Jueves, 03 Agosto 2017 17:41 Publicado en Valores

 

valores4agosto

Porque las buenas acciones nos transforman, difundamos lo que significa ser socialmente responsable para hacer crecer el número de empresas que apoyan a la comunidad.

En la actualidad, se ha tomado conciencia de la responsabilidad del impacto positivo o negativo de las empresas en su entorno, y es por eso que las empresas se han organizado mediante los organismos que las representan para ser reconocidas como Empresas Socialmente Responsables, mejor conocidas por las siglas ESR.

¿Qué es el distintivo ESR®?
ESR® es un reconocimiento que se otorga todos los años en México por el Centro Mexicano para la Filantropía. Este distintivo, además de agregar valor y rentabilidad a la marca, acredita a las empresas ante sus trabajadores, clientes, proveedores, accionistas, autoridades y sociedad en general, como una organización que se compromete voluntaria y públicamente con una gestión socialmente responsable como parte de su cultura y estrategia de negocio.

Ser una empresa socialmente responsable implica ocuparse en que las actividades comerciales sean sustentables tanto en lo económico, social y ambiental o ecológico, reconociendo los intereses de los grupos con los cuales se relaciona. Esta responsabilidad también implica el respeto por la dignidad de las personas que trabajan dentro de la empresa, sus valores éticos y su medio ambiente.

Congruencia en la labor
Algo que en lo personal nos entusiasma de este tema es la parte de la estrategia que se refiere al trato de los trabajadores, ya que antes de impactar positivamente en la comunidad, es necesario que se empiece allí mismo: una labor social dentro y fuera de la empresa.

Déjame explicarme con otras palabras: si se programan recursos anualmente para realizar una labor social, como llevar alimentos o servicios médicos a personas pertenecientes a comunidades de extrema pobreza, primero se deberían usar esos mismos recursos para estar al pendiente de que no le falte lo necesario a los trabajadores de la empresa, esto implica un salario que cubra las necesidades básicas, capacitación constante y trato digno en cuanto a cargas de trabajo y horas dedicadas, lo que llevaría a una baja rotación de los mismos.

Trabajando en Sonora
Una de las cadenas de supermercados más grandes en el mundo que llegó a México, específicamente a Sonora, y que empezó a comprar productos agropecuarios de la región, exigió a los empresarios realizar cambios en las instalaciones que los trabajadores usan para descansar y alimentarse; asimismo, buscó cambios en los temas de higiene en los alimentos y solicitó que todos los empleados estuvieran registrados ante el Instituto Mexicano del Seguro Social.

Rafael Fontes Lohr
Coach de Negocios
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Desarrollador de competencias humanas y directivas.
Maestría en asesoramiento educativo familiar.

Jueves, 03 Agosto 2017 16:44 Publicado en Valores

 

valores3agosto

Es triste ver que en nuestro país la gente carece cada vez más de los recursos para tener casa, comida y vestimenta digna; además, estar cerca de la frontera con Estados Unidos agrava nuestra situación, ya que es muy común que nuestro estado reciba a cientos de personas que día a día son deportadas. Las colonias marginadas crecen sin planeación y sin recursos, y el desempleo es cada vez mayor.

Sin embargo, nuestra comunidad es generosa y solidaria. Existen empresas que apoyan a sus empleados proporcionándoles por lo menos una comida al día; además, hay algunas que proporcionan capacitaciones a las esposas de los empleados para que aprendan un oficio que puedan hacer desde su hogar y les reditúe algo de dinero. Las organizaciones de asistencia privada también tienen albergues donde las personas reciben comida y pueden dormir. El gobierno pone su granito de arena para tener centros que capaciten a hombres y mujeres a tener un trabajo digno. Todos estos esfuerzos son insuficientes ante la magnitud del problema.

Empieza en el hogar
Como padres, tenemos la oportunidad y la responsabilidad de enseñar a nuestros hijos a ser solidarios y compartidos con nuestros semejantes; esta no es una tarea fácil, ya que lo que menos queremos es ponerlos en situaciones de riesgo. Entonces, ¿qué podemos hacer para enseñarles a nuestros hijos a ser solidarios? La respuesta la encontramos en la labor social, en el voluntariado y en la ayuda organizada.

En el hogar podemos educar a nuestros hijos para contribuir con la sociedad. Iniciemos enseñándoles a donar aquello que no necesitan, como ropa, zapatos, mochilas o juguetes que ya no usan. También pueden llenar canastas con fruta y alimentos y llevarlas a personas de bajos recursos o repartir alimentos afuera de sitios concurridos, como hospitales. Podemos dedicar un día al mes para realizar una buena acción y así ayudar a quien más lo necesita. Esta enseñanza si es en familia es invaluable.

Una labor que tiene frutos
•Estas pequeñas obras ayudan a afianzar los vínculos familiares.
•Los niños y adolescentes aprenden a asumir y a cumplir un compromiso que más tarde los hará sentirse orgullosos de su labor.
•Fortalecen a su comunidad. Cuando una comunidad funciona bien, sus miembros también se benefician.

Si nos damos a la tarea de enseñarles esto a nuestros hijos, entenderán que una sola persona puede lograr grandes cosas con sus buenas acciones, que ellos como niños pueden influir en su comunidad.

¡No desistas, pregona con el ejemplo! Es esta tu mejor herramienta para transmitir hábitos, costumbres, valores y tradiciones que a tus hijos les darán pertenencia, orgullo, tolerancia, habilidades en la toma de decisiones, aprenderán a ser líderes y establecerse metas, pero, sobre todo, aprenderán a dar amor y recibirlo.

Coach Nidia Santellanes Madrigal
Conferencista, terapeuta y coach de vida
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Miércoles, 02 Agosto 2017 16:59 Publicado en Valores

 

valores2agosto

Es lugar común creer que no hubo mujeres filósofas en el mundo antiguo. Nuestro espectro de nombres en la filosofía antigua son masculinos: Tales de Mileto, Anaximandro, Anaxágoras, Sócrates, Platón y, por supuesto, Aristóteles. La arqueología más reciente, con todo, desvanece esta creencia: un puñado de inscripciones en las tumbas revelan que estas pertenecen a mujeres filósofas. En esta entrega me limitaré a hablar de Téano, Phintys y Perictione, quizá las tres mujeres filósofas más antiguas.

Téano
Téano de Crotona, matemática y filósofa griega, es reputada como la primera mujer filósofa. Téano fue estudiante y esposa del famoso matemático –y también filósofo– Pitágoras, y perteneció a la escuela pitagórica. Aparentemente, Téano escribió un tratado en torno al tema de la piedad, en el cual corrige la trillada tesis pitagórica de que todo el cosmos se deriva de los números. La tesis de Téano, en contraste, es la siguiente: más que el mundo es un derivado de los números, el mundo está ordenado en una secuencia y, por ende, está en concordancia con los números.

Fuentes antiguas caracterizan a Téano como una mujer modesta y virtuosa. Una anécdota nos relata que en una ocasión Téano fue elogiada por la belleza de su brazo, elogio al cual ella contestó que la belleza de su brazo no era para el público. En otra ocasión, a Téano se le preguntó si una mujer puede atender a un festival religioso después de haber tenido relaciones sexuales, a lo cual Téano contestó que si la pareja sexual había sido el esposo, entonces no había problema, de otra manera nunca.

Phintys
Phintys de Esparta también fue perteneciente a la escuela pitagórica y se cree que escribió un tratado sobre la moderación de la mujer. Si bien es cierto que Phintys abogó en pro de la distinción de roles entre varón y mujer, alegando que hay actividades propias de varones y de mujeres, a ella se le puede adjudicar en primer lugar la tesis de que las mujeres son tan aptas como los varones para hacer filosofía. El argumento de Phintys es que dado que el fin de la filosofía es perfeccionar el alma hasta convertirla en excelente, y las mujeres pueden adquirir un alma excelente mediante la virtud de la moderación, entonces la actividad filosófica es apta para mujeres. Un alma femenina excelente, alega Phintys, incluye un buen comportamiento con el esposo, el cuerpo, la familia, la casa y los dioses.

Perictione
Perictione fue la supuesta madre de Platón, a quien se le atribuye el texto Sobre la armonía de las mujeres, texto que versa sobre las virtudes apropiadas para las mujeres; por ejemplo, la conservación de su matrimonio y de su familia. Mientras que en La República Platón expone que las mujeres deben suprimir todo deseo por comida, vestimenta y riqueza opulenta, Perictione señala que la riqueza y el honor siempre serán bienvenidos, aún cuando no sean necesarios. Perictione también considera que las mujeres pueden hacer filosofía, pero desde su hogar.

Diego Espinoza Bustamante. Licenciado en filosofía por la Universidad Panamericana. Actualmente trabaja como adjunto de rectoría de la Universidad Panamericana. Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 
 

Edición Impresa

Nuestras Ediciones