Viernes, 19 Julio 2013 17:18 Publicado en Valores

 

valores19julio

Cynthia Rojas
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Cumplir una promesa siempre implica compromiso y, por lo general, siempre sacrificios. Esta historia no es tan diferente a las demás, de hecho pienso que es más común de lo que creemos

 

Yo no dije la frase “sí acepto” frente al altar, con un sacerdote enfrente de nosotros. Dije “sí acepto decirte adiós”, se lo dije a él, pero no para él, lo hice más bien por mí. No fue necesario que todos lo escucharan y menos hubo una fiesta por este motivo.

Al leer lo anterior, estoy segura de que muchos pensarán que mi historia no tuvo un final feliz; difiero de eso al menos en lo que a mí respecta.

Ahora creo con mayor certeza que hacer una promesa de matrimonio frente a Dios es una decisión muy valiente, que cuando hay un gran amor de por medio entre la pareja, resulta fácil aceptarla sin pensar. Pero hacer la promesa de dejar ir lo que amas o crees amar, resulta mucho más difícil y requiere de más valor, porque la situación definitivamente no está en un contexto meramente alegre, si no todo lo contrario.

El proceso de decir adiós es lento y difícil, más aún cuando hay cariño de por medio. No resulta sencillo abandonar una parte de ti, algo que te llevó tiempo construir, que en su momento te hizo feliz y que ha echado raíces en tu vida.

Tal vez esta sea la razón por la que muchas parejas siguen unidas basándose en un recuerdo de sentimientos, en algo que los hace permanecer juntos y que va más allá el verdadero amor.

“No cabe duda que es verdad que la costumbre, es más fuerte que el amor…” Esta es una frase popular y que cantamos muchas veces convencidos que es cierta. Yo me rehúso a creer que la costumbre sea la causante de que tantas parejas se mantengan unidas por ahora, si finalmente acabarán separándose. Se confunde la costumbre con el miedo, el temor paraliza y te condena a la infelicidad.
El amor es más fuerte que todo; Une, pero el amor también separa. Los finales felices en las parejas los propicia el amor, por amor permaneces ahí, pero por amor también puedes alejarte y tener un feliz final.
¿Cómo puedes hablar de amar a alguien y decirle adiós? No se trata solamente de amar a alguien, cuando las cosas ya no funcionan bien, llega el tiempo de analizar que ese alguien a quien de verdad amas y por quien debes decir adiós, eres tú.

Las despedidas son tristes, dejan un vacío que nunca podrá llenarse con algo más, no habrá sustitutos, habrá nuevas experiencias, nuevos sentimientos, nuevos amores, pero el recuerdo nunca se borra del corazón, quien crea lo contrario está tristemente equivocado.

Por todo lo anterior cuando uno decide decir adiós libremente u obligado por la situación, lo mejor es retirarse dignamente, seguros de que fue lo mejor, no importa quién tome la decisión inicial, ni en que circunstancias haya sido, no hay que temer a lo que vendrá, porque seguramente lo que vendrá será bueno, nunca igual, porque si actúas con inteligencia y responsabilidad de las experiencias se aprende y se mejora.

El camino es largo y doloroso, pero vale la pena seguirlo hasta el final, vas a tropezar y caer algunas veces más, seguramente habrá más heridas, pero cuando caigas, si duele llora. Tómate el tiempo necesario (nunca más de lo debido) para reponer fuerzas, observa la piedra que te hizo tropezar, apártala de tu camino, limpia el terreno, levántate, respira y sigue caminando con más fuerza más valor y sobre todo con una excelente actitud.

“No llores por que terminó, sonríe por qué sucedió” Gabriel García Márquez

Esta historia puede tener parecido con la realidad y su principal objetivo es motivar a aquellos que quieren alejarse y no saben cómo hacerlo, a quienes tienen miedo de lo que venga después, pero sobre a todo a los que después de una despedida creen que no podrán seguir. La fuerza y el valor se sacan, cuando ser fuerte y ser valiente es la única opción.

 

Miércoles, 17 Julio 2013 17:40 Publicado en Valores

 

valores17julio

Carlos Martín Vidal Ornelas
http://www.grupoorvi.mx

En mayor o menor medida, todos disfrutamos de la música, algunos la bailan, otros la interpretan y otros disfrutan simplemente de escucharla mientras se relajan o realizan alguna otra tarea pero en general, todos la disfrutamos.
¿Imaginas lo aburrido que sería un mundo sin música?
Pero los beneficios de la música van más allá que solamente el entretenimiento. Podemos comenzar a ampliar esta afirmación por el sólo hecho de que estamos hablando de uno de los tipos de arte más reconocidos y el arte por definición se trata de expresión, por lo tanto, la música es una manera de compartir sentimientos, estados de ánimo o pensamientos.

De esto se desprende un beneficio más. Al tratarse de una manera de expresión, conocer a fondo las letras de las canciones, podría ser una manera de poesía y si vamos más allá de sólo leerlas sino además las comprendemos, se pueden desarrollar nuestras habilidades interpretativas.
En el caso de los niños, aprender a tocar instrumentos es también una gran ayuda en su desarrollo. En el caso de los niños pequeños, aprender las bases de los ritmos, les ayuda enormemente en su desarrollo motriz y su expresión corporal.

Otra habilidad que se desarrolla con el aprendizaje musical, es el del razonamiento matemático, ¿por qué? Por definición, la música es un conjunto de sonidos y silencios, sin embargo, la composición y estructuración de canciones va mucho más profundo que eso, en realidad, hay una serie de reglas, que a pesar de ser relativamente sencillas, están basadas en un uso frecuente de las matemáticas, un ejemplo de esto son las escalas musicales.

Aprender a crear música, requiere de dedicación, pero sobre todo de atención, que es otra de las habilidades que se fortalecen en los niños que se les inculca una cultura musical desde temprana edad y esto es visible además en muchos aspectos de sus vidas.

Pero lo más importante, es que desarrolla el sentido de la creatividad, no solamente en la manera en la que se expresan las personas que saben música, sino en la solución de problemas cotidianos también. Como muchos sabemos, el cerebro está dividido en dos hemisferios, el derecho, en el cuál se controlan habilidades como los sueños, la creatividad el pensamiento global, etc. y el izquierdo, que gobierna las habilidades como la lógica, el razonamiento, etc. Podríamos pensar que la música está ligada estrechamente con el lado derecho del cerebro, sin embargo, cómo comentábamos antes, ésta se crea a partir de reglas basadas en las matemáticas, por lo tanto el lado izquierdo del cerebro también es muy utilizado al momento de interpretar o analizar la música, generando un proceso de sinergia entre ambos hemisferios cerebrales que resulta en la mejora de las habilidades cognitivas, eleva el nivel de creatividad y ayuda en la consolidación del pensamiento inteligente.

Por estas razones y más, la música es uno de los compañeros más longevos del ser humano y lo seguirá siendo por mucho tiempo, así que no queda más que desear ¡Que disfrute de una buena canción!

 

Miércoles, 26 Junio 2013 17:05 Publicado en Valores

 

valores26junio

 

Laura Bustamante
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Estamos donde están nuestros pensamientos, por lo que debemos asegurarnos que nuestros pensamientos estén allí donde deseamos estar.

El estado de ánimo que tienes en este momento depende de los pensamientos que se encuentran en tu mente. Si cambias estos pensamientos y empiezas a pensar en algo diferente, es muy seguro que también cambiará tu humor.
Ahora tienes una fórmula sencilla. Cuando te sientas molesta, piensa en algo agradable. Inmediatamente esa molestia se esfumará. Por ejemplo, imagina que estás preocupada por la salud de un ser querido. Ahora cambia tus pensamientos hacia el trabajo que tienes que terminar en la oficina o sobre las diferentes juntas y citas que tendrás el día de mañana. Los pensamientos de preocupación tendrán que irse de inmediato ya que tu mente no puede pensar en tantas cosas a la vez. De esta manera, es imposible preocuparte por algo a menos que empieces a pensar en ello.

El distraer tu mente hacia algo más placentero y entretenido hará que dejes de preocuparte por aquello que te resta tranquilidad. Por ejemplo, escucha buena música y canciones melodiosas; puedes leer un buen libro y quedar absorta en él. Puedes ver un divertido programa de televisión o solamente salir a respirar aire fresco, o también puedes platicar con una buena amiga que se encuentre cerca.
Recuerda siempre que tu mente puede ser tu mejor aliada o tu peor enemiga, es tu elección.

Laura Bustamante es Coach Certificado por la International Coach Federation

 


Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 
 

Edición Impresa

Nuestras Ediciones