Miércoles, 05 Junio 2013 16:37 Publicado en Familia

 

118790507

Conoce las conductas que afectan y las que estimulan la autoestima de tus hijos

Algunas de las conductas más comunes que los padres ejercemos de manera inconsciente y que deterioran la autoestima de nuestros hijos son:

1. Decirles siempre que son niños irresponsables.

2. Reclamarles siempre que están haciendo las cosas mal.

3. Ponerles apodos que dañan su autoestima o su dignidad.

4. No valorar sus puntos de vista.

5. Tratar a tus hijos sin adecuarse a su edad.

6. Resolverles la vida y limitar su capacidad de ser responsables.

7. Criticar o hablar mal de tus hijos enfrente de ellos.

8. Decidir por ellos.

9. Manifestarle a tus hijos que no les tienes confianza.

10. No hablar con tus hijos de los problemas que tienen y sólo reclamarles.

11. Juzgarlos a cada momento.

12. Compararlos con otros niños o hermanos, lo que les impide la posibilidad de ser ellos mismos.

13. Reclamarles sus actitudes negativas todo el tiempo.

14. Juzgarlos y valorarlos por las cosas que hacen mal.

15. Decir en públicos sus defectos.

¿Identificaste alguna de estas acciones? Con la finalidad de ayudarte en la construcción de una buena autoestima en tus hijos, reflexiona en otras conductas que puedas estar ejerciendo y que puedan estar limitando su autoestima.

Como padres debemos ejercer aquellas acciones que hagan crecer la autoestima de nuestros hijos y algunas de ellas son:

1. Sé un modelo y ejemplo para tus hijos.

2. Recuérdales sus talentos y sus éxitos.

3. Permíteles que decidan por sí mismos y no decidas por ellos.

4. Enséñales que la vida hay que disfrutarla día con día.

5. Reconócelos cada vez que tengan un éxito.

6. Dales las gracias cuando terminen algo que les pediste que hicieran.

7. Prémialos por haber terminado a tiempo una tarea.

8. Estimúlalos para que piensen de forma positiva sobre sí mismos.

9. Evita que tu hijo se demerite cuando cometa errores.

10. No dejes que se queje siempre de todo.

11. Estimula a tus hijos para que realicen lo que más desean y no se aburran.

12. Evita que sean dependientes de ti y haz que tomen sus propias decisiones.

13. Recuérdales cuánto los quieres.

14. Felicítalos cuando hagan las cosas bien y las terminen a tiempo.

15. Recuérdales siempre sus talentos y virtudes.

16. Enséñales la importancia de terminar las cosas a tiempo.

17. Háblales sobre líderes de la historia que han sido ejemplos de vida.

18. Evita que culpen a otros de sus irresponsabilidades.

19. Abrázalos todas las veces que sea posible; repíteles muchas veces cuánto los quieres.

Fuente: Cómo hacer de tu hijo un líder de Mario Borghino

 

Miércoles, 29 Mayo 2013 20:37 Publicado en Familia

79073966

Cuando uno piensa en adquirir una casa hay que tener en cuenta algunos puntos importantes tales como el presupuesto, los metros construidos, la zona deseada, etc., y lo más importante que cubra las necesidades de tu familia. Una casa realmente viene a convertirse en tu hogar, el lugar donde tu familia lo llenará de recuerdos y vivencias compartidas entre ustedes. Es por ello que recomendamos lo siguiente:

1.- Hacer una lista de todo lo que realmente es necesario para ti y tus seres queridos. Por ejemplo, en qué zona de la ciudad les gustaría vivir?, ¿Cuánto espacio necesitan?, ¿Qué características buscan y qué servicios desean?, etc.

2.- Establecer exactamente la cantidad monetaria destinada a comprar tu casa, si será a través de tus ahorros o a través de un crédito

3.- Seguidamente, busca un asesor de bienes raíces que se encargue de llevar por buen camino las operaciones de compra venta y renta del bien. ¿Por queé buscar un asesor? Porque un asesor de bienes raíces es un profesional que cuidadosamente busca lo mejor para su cliente, buscándole así, lo que más se acomode a sus necesidades. Asimismo, hace tu perfil como cliente con base en tus ingresos, ahorro, historial crediticio y capacidad de financiamiento. También analiza las letras chiquitas de cada crédito hipotecario, para determinar que es realmente lo mejor para ti.

4.- Muéstrale la lista de lo que tu familia y tú necesitan y el asesor podrá buscar opciones de casas de acuerdo a ella para satisfacer tus necesidades.

5.- Una vez que tengas en mente cuáles propiedades fueron de tu agrado, haz una lista de preguntas por ejemplo, si la casa está en una privada residencial de cuánto es la cuota de mantenimiento?, ¿Qué beneficios me ofrece adquirir una propiedad en esa zona?, etc.

6.- Tu asesor profesional se encargará de agendar las visitas a las propiedades seleccionadas y podrá negociar a tu favor y cuidar de tus intereses. Buscará propiedades de acuerdo a lo que deseas ajustándose al presupuesto inicial para no descapitalizar tu economía familiar. A medida que veas propiedades, notarás que tus prioridades probablemente se vayan ajustando sobre la marcha.

7.- Examina cada detalle de la casa que te gustó y tu asesor negociará con el vendedor en tu nombre. Así también verificará los documentos de la propiedad y pondrá solución a los problemas que puedan surgir.

8.- Tu asesor puede pedir una inspección de la casa, así sabrá qué obtendrá al momento en que se cierre el trato.

9.- ¡Haz una oferta! El asesor te ayudará a realizar una propuesta de compra donde tendrá la capacidad de negociar las condiciones para la compra-venta de tu próxima nueva casa.

10.- ¡Cierre de la compra! Felicidades aquí es donde la casa ya es tuya frente a un notario.
Ya que cuentas con toda esta información, recomiendo ampliamente que te ayudes con la asesoría de un experto para que al final tu objetivo de comprar una casa, sea empezar a formar un patrimonio familiar.

Información proporcionada por CREDITARIA .
 https://www.facebook.com/CreditariaHermosillo

 

 

Jueves, 23 Mayo 2013 20:07 Publicado en Familia

hijos-adolescentes-psicolatina

La autoestima es un conjunto de percepciones, pensamientos, evaluaciones, sentimientos y tendencias de comportamiento dirigidas hacia nosotros mismos, hacia nuestra manera de ser y de comportarnos, y hacia los rasgos de nuestro cuerpo y nuestro carácter. En resumen, es la percepción evaluativa de nosotros mismos. La autoestima se logra y se mantiene si podemos comprometernos en algo y cumplirlo. Por tanto, necesitamos construir, en la imagen que tenemos de nosotros mismos, la capacidad de cumplir con nuestras promesas.

Cuando un niño hace una promesa, cumple con ella y demuestra ser consistente, tal repetición de conducta le permite construir una imagen de confianza en su persona. A su vez, esta consistencia construye un nivel de dignidad y respeto que comienza a afianzarse en sí mismo consolidando su seguridad, por lo que su hijo(a) necesitará creer que puede confiar en él mismo.

Recomendaciones:

Evite que su hijo(a) lleve a cabo actitudes y que utilice calificativos que deterioren su propia autoestima como: “No sé si puedo cumplir porque nunca termino lo que inicio”, “¡Qué tonto soy!”, entre muchas otras expresiones.

Eduque a su hijo para que cuando termine una tarea que usted o la escuela le asignen, la termine a tiempo y bien hecha. No haga la tarea por él. El amor verdadero no es hacer las cosas por ellos; es hacerle saber que es capaz de ser responsable de sus actos.

Trate a su hijo(a) como una persona digna, segura de sí misma y con talento, con el tiempo terminará creyendo que lo es y lo terminará incorporando a su personalidad.

Trate a sus hijos como si ya fueran las personas que pueden llegar a ser, con ello impulsará su confianza. Ayuda utilizar frases como: “Eres un gran jugador, intenta nuevamente”. “Nadie dijo que las matemáticas eran fáciles, pero haz un esfuerzo más; tú eres muy inteligente”.

Lo importante es que sus hijos se sientan seguros de sí mismos y para lograrlo debe hablarles como si hubieran alcanzado lo que quieren pero, sobre todo, que se den cuenta de que usted cree en ellos. No hay mayor seguridad que aquélla que emana de la persona que más los ama en la vida.

 

 
 

Edición Impresa

Nuestras Ediciones