Valores

Valores (125)

Lunes, 27 Noviembre 2017 20:59

El origen de la Navidad

 

valores29noviembre

En su misión de predicar universalmente las enseñanzas de Jesús de Nazaret, la Iglesia Católica ha querido dedicar un tiempo a profundizar, contemplar y asimilar el misterio de la encarnación del Hijo de Dios; a ese tiempo lo conocemos hoy en día como la Navidad, la cual se encuadra cerca de la antigua fiesta judía de las luces. Buscando dar un sentido cristiano a las celebraciones paganas del solsticio de invierno, la Iglesia aprovechó ese preciso momento para celebrar la Navidad.

Los orígenes de las fiestas decembrinas
Las Saturnalias (fiestas en honor a Saturno) se celebraban entre los días 17 y 23 de diciembre, mientras que las posteriores fiestas de los obispillos, el Bisbetó de Montserrat, la fiesta del Rollo y las fiestas del obispo de los locos solían celebrarse entre los días 6 y 28 de diciembre. Por tanto, es altamente plausible que los Papas hubieran elegido el 25 de diciembre para conmemorar el nacimiento de Jesús con el fin de que los fieles cristianos se apartaran de las celebraciones paganas del solsticio de invierno. Así pues, la Navidad comenzó a ocupar el lugar que todavía llenaban las celebraciones paganas propias del invierno romano.

Reinando Constantino el Grande, la Iglesia Católica propuso que en 25 de diciembre se celebrara el nacimiento de Jesús, dada la coincidencia con la celebración romana del “Sol Invictus” (“Sol Invencible”), propuesta que no estuvo exenta de retrataciones: si bien es cierto que en el año 345 d. C., el día 25 era ya la fiesta de Navidad en Occidente, en Oriente solía celebrarse el 6 de enero. Fue la influencia de San Juan Crisóstomo y de San Gregorio Nacianceno, que se optó por adoptar el 25 de diciembre como la fecha fija para celebrar la Navidad.

¿Y Santa Claus?
Es bien sabido que Santa Claus fue San Nicolás, obispo de Mira, Licia, en el siglo IV. A San Nicolás se le han aplicado numerosas leyendas que lo presentan como taumaturgo, resucitador de niños y dotador de vírgenes, las cuales han contribuido a concebir a San Nicolás como lo que hoy conocemos como Santa Claus: personaje de barba blanca, vestido de rojo y portador de capucha. Una de estas leyendas cuenta que una noche en la que San Nicolás transportaba tres bolsas de oro hasta las tres hijas de un mercader arruinado que intentaba prostituirlas para salir de la quiebra, una de las bolsas cayó dentro de los calcetines que colgaban de la chimenea; de ahí la tradición de colgar calcetines en la espera de los regalos. La historia cuenta que San Nicolás arrojó las limosnas discretamente por una ventana para librar de la deshonra a las tres doncellas.

Sea como fuere, las representaciones de San Nicolás más adecuadas se encuentran en el Mediterráneo: habiendo sustituido las fiestas y creencias populares sobre Poseidón, a San Nicolás se le pinta con ornamentos episcopales, y sus atributos son las tres bolsas de oro con las que libró de la prostitución a las tres doncellas, los tres niños resucitados y un ancla, símbolo que representa a San Nicolás como protector de los hombres de mar, pues estando en Palestina se dice que calmó una enorme tempestad.

Diego Espinoza Bustamante
Licenciado en filosofía por la Universidad Panamericana. Actualmente trabaja como adjunto de rectoría de la Universidad Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Lunes, 27 Noviembre 2017 20:08

Apoyando a quien lo necesita

 

valores28noviembre

El concepto de compasión se relaciona directamente con la empatía y el altruismo. La empatía es la capacidad de sentir las emociones de otra persona y el altruismo es llevar a cabo una acción que beneficia a otro. Esta última puede ir o no acompañada de empatía o compasión. La suma de empatía y altruismo es igual a compasión, definida como la respuesta emocional al percibir el sufrimiento y el deseo auténtico de ayudar.

Científicos han investigado durante décadas el origen de la compasión, la idea central es conocer si la compasión es natural o aprendida. Dacher Keltner en la Universidad de California ha acuñado el concepto de “instinto compasivo”, refiriéndose a la compasión como una respuesta natural y automática que ha garantizado nuestra supervivencia.

Y es que conectarnos con otros de una manera significativa nos ayuda a disfrutar de una salud física, mental y emocional, además de acelerar el proceso de recuperación de la enfermedad, según la investigación del líder de psicología positiva, William James Fellow Ed Diener, y del pionero de la psicología de la felicidad James Mckeen Cattell Fellow.

Las personas compasivas viven en el aquí y el ahora, su nivel de conciencia les permite ver más allá de lo ordinario y lo cotidiano, no caen en la rutina vivencial, es decir, son conscientes de las necesidades del prójimo en todo momento y en todo lugar.

Ayudando te ayudas a ti mismo
La compasión es el antídoto ideal para reducir los niveles de estrés y aumentar los niveles de felicidad. Un estudio realizado por la Universidad de Carolina del Norte evaluó los niveles de inflamación celular en las personas que se describen como “felices”. La inflamación está en la raíz del cáncer y enfermedades, y generalmente se presenta esta inflamación en personas que viven bajo mucho estrés.

Sustentándome en el resultado de la investigación que asegura que “todo ser humano está dotado de instinto compasivo”, te invito a conectarte con tu raíz; te invito a despertar, a ver más allá de tu mirada, a integrar la compasión en tu modo de vida, a no escudarte en pretextos que justifiquen la falta de toma de responsabilidades. Reestructura tus ideas, desarrolla la capacidad de hacer de este mundo un mundo más feliz, contagia actitudes compasivas y da sin esperar recibir nada más que la satisfacción de trabajar en tu mejor versión.

Lic. Paulina Pimentel Dessens
Psicoterapeuta
Tel. (662) 189 3646
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Lunes, 27 Noviembre 2017 18:51

Empresas con espíritu navideño

 

valores27noviembre

Se acerca la Navidad, una de las épocas más hermosas e importantes del año para quienes somos cristianos. Es tiempo de perdón, reconciliación y de compartir tiempo en armonía con nuestros seres queridos. Pareciera que las casas y las calles se iluminan con luces multicolores en señal de la alegría que experimentan nuestros corazones con la conmemoración del nacimiento del niño Jesús.

Llevar el espíritu de la Navidad a nuestras empresas, pareciera no ser una tarea fácil, sobre todo cuando compartimos diferentes creencias religiosas. A continuación, te sugiero algunas ideas que puedes hacer en tu empresa para contagiar esa sensación de alegría, siempre respetando las ideologías de cada una de las personas que forman parte de la empresa. Además, te ayudarán a estrechar más los lazos entre los compañeros y fomentar un ambiente de cordialidad y armonía.

Decoren
Decora el área principal de tu oficina con elementos alusivos a la Navidad. No tienes que invertir mucho, puede ser una corona, un árbol pequeño, una guirnalda en la puerta, etc. De preferencia que todos los integrantes de la empresa participen con una mínima actividad en la decoración.

Diviértanse
Promueve un juego durante esta época e invita a todos a participar. Te recomiendo no forzar la participación, se trata de que sea voluntario. En nuestra empresa realizamos cada año el juego del “amigo secreto” y durante 15 días colocamos secretamente en una caja, bellamente adornada, regalos con valor simbólico para nuestro amigo secreto.

Realicen una cena navideña
Lo más recomendable es que sea fuera de la oficina, pero si no lo tenías contemplado en tu presupuesto, puedes realizar algo sencillo dentro de tus instalaciones y que cada integrante lleve algún platillo para compartir con los demás. Aprovecha este momento para agradecer y reconocer el trabajo que como equipo realizaron durante el año.

Agradezcan a sus clientes
Elabora tarjetas de agradecimiento y buenos deseos para tus clientes. Estas pueden ser enviadas por medios digitales, aunque personalmente creo que se valora más si nos tomamos el tiempo de llevarlas en persona.

Te deseo una muy feliz Navidad y próspero Año Nuevo.

Laura Elena Bustamante Córdova
Maestría en Dirección de Empresas con Orientación en Desarrollo del Talento y es Coach Certificado por la International Coach Federation.
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Lunes, 30 Octubre 2017 21:28

Medidas preventivas de construcción

 

valores30octubre

En menos de quince días, nuestro país fue sacudido por dos sismos que a su paso dejaron graves consecuencias. Entre estas, resalto la destrucción de bastantes edificios, que tras el desastre quedaron reducidos a una pila de escombros. Si bien este tipo de problemas parece estar muy alejado de nosotros, que vivimos lejos de las zonas afectadas, la realidad es otra.

Según el Servicio Sismológico Nacional (SSN), Sonora es susceptible de sufrir eventos sísmicos gracias a nuestra cercanía con la falla de San Andrés. No estamos libres de peligro, sin embargo, algo podemos hacer. Es importante ser precavidos y tomar las medidas necesarias para asegurar nuestro bienestar y el de nuestra familia.

Las construcciones
Toda construcción puede sufrir daños y deterioros que afecten su estabilidad. Casas, escuelas, centros comerciales, hospitales y todo tipo de edificios pueden verse afectados por fenómenos naturales, pero en la mayoría de los casos, la receta para el desastre yace en la negligencia humana. El uso inadecuado de materiales, la falta de mantenimiento, la construcción sin asesoría y/o supervisión de un especialista son todas decisiones que traen consigo consecuencias muy graves. Una construcción adecuada para el uso que se le dará y las condiciones ambientales de su ubicación, así como un mantenimiento eficaz de la misma garantizan un techo seguro.

Medidas preventivas
Conoce los elementos estructurales y no estructurales de tu hogar. Los primeros son aquellos elementos que conforman la base de la construcción, mientras que los segundos se encargan de aspectos como la distribución de espacios dentro de esta. Si tienes dudas con respecto a la seguridad de la estructura de tu casa, consulta con un perito, arquitecto o ingeniero civil que te oriente, revise tu hogar y pueda decir si es necesario hacer modificaciones. Asimismo, antes de comprar o construir una casa, es una buena idea ponerse en contacto con un DRO (Director Responsable de Obra) o un CSE (Corresponsable en Seguridad Estructural) que revise estos elementos y dé el visto bueno.

¿Cuándo llamar a un especialista?
Debes prestar constante atención a la construcción de tu hogar para notar cuando algo no es normal. Es posible realizar un estudio preliminar por cuenta propia y decidir si es necesario llamar a un especialista. Por ejemplo, la aparición de una grieta es señal básica de que algo no está bien. Si es pequeña (menor a 2 cm de ancho) y no deja ver el material debajo del yeso, es solo un daño superficial. No dejes pasar por alto la aparición de grietas de 45 grados, ya que estas suelen ser indicación de una falla estructural y debes contactar a un especialista. Asimismo, una variación visible en el nivel o verticalidad de los muros es señal de hundimiento y también puede significar un riesgo para la construcción.

Arq. Rubén Antonio Ramírez Reyes
Docente en Arquitectura en Universidad de Sonora.
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Viernes, 27 Octubre 2017 19:51

En busca del placer del tiempo libre

 

valores28octubre

El mundo en que vivimos (compulsivo, urgente e inundado por el tiempo) a veces nos aleja inadvertidamente de las fuentes más hermosas y sencillas de gozo. Es común culpar al trabajo, la vida moderna o las nuevas tecnologías por nuestra frecuente insatisfacción, pero estos son solamente un síntoma de algo más, de la ausencia de una capacidad fácilmente recuperable, tan simple como hermosa.

Para el escritor Hermann Hesse (1877-1962), la premura, la necesidad de estar ocupados y de vivir en un estado de productividad compulsiva, de hacer, en vez de simplemente ser, son el drama crucial de la existencia moderna. Pero Hesse tiene una respuesta que implica un entendimiento y/o dimensión superior, capaz de modificar nuestra relación con el mundo.

“Mucha gente vive hoy en un estupor aburrido y falto de amor… Pero el atribuir una enorme importancia a cada hora y cada minuto, la prisa como el objetivo último de la vida es, sin duda, el enemigo más peligroso de la felicidad”.

La búsqueda de la felicidad
Qué demoledor es sentir ese vacío en la vida y dejar que esta se vaya como el agua que corre por las manos, esperando que pase algo que nos ofrezca placer. La compulsión de buscar el placer solamente genera más insatisfacción, una que paradójicamente tiene que ser saciada constantemente, lo cual es una verdadera amenaza para nuestra salud mental y espiritual.

De manera simple, Hermann Hesse nos plantea un ejercicio: ¿qué pasaría si un hombre acostumbrado a ver exhibiciones de arte enteras, llenas de espectaculares piezas artísticas, pasara una hora o más observando una sola obra maestra y decidiera “contentarse con eso por el día”? Sin duda, acierta Hesse, ese hombre aprendería algo de ello.

La voracidad de tenerlo todo y el control sobre ello hace que la persona sea incapaz de disfrutar las pequeñeces sencillas que realmente le dan valor y sentido a nuestra vida. Totalmente de acuerdo con Hesse, la vida acelerada y el sinsentido es el verdadero veneno para una vida placentera.

Placer en la moderación
Finalmente, la habilidad de disfrutar los pequeños placeres de la vida está íntimamente conectada con el hábito de la moderación, una capacidad que originalmente todos tenemos pero que ha sido disminuida por el torbellino de la vida moderna. Esa moderación es la clave traducida como fuente de amor, alegría y poesía en nuestras atareadas vidas. Aprender a disfrutar en pequeñas dosis placenteras permite una sensación más duradera de plenitud y satisfacción.

Pon atención y pasarás el resto del día con una satisfacción reminiscente y un sentimiento de conexión con la naturaleza. Gradualmente y sin esfuerzo, el ojo se entrena a sí mismo para poder transmitir numerosos y pequeños placeres, contemplar la naturaleza y las calles de la ciudad, apreciar la inagotable diversión de la vida cotidiana.

Psic. Dr. Sergio Oliver Burruel
Asociación Sonorense de Psicología Aplicada
Universidad de Sonora.
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Viernes, 27 Octubre 2017 17:05

Delegar o no delegar

 

valores27octubre

Dirigir implica trabajar junto a otras personas para obtener juntos un resultado específico. Se trata de coordinar medios y acciones hacia un fin concreto, por lo tanto, dirigir implica delegar. En ocasiones, la delegación resulta incompleta e ineficaz. Solemos creer que sabemos hacer todo a la perfección y desconfiamos de las aptitudes de los demás, pero la época del “patrón” que lo abarca todo ya pasó.

Un buen dirigente otorga responsabilidades a los miembros del equipo y solo utiliza su autoridad cuando es estrictamente necesario. El líder debe tener claros tanto los objetivos a alcanzar como los medios para lograrlo; tiene que poner en orden las prioridades y señalar lo más importante. Su función no consiste en trabajar como diez, sino lograr que todos trabajen juntos. Si el jefe trabaja de más, se agota en la actividad operativa y pierde la objetividad necesaria para determinar prioridades.

Decisiones y acciones
Parece que no, pero delegar es una actividad difícil de llevar a la práctica. El líder debe tener una visión panorámica de las distintas actividades que deben llevarse a cabo para obtener un mismo fin. Para esto, debe desprenderse del control de dichas actividades y entregar parte de las responsabilidades a otras personas. Solo así, confiando en las capacidades de los demás, podrá realizar aquel trabajo que solo él puede hacer, como:
•Fijar los objetivos y encontrar los medios necesarios para conseguirlos.
•Pensar en el futuro y preparar estrategias.
•Descargar la gestión en sus colaboradores.
•Dar confianza a los ejecutantes que saben que encontrarán su ayuda si la necesitan.

Existen jefes que se creen capaces de hacerlo todo; piensan que son los únicos que pueden acertar. Asimismo, muchos dirigentes dicen ser partidarios de la delegación, pero pocos están dispuestos a delegar su propio poder, y suelen encerrarse en un círculo vicioso: no delegan porque nadie puede hacer su trabajo, y nadie sabe cómo hacerlo porque no se les ha dado la oportunidad de aprender.

Una característica de la delegación es que el líder proporciona a cada mando los medios para actuar: materiales, presupuesto, personal y la autoridad necesaria para coordinar, la posibilidad de que cada mando imagine la actuación que lo llevará al resultado apetecido, y el poder de decisión. Los mandos deberán abstenerse de pedir la intervención del director.

Una delegación eficaz exige:
•Precisar cuáles son las atribuciones y responsabilidades delegadas para conseguir los objetivos.
•Definir de antemano los criterios con los que debe cumplir la calidad del trabajo.
•Hacer saber al delegado las consecuencias que puedan tener las decisiones que tome dentro del ámbito de su competencia.
•No intervenir salvo en casos excepcionales.
•Aplicarla paulatinamente para no perturbar la marcha normal de la empresa.
•Seguirla en toda la empresa y practicarla con todas sus consecuencias.
•Mantener la actividad delegada bajo control preciso y claro.

Lic. Luis Ariel Encinas Becerra
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Director de ICAMI Sonora, Centro de Formación y Perfeccionamiento Directivo para el Estado de Sonora.

Miércoles, 25 Octubre 2017 19:42

La primera mujer en la medicina

 

valores25octubre

Uno de los episodios de falsa identidad más apantallantes de la historia sucedió en el campo de la medicina y fue llevado a cabo por una mujer: Margaret Ann Bulkley. Esta mujer cambió su identidad a la de James Barry, afamado médico británico, especializado en cirugía y perteneciente al cuerpo médico del Ejército Británico. Sus métodos pioneros en higiene y prevención le permitieron la consecución de grandes éxitos profesionales; por ejemplo, el nombramiento de inspector médico colonial. Una de sus múltiples hazañas médicas fue la realización de las primeras cesáreas exitosas de la historia de la humanidad. Sirvió en Sudáfrica, Inglaterra, Malta, Corfú, Crimea, Jamaica y Canadá. En su entierro en el barrio de Marylebone de Londres, se descubrió que el aclamado doctor James Barry era, en realidad, mujer.

Mientras la impostura de Margaret se descubría, al otro lado del Atlántico se creaba la primera escuela médica para mujeres. La voz principal de esta gesta fue otra mujer inglesa: Elizabeth Blackwell, quien es reconocida por ser la primera mujer en haber recibido el título de medicina.

Una vida de servicio
Elizabeth Blackwell nació el 3 de febrero de 1821 en la ciudad de Bristol, situada al suroeste de Inglaterra. Por motivos familiares, se trasladó a Estados Unidos, país donde estudió y ejerció su profesión médica. Fue en el año de 1847 que la joven Elizabeth logró acceder al Geneve Medical College, en la ciudad de Nueva York, después de haber sufrido rechazo por diez universidades en su proceso de aplicación, pues en esos momentos la medicina era una profesión negada para las mujeres. Se cuenta que el enrolamiento en el Geneve Medical College se debió a que cuando se les preguntó a los estudiantes varones si querían que Elizabeth entrara al college, estos contestaron afirmativamente, creyendo que se trataba de una broma. En enero de 1849, Elizabeth se graduó como la primera de su clase.

Las contrariedades no impidieron a Elizabeth y a su hermana Emily fundar una escuela de enfermería para mujeres, institución que se hizo famosa por el estallido de la Guerra Civil de Estados Unidos. Además de esto, Elizabeth escribió tratados para difundir entre la población femenina, los cuales brindaban consejos y recomendaciones para el mejoramiento de la salud y la higiene de la mujer. En 1859, Elizabeth fue la primera mujer incorporada al Registro de Médicos de Gran Bretaña. Ejerció la cátedra de ginecología y dio conferencias a los obreros de Londres. Combinó la práctica médica con su cruzada moral contra la prostitución y a favor de la educación sexual de los jóvenes. En 1868, se unió a la Escuela de Medicina para mujeres, donde tuvo como colaboradora a Rebecca J. Cole, la segunda mujer de color que se graduó en medicina en 1867.

Poco a poco se fue alejando de la vida pública, hasta que el 31 de mayo de 1910 murió a causa de un derrame cerebral, en su casa de Hastings, Sussex, en Inglaterra, a la edad de 89 años.

Diego Espinoza Bustamante
Licenciado en filosofía por la Universidad Panamericana.
Actualmente trabaja como adjunto de rectoría de la Universidad Panamericana.

Martes, 03 Octubre 2017 17:13

¿Listos para los resultados?

 

valores3octubre

El galardonado será solo uno entre una lista de doscientos autores sujetos a escrutinio por la academia sueca, de la cual se van eliminando uno a uno hasta llegar a una lista de cinco nominados. Según el procedimiento antes de la reunión plenaria, los 18 miembros vitalicios tienen que leer la obra de los autores finalistas, de preferencia en su idioma nativo.

Selección de ganador
A pesar de ser un proceso de selección riguroso, siempre hubo y habrá voces que no estén de acuerdo con la decisión de los académicos, lo cual es digno de respeto, ya que la pluralidad enriquece y ayuda a crecer tanto a personas como a instituciones, es decir, a evolucionar. Sin embargo, como ya había comentado en un anterior artículo sobre el tema, la academia lo tiene muy claro, no premian a “el mejor” sino a “uno muy bueno” y punto.

Al respecto cito lo siguiente “Gabriel García Márquez, quien escribió más de una vez de los entresijos del galardón contó que un amigo soviético le dijo una vez que ‘el premio nobel es bueno cuando se lo conceden a un autor que nos gusta y malo cuando sucede lo contrario’. Esto que parece de Perogrullo es algo que cada uno de nosotros sentimos cuando escuchamos el nombre del ganador” (el país.com).

Críticas a los premios
Entiendo que en el ánimo de algunos autores, apostadores y casas editoriales lleguen a molestarse por no verse favorecidos, pero que el gran público lector llegue al enojo y hasta a maldecir, como me ha tocado leer en algunos foros de importantes diarios de habla hispana, por no ver al autor de sus preferencias como el elegido pues me hace dudar de si realmente son lectores auténticos, y es que como expresó el Nobel de literatura Mario Vargas Llosa en su investidura como Doctor Honoris Causa por la Universidad de Burgos: “Nada es tan útil para una sociedad que quiere ser libre como estar impregnada de buena literatura. Un arte que favorece la formación de ciudadanos quizás no más felices pero si mejor informados y con un espíritu crítico”.

“Nos hace ciudadanos más conscientes de lo que significa para una sociedad la justicia y la injusticia, la verdad y la mentira, la dicha y la infelicidad”, aseguró el autor de La fiesta del chivo (www.eluniversal.com.mx). Y claro que vivir un espíritu crítico, así sea contra la elección del Nobel de Literatura, tiene todo el legítimo derecho de cuestionar, pero con categoría, con argumentaciones que ciertamente enriquecen nuestros horizontes y pueden ayudarnos a crecer.

Dejarnos sorprender es una buena actitud cuando estamos por leer un buen libro y si nos gustó ¡Aleluya! ¡Nos ha atrapado y nosotros a él! Así también me imagino la actitud ante la elección del premio nobel de literatura 2017, ya que es una celebración para disfrutar, conocer y aprender.

¿Quieres conocer la lista de posibles candidatos de la Casa de apuestas Ladbrokes al 17 de septiembre de 2017?
• Ngũgĩ wa Thiong'o —— 4/1 Keniata
• Haruki Murakami ——— 5/1 Japonés
• Margaret Atwood ——— 6/1 Canadiense
• Amos Oz —————— 10/1 Israelí
• Claudio Maquis ——— 10/1 Italiano
• Javier Marías ———— 10/1 Español
• Adunis ——————— 12/1 Sirio
• Don Delillo ————— 14/1 Estadounidense
• Yan Lianke ————— 14/1 Chino
• Ko Un ———————— 16/1 Coreano

Y ya para finalizar, quizá te preguntarás, estimado lector, ¿quién es ese tal Ngũgĩ wa Thiong'o que está en el primer lugar de la lista? y ¿quiénes son los autores presentes en esta lista? De verdad, esta es una oportunidad de oro para calentar motores previo a la premiación como buenos lectores que somos o que queremos llegar a ser y regalarnos un enfoque de apertura a la diversidad tan maravillosa de nuestra humanidad.

Efrén Díaz Cubillas
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Lunes, 04 Septiembre 2017 21:28

La importancia de cuidar el alma

 

valores4septiembre

“Cuentan por ahí sobre una hermosa estatua que dejó de ser visitada por su escultor. Pasaron días y noches, vientos y tormentas, y la estatua continuaba ahí, en espera de ser cuidada y retocada. Debido a las grandes tempestades que vivía, su silueta se fue dañando poco a poco: aparecieron algunas fracturas, su pintura se desvanecía, e incluso fue invadida por personas que buscaban dañarla. Aún así su escultor no llegaba”.

El trabajo del escultor
Dentro de cada uno de nosotros existe una hermosa estatua que espera diariamente que su amo la retoque y la cuide. Esta estatua tiene diversos nombres: esencia, espíritu o alma. La palabra “esencia” se deriva del verbo “existir” o “ser”, es decir, habla de todas aquellas características sin las cuales no podríamos ser quienes somos; todas aquellas virtudes, habilidades, actitudes y sentimientos que nos definen como seres humanos.

La esencia va más allá de nuestro aspecto físico o nuestra apariencia, la esencia está conformada por los sentimientos. Esta se construye y se enriquece día a día mediante la búsqueda del bienestar a través de diversas maneras: fomentando la lectura, el gusto por el arte, la música, el deporte, practicando la empatía, realizando actividades de altruismo, el contacto con la naturaleza, el agradecimiento y la práctica de la espiritualidad.

Pequeñas esculturas
Al nacer, cada uno de nuestros hijos llega con su propia escultura; sin embargo, durante los primeros años de vida, los padres son los responsables de fortalecerla, reforzarla, pulirla y adornarla. En un mundo como hoy, los niños y adolescentes crecen cada día alejándose de su propio ser; dirigen su atención hacia el exterior, nunca al interior, y viven en la búsqueda de lo externo, de lo material (la tecnología, la moda, las recompensas y la diversión). Por otro lado, los adultos no estamos tan alejados de este diario vivir, luchamos por solventar los gastos diarios y por dar a nuestros hijos una vida mejor. A veces nosotros mismos nos olvidamos de cuidar nuestra propia escultura.

Es importante mencionar la congruencia entre el “ser” y el “deber ser”, es decir, “yo soy ese ser humano que espero que mi hijo sea”. Los hijos aprenden a construir una vida de bienestar a través del ejemplo de sus propios padres. ¿Cómo promueves la conciencia en casa para el fortalecimiento del alma y del espíritu de tus hijos? ¿Cómo fortaleces tu propio espíritu?

“El escultor se convirtió en un gran artista reconocido a nivel mundial y pasó gran parte de su vida enseñándole al mundo sus obras; sin embargo, dentro de él, un pequeño vacío lo acompañaba. Un día, decidió regresar a su lugar de origen y estando allí se reencontró con su primera obra. Al ver el gran daño de su escultura, se conmovió tanto que decidió restaurarla. Trabajó arduamente día y noche hasta perfeccionarla y embellecerla, mientras que algo dentro de él también se reconstruía”.

Y tú, ¿ya has mirado tu estatua?

Psic. Paulina Pimentel Dessens
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Psicóloga Familiar en CRIT Sonora
Celular (662) 189 3646

Miércoles, 30 Agosto 2017 20:40

Motivación y recreación

 

valores30agosto

Hoy en día, las empresas, independientemente de su tamaño o giro, están viviendo una realidad particular y sin antecedentes; una velocidad creciente en el flujo de información, un mercado cambiante y tienen en sus filas a varias generaciones conviviendo e intentando comprenderse mutuamente para lograr trabajar en equipo.

Es algo muy normal entrar a salas de reuniones y con una resta rápida encontrar diferencias de edades de más de treinta años. En la mañana podemos ver en la oficina una gran variedad de diferencias entre empleados: Juan entra a la sala de juntas con su café orgánico y tenis, René prueba las aplicaciones que le ayudan a aumentar su productividad, y vemos llegar a Luis siempre puntual, con su camisa excelentemente planchada y su libreta de anotaciones en la mano. Y así como cuando intentamos organizar unas vacaciones familiares, donde buscamos que todos disfruten, estén juntos y haya actividades para cada miembro de la familia, eso mismo están viviendo las empresas actualmente.

Derivado de este choque generacional, a la inclusión de casi 30 millones de personas nacidas entre 1981 y 1985 (según el INEGI), las empresas han invertido recursos para lograr retener a su personal y mejorar el desempeño a través de un buen clima laboral, pero en este trayecto se han encontrado una serie de dificultades. Diseñar eventos que abarquen todos los gustos, romper paradigmas y entender las verdaderas razones que tiene cada individuo para ir a trabajar y decidir dedicarle más tiempo del obligado al trabajo es como querer tener en un solo lugar un bar, un restaurante, una librería y zona de niños, donde ofrezcan comida vegetariana y espacio para hacer ejercicio y pasear a las mascotas.

Eventos en la empresa
Las actividades recreativas dentro de la empresa funcionan siempre y cuando involucren y entiendan al trabajador como ser integral, con vida social, familia y amigos. Los eventos tienen que buscar el equilibrio en todas las áreas de los colaboradores por medio de eventos que aporten algo al crecimiento físico, mental, social, cultural y espiritual, por lo que si estás de lado de la organización, te invito a analizar profundamente a quién va dirigido. Atrévete a conocer a tus compañeros (sus gustos y talentos) con el objetivo de que la empresa sea parte importante de sus vidas, pero no la razón por la cual ya no tienen una.

Date la oportunidad de romper paradigmas y entender que un evento masivo donde se regalan televisiones no es el futuro de la integración laboral y no garantiza el buen desempeño del personal. Y si eres invitado a algún evento empresarial, asiste y hazte notar, pero sobre todo comunícate, hazle saber a la empresa que necesitas de ella, pues así como inviertes tiempo y esfuerzo en mejorar tus relaciones personales, así debes hacerlo con tu empleo.

 

Ignacio Danizhu Torres Cruz
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Desarrollo Humano y Organizacional.

 
 

Edición Impresa

Nuestras Ediciones