Miércoles, 01 Marzo 2017 20:52 Publicado en Valores

 

valores1marzo

El modelaje no es justamente imitación, sino apropiar lo que muchos ya han logrado con éxito, ya sea sus hábitos o técnicas y hacerlas propias, e incluso mejorarlas. Se trata entonces de comenzar a actuar, hablar y ordenar tus pensamientos y tu lenguaje como si ya fueras aquello que tanto deseas ser. A eso se le llama en Programación Neurolingüística: modelaje.

Por ejemplo: si yo admiro a Michelle Obama, no trataré justamente de imitarla y vestirme como ella; esto va más allá, se trata de investigar y ver cuáles son sus rituales diarios; qué es lo que ella hace para ser la gran mujer que es; qué hábitos de lectura y de ejercicio tiene, y qué plan de alimentación realiza.

Analiza tus rituales
Tony Robbins, conocido escritor y conferencista internacional, explica de forma sencilla qué es lo que diferencia a una persona que logra sus objetivos y otra que no. La respuesta es sencilla: son sus hábitos diarios, lo que hacen desde que se levantan hasta que se duermen. Él los llama rituales.
Tú puedes, entonces, investigar los rituales de las personas que más admiras, puede ser alguien cercano a ti o, por qué no, un líder internacional. Se trata de adoptar sus hábitos, como: qué hacen al despertar, cuántas horas invierten en dormir, entrenar y estudiar, y cuáles son sus pasatiempos; e incluso puedes modelar sus posturas al hablar, caminar y dirigirse a las personas. Comienza a hacer tuyos esos mismos rituales o hábitos, adaptados a tu estilo y sin perder tu esencia, claro.
Lo cierto es que sí existen características generales de las cuales podemos hablar en breve y poner en práctica.

Poses de poder
Analiza las posturas, la forma de caminar y de pararse de una persona exitosa; te darás cuenta de que su postura es abierta, pecho extendido y mirada hacia arriba. Cada vez son más los estudios que demuestran que algunas poses del cuerpo influyen en gran medida en obtener mejores resultados. Según Amy Cuddy, autora del libro Presence, pararse o sentarse de forma abierta, es decir con el pecho abierto, es lo que ella llama “pose de poder”, produce cambios significativos e inmediatos en tu química corporal. Después de solo dos minutos en una pose de poder, tus niveles de testosterona incrementan en un 20%, también provoca que tus niveles de cortisol, la hormona del estrés, caigan, lo que te permite manejar mejor las situaciones estresantes.

Nútrete de cosas buenas
Dentro de los hábitos de una persona exitosa también está el cuidar lo que come, este punto no se trata de perder toda tu energía en contar calorías ni tratar de conseguir un cuerpo envidiable, aquí se trata de darle a tu cuerpo los alimentos que lo nutrirán para tener un mejor rendimiento en tu día a día, que le aportarán vitalidad y que te harán pensar mejor.
Opta por lo más natural y menos procesado posible; vuelve a los orígenes de la alimentación humana: animales, granos, semillas, frutas y verduras. Así de simple, si es natural, te nutre; si está pasado por un proceso de industrialización, ya no le sirve tanto a tu cuerpo. Curiosamente, al comenzar a seguir estas simples reglas, tu cuerpo empieza a cambiar para bien, te sentirás más dinámico y rendirás más en tus rutinas diarias.
Pero no solo debes alimentarte bien, también tienes que ejercitar tu cuerpo: corre, camina, nada, baila o inscríbete a un gimnasio, lo que sea, pero ponte en movimiento; la idea es segregar endorfinas, promover la felicidad y disminuir el estrés.

Al nutrirse bien, no solo nos referimos a lo que entra por tu boca, hay que nutrirse también de buena información. ¿Lees?, ¿qué tipo de lecturas lees? Un hábito común de las personas exitosas es el hábito de leer diariamente mínimo media hora. Pero, ojo, lo que lees en redes sociales no cuenta. Que tu lectura esté fundamentada por buenos autores, busca libros buenos y que nutran.

¿Sabías que el cerebro, cuando almacena información, no distingue si son tus palabras o es alguien o algo externo? Él solo almacena lo que escucha, y esos son los recursos que salen de ti cuando lo necesitas. Con esto te quiero decir que también tienes que cuidar bien qué conversaciones tienes con las personas que te rodean. Busca personas que sumen, que estén en movimiento y haz a un lado a los que siempre se están quejando; suena fuerte, pero si quieres avanzar, tienes que hacerlo. Rodéate de los mejores y nútrete de sus experiencias, pero sobre todo: aliméntate de su entusiasmo.


En cuestión de las noticias, dedica solo un par de minutos para ver los hechos relevantes locales y a nivel mundial. No te enganches con los noticieros de la radio cuando manejes, opta mejor por audiolibros o por música con letras inspiracionales o alegres.


Nutre tu alma: un cerebro bien nutrido y un cuerpo ágil y en movimiento se potencian más cuando tu ser interior está bien fortalecido. Medita, ora, agradece y pide a ese ser supremo en el que creas; ten fe en él, pero sobre todo ten fe en ti, dite a ti mismo frases y palabras positivas al despertar, sea lo que sea, te lo mereces… prográmate y ponte en acción.

Acción más que palabras
Las personas de éxito logran sus objetivos porque actúan y son constantes, si fallan en algo, no invierten mucho tiempo lamentándose, simplemente lo vuelven a intentar o enfocan sus energías en un nuevo proyecto. Por lo regular son personas con rituales muy definidos.

Organiza tu agenda, despierta más temprano, ponle acción a tus sueños, comienza poco a poco, pero sea lo que sea en lo que estés trabajando, no des marcha atrás, recuerda que vale más avanzar lento pero seguro, que quedarse atascado y sin progresar.

 

L.C.C. Claudia López Aros es actual Gerente Comercial de Marketing Solutions y cuenta con Certificación Internacional de Programación Neurolingüística

Martes, 31 Enero 2017 18:23 Publicado en Valores

 

valores31enero

Recibimos un nuevo año y con él viene la esperanza de mejorar en distintos ámbitos; tenemos en nuestras manos la oportunidad de aprender de las experiencias vividas. Sin embargo, es común que olvidemos los propósitos al poco tiempo de plantearlos; para cumplir nuestras metas requerimos una voluntad fuerte.


Para muchas mujeres es un reto atender el hogar y trabajar. Ser mamá, esposa y profesionista, simultáneamente, es una gran responsabilidad, pero es muy satisfactorio lograr el equilibrio entre esos ámbitos.
Algunas prácticas que pueden ayudarte a mantener el equilibrio:

•Aprovecha el tiempo al máximo
En caso de tener tiempo libre en tu trabajo, adelanta actividades del día siguiente. Deja el trabajo para el horario destinado a ello y concéntrate en tu familia cuando estés en casa. Así mismo, haz que tus hijos se duerman temprano y aprovecha ese tiempo para realizar las actividades del hogar.

•Lo que no se planifica, difícilmente se logra
Organiza tus labores domésticas por día y hora. Agenda un tiempo personal para consentirte. En el trabajo, planifica tus tareas y evita postergar actividades para que estas no se acumulen y te causen estrés.

•Mejora la comunicación
Date el tiempo de conversar con tu esposo y con tus hijos de manera individual. La parte activa de la comunicación es la escucha. Practica esta técnica en el trabajo y notarás una mejora en la comunicación.

•Establece rutinas
Es necesario fijar actividades para los hijos y respetar la secuencia diariamente: comer, quitarse uniformes, hacer tareas, deporte, bañarse, cenar y descansar.

•No te preocupes, ocúpate
Cada etapa de nuestros hijos requiere una atención especial; investiga, lee, asesórate y contribuye en su desarrollo adecuadamente.

•Agrega valor a tu vida
Invierte tiempo recreativo en familia: presten servicio social, ayuden en la comunidad, visiten familiares y tengan detalles de afecto con ellos. Lee libros relacionados con tu profesión, lecturas de familia o crianza de los hijos.

•Pide ayuda
Involucra a tu familia en las tareas del hogar y haz una lista con actividades acorde a la edad de tus hijos. Ten claridad de los objetivos en el trabajo, cuestiona y acércate a las personas que te aconsejen crecer.

•No trates de cumplir con todo
Prioriza los eventos sociales, no te sientas comprometida a asistir a todo lo que se te invita.

•Cuida tu relación
Pasa tiempo con tu esposo y diviértanse sin la presencia de los niños. Fijen un día a la semana para hacer algo solos: caminar, salir a cenar, comprar un helado, jugar boliche, tomar una copa de vino en casa o simplemente conversar.

Te deseo un 2017 lleno de éxito.

Zaira Carolina Córdova
Coach ejecutiva, educativa y familiar
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Tel. (662) 203 1458

Lunes, 23 Enero 2017 18:11 Publicado en Valores

 

valores23enero

Ni cómo empezar a escribir sobre cómo debemos vivir, cuando todos sabemos que esta es la única oportunidad que tenemos para crear historias. Esto me recuerda cuando en mi niñez hacía figuras con plastilina; era fascinante crear árboles, helados, peces o cualquier objeto que naciera en mi mente y se moldeara en mis manos. Trataba de hacerlo lo mejor posible y podía pasar horas haciendo y deshaciendo para crear aquello que me hacía feliz. Sin embargo, en la vida real no tenemos el privilegio de repetir cada instante para hacerlo de una mejor manera.

El inicio es hoy
¿Por dónde empezar? El inicio está en definir qué queremos para entonces comenzar una excitante aventura para lograrlo. Un punto muy importante es definir con lujo de detalle lo que queremos y cómo lo queremos.

•Querer una casa es una idea muy general; tienes que definir qué casa quieres, debes pensar en el tamaño, el color, la decoración y, si es posible, necesitas plasmarla en papel. Implementa este mismo ejemplo en todas las áreas de tu vida: familia, economía, negocios y trabajo, entre otros.
El cómo funciona esto te lo podría explicar dentro del plano espiritual, donde sabemos que Dios es todopoderoso y que la fe mueve montañas. Si te lo explico dentro de lo que la ciencia dice, sabemos que el subconsciente forma una parte importantísima en nuestra mente para lograr lo que queremos, y si te lo explico con base en la famosa ley de la atracción, sabemos que somos energía y atraemos. El caso es que, creas en lo que creas, esto sucede porque la vida le abre las puertas a las personas que pisan con firmeza y saben hacia dónde van.

3 puntos en los que debemos trabajar en nuestro proyecto de vida: • Definir qué queremos
• Crear un plan de acción
• Realizar el plan

El que hace, puede
Hay una línea muy delgada entre querer y hacer, entre ver el desfile y desfilar; estoy totalmente en contra de lo que comúnmente se dice “el que quiere, puede”, ya que querer no es sinónimo de poder. Solo podremos llegar si hacemos algo para lograrlo.

Quienes hemos avanzado en algunas décadas de la vida sabemos que nada es fácil, todo duele y cuesta, pero todo, absolutamente todo, vale la pena. Accionar sobre lo que queremos es lo correcto para lograr lo que anhelamos y para vivir en bienestar dentro del plano de la felicidad deseada.

Haz todo cuanto puedas para ser feliz y hazlo dentro del plano del amor y del agradecimiento, porque amando y agradeciendo encuentras puertas que nada ni nadie te podrá cerrar. Nunca olvides que si hoy abres los ojos y respiras, es porque te han regalado la oportunidad de crear esa vida que tienes en la mente y que tanto te mereces.

Vive y hazlo bien, porque la vida es un hermoso espectáculo que solo se presentará una sola vez.

Esmeralda Cambuston
Coach de vida y Capacitador en Desarrollo Humano
Reg. STPS: CACE720915C81-0005 / Coach: 000370
Tel. (662) 301 6829 y Cel. (662) 128 3201
www.esmeraldacambuston.com

 
 

Edición Impresa

Nuestras Ediciones