje, vacía tus maletas de todo sentir negativo, voltea hacia enfrente y enfócate en los proyectos que tienes y que seguramente traerán buenas nuevas.
Aprende a vivir en el hoy, en el aquí, en el ahora y palpa cada instante; porque es el mejor momento que tu propia vida te está regalando.

Esmeralda Cambuston
Coach de Vida. Capacitador en Desarrollo Humano
Reg. STPS: CACE720915C81-0005 / Coach: 000370
Teléfonos: 662-3016829 / Cel. 6621-283201
www.esmeraldacambuston.com

Martes, 29 Noviembre 2016 21:11 Publicado en Valores

 

valores29noviembre

La posada es una tradición mexicana que nació en el México prehispánico, pero se formalizó en el año 1587, cuando el fraile Diego de Soria solicitó al Papa Sixto V un novenario previo a la Navidad que ayudara a cambiar la práctica indígena. Se acogieron con gusto y fueron complementadas con villancicos y piñatas; después, se adicionaron la representación de la adoración de los Reyes Magos, que dieron paso a las pastorelas.

Posadas en el trabajo

Posteriormente, las posadas se incluyeron en festejos familiares hasta llegar a ser lo que son en la actualidad; hoy en día también se realizan en el ambiente laboral, y aunque se realicen sin su carga religiosa, no pueden deslindarse de su origen, pues sin la conmemoración del nacimiento de Jesús pierden todo sentido las fiestas decembrinas.

Es por esto que podemos aprovechar la ocasión para darle un tono más humano a la convivencia de las posadas con las actividades tradicionales como el intercambio de regalos y con un pequeño baile y cena, dejando a un lado las responsabilidades, las diferencias y las competencias que generan tensiones y enrarecen el clima laboral.

CUADRO
Cuatro habilidades que miden las capacidades de comunicación:

La libertad de prejuicio es una habilidad que define nuestra capacidad para prevenir prejuicios y afectaciones derivados de iniciar una relación interpersonal.
La actitud hacia los demás es la capacidad general de nuestra predisposición que tenemos para relacionarnos.
Relacionarse con los demás define la capacidad que tenemos para entender y relacionarnos.
Evaluar lo dicho define nuestra apertura hacia otra gente y la voluntad de escuchar lo que tienen que decir, más que pensar lo que deberían decir.

El nivel de desarrollo de estas habilidades define la relación que tenemos con las personas que nos rodean. ¿En qué nivel crees que estás con estas habilidades? A continuación, hacemos una reflexión práctica que nos ayudarán a tomar conciencia del nivel de relación positiva o negativa que tenemos con las personas con las que nos relacionamos en nuestro trabajo.

Reflexión de convivencia

Elabora una lista con los nombres de tus compañeros, clientes y proveedores y considera a quiénes conoces y aprecias de manera positiva y sincera, qué te diferencia y aleja de esas personas, qué te identifica, qué puedes hacer para mejorar la relación y cuándo puedes empezar. Es difícil relacionarte efectivamente si no estás cómodo contigo mismo, puede ocasionarte problemas para convivir con los demás.

Además, si prejuzgas o tienes un cierto conjunto de expectativas con respecto a otras personas, puedes sentirte decepcionado. Los prejuicios, a su vez, causan otros prejuicios sin sustento en ti mismo y en los demás. Lo anterior puede causarte un grado innecesario de precaución, produciendo una actitud de distanciamiento.

Aprende a escuchar y trata de no ser un sabelotodo, deja que otros sean expertos en los temas en los que están familiarizados. También, trata de ser accesible con otras personas y, aunque seas una persona muy ocupada, ten la política de “puertas abiertas” por lo menos en un momento definido de tu día.

Rafael Fontes Lohr
Coach Empresarial y ejecutivo
Desarrollador de competencias gerenciales
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
altumcoach.com

Martes, 01 Noviembre 2016 17:21 Publicado en Valores

 

valores1noviembre

Llega la etapa en nuestra vida que muchos esperamos: el matrimonio. Es por eso que debemos pensar en todo para que ese día sea perfecto y para continuar en armonía con nuestra pareja y con nosotros mismos. Sin embargo, pese a todos los preparativos para la boda, el más complicado puede llegar a ser estar bien con nuestro cuerpo.

Cuando escuché esta frase “no somos lo que comemos, somos lo que digerimos”, me sentí atacada. Tantos años de mi vida invertidos en elegir bien lo que como, en preparar siempre alimentos ricos y nutritivos, con panes y cereales integrales, ensaladas todos los días, carnes magras y todo light (leche, queso y yogurt, entre otros). Y ahora resulta que “somos lo que digerimos”.

Con razón no entendía por qué no terminaba de sentirme bien (a pesar de mis “elecciones saludables”): me faltaba energía o me sentía incómoda sin saber por qué, tenía el vientre inflamado, cambiaba de humor y sufría dolor de cabeza, entre otras incomodidades.

Estómago sano, cuerpo sano
No conforme con mi “dieta saludable”, me topé con Hipócrates (padre de la medicina moderna) que sabiamente dijo “todas las enfermedades comienzan en el intestino”, exceptuando las genéticas. Tiene mucha razón, porque en los últimos años, institutos y universidades de prestigio han obtenido pruebas contundentes de que la mayoría de las enfermedades metabólicas empiezan en el intestino; y todo porque las bacterias que viven en nuestro sistema digestivo, que conforman la flora intestinal o microbiota intestinal, son las encargadas de digerir todo lo que comemos y mandarlo bien preparado al resto del cuerpo, empezando por el sistema inmunológico y el nervioso.
Si estás muy estresada o enferma, y además tomas medicamentos, sin saber afectas la flora intestinal y tu digestión es pobre. Si sientes que todo lo que comes te cae pesado, no sientes energía y te enfermas seguido, muy probablemente es un problema de digestión.

Nueva etapa, cuerpo nuevo
En esta nueva etapa de nuestra vida, debemos considerar realizar cambios para iniciar con el pie derecho. Es por eso que te presento algunas recomendaciones para que te sientas bien el día de tu boda y el resto de tu vida.
•Busca cómo controlar el estrés: medita, haz una caminata tranquila, recibe masajes terapéuticos o de alguna otra forma.
•Come tranquilo, dando el tiempo adecuado para disfrutar cada comida y mastica bien cada bocado.
•Incluye alimentos fermentados sin pasteurizar a tu dieta diaria, como chucrut o sauerkraut (repollo fermentado), kimchi y todas las verduras fermentadas que gustes; además, incluye bebidas fermentadas como kombucha y kvass de betabel.
•Disfruta de un té de hierbas, ya sea manzanilla, menta, ortiga, canela, regaliz; elije el que más te guste y te haga sentir bien.
•Toma complementos de enzimas digestivas, también puede ser un buen suplemento probiótico en ayunas.

Agrega un paso cada semana, al final de un mes evalúa tu digestión y cómo te sientes.

Mónica Benítez Alonso
GUT alimentos fermentados, de venta en tiendas naturistas Jung, Botica Verde, La Despensa, Energy
HC por IIN
Estudios de nutrición por la Universidad Iberoamericana
LAE por ITESM CSN

 
 

Edición Impresa

Nuestras Ediciones