Familia

Familia (134)

Viernes, 09 Febrero 2018 19:26

Retos en familia

 

familia9febrero

A lo largo del tiempo hemos encontrado abundante literatura sobre la competencia. La importancia de este concepto se reconoce en todas partes y, aunque el término de “sana competitividad” se dirige principalmente a las empresas, también los psicólogos utilizan este concepto enfocado a desarrollar ciertas conductas dentro de la familia.

Un concepto multidimensional
El concepto de competencia incluye distintos niveles como saber (conceptos, conocimientos), saber hacer (habilidades, destrezas), saber ser (actitudes y valores) y saber estar (comunicación interpersonal y trabajo cooperativo). En otras palabras, la competencia es la capacidad de un buen desempeño en contextos complejos y auténticos, basada en la integración y activación de conocimientos, habilidades, destrezas, actitudes y valores.

Una herramienta para el futuro
Todos los padres experimentan situaciones de preocupación y miedo por la educación de sus hijos y por su futuro. Hoy, gracias a la información, podemos adquirir mayores herramientas para acompañar a los niños en el desarrollo de estas habilidades, fomentándolas y permitiéndoles ser capaces de vencer obstáculos, salir adelante y forjarse un mejor futuro. A través de la competencia podemos enseñarles a los niños a prepararse para poder ser buenos en lo que hacen, permanecer motivados, ser tenaces y perseverantes, alcanzar sus objetivos y asumir sus responsabilidades.

Empieza hoy
Puedes comenzar realizando pequeñas actividades en familia. Elijan un día, de preferencia los fines de semana. El objetivo, además de fomentar la sana competitividad dentro de un ambiente seguro, es fortalecer el vínculo entre cada miembro, reforzar la convivencia y permitir tener un lugar de disfrute familiar.

Si bien la práctica de algún deporte es el más claro ejemplo para motivar la sana competencia, hay muchas más actividades que pueden realizar:

•Armar un rompecabezas de 50 piezas en menos de 20 minutos.
•Jugar futbol y meter dos goles.
•Ganar en el juego del turista.
•Responder correctamente dos juegos de lógica consecutivos.
•Realizar una carrera deportiva familiar estableciendo una meta real para cada miembro de familia.

Puedes seleccionar alguna de estas actividades para realizar durante el fin de semana. En esta dinámica, quien haya ganado durante la actividad obtendrá un beneficio, el cual podría ser, por ejemplo: decidir la película que verán en el cine, escoger su postre favorito o decidir alguna actividad de juego en familia.

Psic. Paulina Pimentel Dessens
Psicoterapeuta.
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Tel: (662) 189 3646

Martes, 19 Diciembre 2017 16:20

Metas en familia para un nuevo año

 

familia19diciembre

Durante nuestros primeros años escolares aprendemos sobre el trabajo en equipo y la colaboración. Aunque el aprendizaje en el centro escolar es de gran significancia para la vida de los pequeños, es en casa donde inicia. La familia es el primer grupo en el que nos desarrollamos y en el que aprendemos a convivir y a trabajar en equipo.

Cada vez vemos nuevos modelos de trabajo y empresas democráticas en las que se fomenta y requiere de la colaboración y la participación de todos para cumplir ciertas metas; por lo que si quieres propiciar el éxito de tus pequeños, esta es una forma en la que puedes introducirlos a este modelo de trabajo. Para empezar, deben tomar en cuenta algunos consejos básicos para cumplir lo que se proponen:

•Reúnanse y platiquen los intereses de cada uno.

•Focalicen. En ocasiones hacemos listas de cinco o diez metas y no logramos cumplirlas todas, y en algunos casos ninguna. Fíjense una meta individual para cumplirla en un lapso determinado de uno a cinco meses.

•Lluvia de ideas para las metas. Los padres, como líderes, deberán motivar a sus hijos para aportar ideas para un proyecto familiar.

•Evalúen. Una vez que tengan su lista de ideas, deberán evaluar cuál es mejor, con cuál están de acuerdo todos, con cuál todos aportarán de alguna manera y cuál es mayormente posible de cumplir. Una vez que la hayan seleccionado, evalúen cuánto tiempo les tomará.

•Establezcan un tiempo. El tiempo que les tomará para llevar a cabo su meta varía según lo que se hayan propuesto. Aun así, es importante que establezcan un período de tiempo en el que trabajarán y una fecha límite para concretarla.

•Definan el rol que tendrá cada uno, con que aportará y de qué manera participarán. Esto les dará orden y facilitará su organización.

•¡Escríbanlos! Cuando plasmamos una regla por escrito, esta comienza a volverse tangible y, por tanto, real. Elaboren un cartel bonito con la participación de todos y péguenlo en algún lugar visible para todos.

Además de fomentar la colaboración, el compromiso, el trabajo en equipo y la responsabilidad, esta actividad en familia tiene múltiples beneficios:

•Fomenta el liderazgo. Al inicio, el líder será uno de los padres; sin embargo, es importante que durante el proyecto cada hijo vaya desarrollando un papel protagónico en diferente momento.

•Explota sus talentos. Al trabajar en equipo en familia, todos serán valorados por sus contribuciones, identificarán sus talentos y fortalecerán su autoestima.

•Mejora la comunicación. La colaboración les permitirá saber escuchar, dialogar, expresar ideas y sentimientos entre hermanos, padres e hijos, así como fomentar el respeto.

•Forjar lazos familiares. Por medio de esta experiencia, se verá beneficiada su relación; verán a la familia como un grupo por el cual buscarán el bienestar y será la oportunidad para continuar trabajando entre todos por el bien común.

Jessica Martha Muciño López
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Licenciada en Psicología con Máster en Psicopedagogía.
Psicopedagoga en Keystone Institute.

Martes, 28 Noviembre 2017 17:01

NavidApps

 

familia29noviembre

A veces nos toca estar lejos. A pesar de que estas épocas representan la unión entre la familia, la convivencia de cada uno de sus miembros y la fraternidad que se genera, no siempre tenemos la oportunidad de estar ahí. Ya sea por cuestiones laborales, por un viaje que decidimos tomar o simplemente porque estaremos con otro grupo, nuestra conexión con las personas que queremos puede verse afectada físicamente durante las fiestas navideñas.

Nuevas alternativas
Quizá la experiencia sea diferente al no estar en la misma habitación que ellos, pero gracias a la tecnología existe más de una manera para conectarnos con otras personas a pesar de tener una gran distancia de por medio. Si por alguna razón te encontrarás en esta situación durante diciembre, te comparto algunas aplicaciones que te ayudarán a sentirte más cerca de tus familiares:

Mensajes
Lo más rápido son las aplicaciones de mensajería instantánea, las cuales nos permiten enviar y recibir textos de una manera más dinámica. Siempre nos dará gusto leer un mensaje de alguien que está lejos, y nos hará sentir que están pensando en nosotros. Entre las más populares se encuentran WhatsApp, Viber y LINE. Incluso algunas han incursionado en agregar características de redes sociales para compartir contenido con nuestros contactos, como el envío de fotos, videos, notas de voz, llamadas y videollamadas. Así que no habrá problema en mandar la foto de la cena.

Videollamadas
La segunda opción nos permite romper con la distancia e interactuar directamente con otras personas, todo a través de la famosa videollamada. Skype encontró en el 2003 la manera de conectar a las personas a través de una cámara web, permitiéndoles hablar cara a cara. Sin embargo, el uso de smartphones revolucionó esta función gracias al invento de la cámara frontal, dándole la oportunidad a aplicaciones como Facebook Messenger, FaceTime y Google Duo de incorporar la videollamada a través de un celular, otorgando más movilidad a los usuarios al momento de usar este servicio. Con esto es mucho más sencillo que te pasen a cada miembro de la familia para saludar.

Historias
La tercera puede parecer más jovial, pero poco a poco más personas empiezan a utilizarla para mostrar su vida, tal es el caso de las redes para compartir contenido. Dentro de ellas, podremos ver las actualizaciones de cada miembro de la familia durante la fiesta. Entre las más populares encontramos a Facebook, Instagram y Snapchat. A pesar de que cada una antes cumplía con diferentes propósitos, se han integrado diferentes características que las hacen muy similares, como la función de compartir “historias” que duran 24 horas en la red, chat, envío de contenido a tus contactos y la publicación de contenido a tu perfil. Así podremos comentar que mandamos un fuerte abrazo en la foto de la familia.

Lic. Rafael Nevárez Escobar
Licenciado en Mercadotecnia y Comunicación
Director Creativo en Ágora Casa Creativa
Cel. (662) 188 4614

Lunes, 27 Noviembre 2017 19:44

El valor de la Navidad

 

familia28noviembre

El camino que lleva a Belén… La Navidad llegó y con ella nuestros corazones se inundan de buenos deseos. Entre otros motivos, esta fecha es tan especial, porque saca lo mejor que hay en nosotros. Es una fiesta que inspira a la unión, a estar juntos en una celebración que se trata de convivir, dar y compartir.

Nuestras tradiciones
Esta celebración judeocristiana es reconocida como tradición en nuestro país por la forma en que la combinamos con nuestra cultura y le imprimimos un sello personal a través de nuestras tradiciones. Uno de los motivos por los cuales estas fechas son tan significativas es la manera de lucirnos en la cocina. Preparamos deliciosos platillos, como tamales, buñuelos, atoles, galletas, ponches y champurro humeante, que calientan el alma y el cuerpo.

Asimismo, en estas fechas ya es tradición hacer posadas. Con motivo del festejo, las familias se reúnen para cantar villancicos, romper piñatas y degustar ricos platillos mexicanos. Todos juntos organizan, conviven, comparten y juegan.

Momento de compartir
La época navideña trae consigo la oportunidad ideal para dar amor, tiempo y compañía. No se trata de dinero, sino de algo más básico: compartirnos nosotros mismos. ¿Cómo? Obsequiando momentos invaluables al prestar atención, tiempo y cuidado.

Una manera sencilla y muy significativa es compartiendo nuestra cena navideña. Hay personas que se encuentran solas en navidad, así como familias sin los recursos suficientes para disfrutar de este día tan especial. Podemos preparar una comida para que más gente pueda disfrutar de una cena caliente esta navidad. Lo importante es manifestar el gran amor que tenemos en nuestros corazones y dejar un buen recuerdo en el prójimo.

Como dice el Papa Francisco, al realizar estas acciones de bondad nos convertimos en “hombres y mujeres de esperanza”. Esto es lo más significativo: compartir amor y ternura. Nuestro mundo puede lograr ser el hogar lleno de paz, armonía y equilibrio que nos merecemos, pero depende de nosotros lograrlo.

¡Vive la Navidad siendo un gran ejemplo! ¡Feliz navidad para ti y tu familia y para todas esas personas que hoy más que nunca necesitan un abrazo lleno de amor!

Nidia Santellanes Madrigal
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Conferencista, terapeuta y coach de vida.

Lunes, 27 Noviembre 2017 19:07

Asegura una feliz Navidad

 

familia27noviembre

Protege tu hogar esta temporada tomando las medidas preventivas necesarias para evitar cualquier accidente.

Los accidentes en casa-habitación aumentan hasta un 60% durante la época navideña. Esto se debe principalmente a dos motivos. Por un lado, está la sobrecarga originada por el uso extra de energía eléctrica debido a las decoraciones luminosas típicas de la época del año, y por el otro, el uso de fuegos artificiales que con frecuencia tienen lugar en fiestas y, sobre todo, en la bienvenida al nuevo año.

•No sobrecargar los enchufes
Mucha de la decoración navideña que utilizamos necesita electricidad para funcionar. Utiliza un regulador de corriente para evitar sobrecargas por el aumento drástico en el uso de energía.

•Objetos peligrosos fuera del alcance de niños
En estas fechas solemos tener a la mano algunas herramientas que utilizamos para ayudarnos a decorar, como martillos o desarmadores, las cuales son de alto peligro para quienes no saben utilizarlas. Ponlas fuera del alcance de los pequeños y tenlos siempre a la vista cuando los estés utilizando.

•Cuidado con planchas y objetos calientes
La elegancia es característica de estas fechas. Con las constantes fiestas queremos lucir lo mejor posible, por lo que las planchas para ropa y cabello tienen presencia constante en nuestra casa. Recuerda mantenerlas fuera del alcance de niños y mascotas, así como desconectarlas de la corriente cuando hayas terminado de utilizarlas.

•Atención en la cocina
Las abundantes comidas son parte importante de las fiestas navideñas, motivo por el cual debemos prestar especial atención al cuidado en la cocina. Asegúrate de apagar horno y estufa.

•Apagar todas las velas
Las velas son un elemento decorativo que brinda un toque cálido a nuestro hogar. Sin embargo, recordemos que, al igual que el arbolito de navidad, no deben quedarse encendidas sin supervisión. Antes de salir de casa y antes de ir a dormir, asegúrate de que todas las velas estén apagadas. Asimismo, cuando estén encendidas, deben tener la protección adecuada y no encontrarse cerca de ningún objeto inflamable.

•Cuidado con los objetos inflamables
Cuando decoramos nuestro hogar, queremos que todo se vea armonioso, pero también que nuestra casa siga siendo un lugar seguro. Mucha de la decoración navideña es inflamable, por lo que debemos ser inteligentes con la manera de decorar para que nada quede al alcance de fuentes de calor que puedan alcanzar el material y provocar un accidente.

•Ventilación
Todo espacio con estufa y calentador debe tener ventilación hacia el exterior. Asimismo, una buena idea es cerrar la llave del gas cuando no vaya a estar en uso durante un tiempo prolongado.

Redacción AMIGA

Jueves, 23 Noviembre 2017 18:29

Cuidados del menor en invierno

 

familia23noviembre

¡Si los quieres, cuídalos! Toma las medidas de precaución adecuadas para proteger la salud de los pequeños del hogar.

Viene la temporada de frío y con ella las enfermedades infecciosas que afectan al tracto respiratorio, tales como resfriado común, faringitis, rinitis, amigdalitis y laringotraqueítis, las cuales, al no identificarse oportunamente o tratarse adecuadamente, pueden llegar a complicarse con otitis, bronquitis, sinusitis o neumonía. Por ello es importante tomar medidas preventivas ante los cambios bruscos de temperatura y estar alerta al inicio de síntomas que presenten nuestros hijos menores de 5 años de edad.

Para evitar contraer este tipo de infecciones es importante tomar en cuenta las siguientes medidas preventivas:
•Abrigarse adecuadamente protegiendo la cabeza, rostro y boca.
•Continuar la lactancia materna.
•Tomar abundantes líquidos.
•Evitar el uso de leña, estufa, calentadores de agua en espacios cerrados y sin ventilación.
•Mantener la piel humectada.
•Evitar cambios bruscos de temperatura.
•Consumir alimentos con vitamina A y C, como zanahoria, naranja, toronja, mandarina, lima, limón, papaya, jitomate, guayaba.
•No fumar en lugares cerrados, cerca de niños, ancianos y enfermos.
•Evitar lugares con hacinamiento.
•Actualizar el esquema de vacunación y aplicación de vacunas de temporada invernal, como influenza.
•Mantener la distancia con personas que estén enfermas.
•Lavarse las manos frecuentemente.

Es importante llevar a nuestros niños y niñas ante la presencia de los primeros síntomas respiratorios, esto para recibir un manejo oportuno y adecuado, sin esperar a que la infección avance, se agreguen otros síntomas o se complique.

Los signos de alarma que nos deben hacer sospechar que estamos frente a una complicación de una infección respiratoria. Ante la presencia de alguno de estos signos o síntomas es importante acudir al médico o a urgencias inmediatamente para su atención.

•Respiración más rápida de lo normal
•Dolor de pecho al respirar
•Dificultad respiratoria
•Coloración morada de boca o extremidades
•Rechazo al alimento
•Dificultad para comer o tomar pecho
•Fiebre continua o de difícil control
•Silbidos o ronquidos al respirar
•Hundimiento del tórax hasta notarse las costillas al respirar
•Salida de pus o secreción por los oídos
•Agravamiento el niño a pesar de contar con manejo

Toda enfermedad respiratoria en menores de cinco años de edad debe recibir una atención oportuna y, sobretodo, debe evitar la automedicación, la cual en ocasiones puede comprometer más la salud del menor o puede llegar a agravar el cuadro clínico.

Dra. Diana Carolina Muro Zepeda
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Médico pediatra

Clínica Barcelona.
Tel. (662) 210 3691.
Céd. Prof. 7501982 SSP 8794/12, Céd. Esp. 9941277 SSP381/16

 

familia27octubre

Mientras Sergio y Laura están en su sesión psicoterapéutica, surge la siguiente situación: “¿Por qué, si se supone que soy la persona a quien más amas, te es tan fácil enojarte conmigo?”, “¿por qué en ocasiones yo recibo la peor versión de ti?”, le pregunta Sergio a su esposa.

Expectativa y realidad
Una expectativa es algo que una persona considera que puede ocurrir, es una suposición que se enfoca en el futuro, que puede ser acertada o no. En psicología, expectativa se define como un sentimiento, un deseo similar al que se tiene cuando se trata de la esperanza, pero a diferencia de esta última, la expectativa casi siempre depende de los demás para cumplirse, involucra a otros, a sabiendas o sin saberlo. Se relaciona con la espera de algo de los demás y dependiendo de qué tan bien cumplan los otros con lo esperado, será nuestra reacción y comportamiento posterior. Si la expectativa no se cumple, puede generar distintos cambios de ánimo en la persona tales como decepción, frustración, enojo y tristeza.

Hace un par de semanas se publicó una nota donde predominaba el encabezado “Mexicanos se divorcian más y se casan menos”, en ella se explicaba que entre el año 2000 y el 2015 el número de separaciones legales aumentó 136.7%, mientras que los matrimonios se redujeron en 21.4%. Como motivos se citan entre otros: la infidelidad, la inmadurez y las expectativas exageradas del cónyuge, cuando se piensa que el otro es perfecto y que se encargará de mantener todas sus necesidades (económicas, sociales y emocionales) cubiertas.

Las expectativas surgen en cada relación (matrimonio, amistad, laboral y familiar). Esperamos tanto que los demás sean como nosotros deseamos, que nos volvemos incapaces de aceptarlos como realmente son; luchamos por convertir al otro en nuestra propia versión, pero esto es imposible y no es lo mejor.

Aceptación y amor
¿Qué pasaría si renunciáramos a nuestras expectativas? Quizás nos permitiríamos ver a esa persona como realmente es, con sus defectos y sus virtudes. Es allí donde inicia el proceso de aceptación, considerando las virtudes y defectos de la otra persona y aprendiendo a reconocer los nuestros. A esto se le define como “amor saludable”.

El amor saludable no es perfecto, pero en su natural expansión manifiesta la perfección de un mundo que permanece porque está en constante cambio. Este amor imperfecto y saludable se manifiesta cuando eres consciente de que no necesitas a la persona amada para existir, y quedas libre para elegir amarla, crecer con ella y a través de ella.

Te propongo un ejercicio para el día de hoy: elabora una lista de todas aquellas imperfecciones o defectos que veas en el otro e inicia la lista con la frase “me molesta”, ejemplo: “me molesta tu desorden”. Ahora te propongo cambiar la frase inicial por “te agradezco”, ejemplo: “te agradezco tu desorden” y buscarle un sentido, algo así como “te agradezco tu desorden, porque a través de él me enseñas a ser más flexible”.

Lic. Paulina Pimentel Dessens
Psicoterapeuta Familiar y Psicóloga Familiar en CRIT Sonora
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Jueves, 26 Octubre 2017 17:21

Fortaleciendo nuestras relaciones

 

familia26octubre

La sociedad en la que vivimos es cada día más abrumadora. Constantemente nos encontramos corriendo de un lugar a otro. Dividimos nuestro tiempo entre todas nuestras actividades, y la realidad es que terminan faltando horas en el día para poder realizarlas todas. Es entonces que para poder cumplir con todos nuestros compromisos, terminamos sacrificando algo que creemos que siempre estará ahí: nuestra familia.

La idea de que la familia tiene que ser unida, simplemente por el hecho de ser familia, es totalmente falsa. Constantemente vemos hermanos, primos, padres e hijos, que han roto sus lazos familiares por una discusión; dejan de hablarse y dejan al resto de la familia en una posición incómoda.

La realidad es que todas las relaciones familiares o sociales son relaciones humanas, y si queremos tener un buen vínculo o lazo familiar, debemos trabajar y cuidar estas relaciones. Entonces, ¿cómo podemos mejorar nuestra relación con los demás?

Comunicación
Es el aspecto más importante de cualquier relación. Tenemos que acostumbrarnos a hablar entre nosotros, aunque sea de cosas triviales, ya que esto fortalece la confianza y cuando debamos hablar sobre algo importante o delicado, será mucho más sencillo. Recuerda que no se trata solo de expresarnos, sino de escuchar y comprender al otro también. La buena comunicación requiere trabajo constante, pero el resultado es una relación invaluable.

Interacción
La convivencia familiar debe tener el mismo peso que cualquier otra de nuestras responsabilidades. A veces parece imposible hacer un espacio en la agenda para ponerse al día con la familia, e incluso cuando disponemos de tiempo libre decimos estar “muy cansados” para interactuar; sin embargo, debemos crear momentos para convivir con nuestros seres queridos, dedicarles un poco de nuestro tiempo y atención.

Empatía
Es importante involucrarse en las actividades, temas e intereses de nuestros conocidos. Es bonito conocer lo que a los demás les interesa, de esta manera aprendemos sobre la otra persona e incluso podemos descubrir cosas nuevas que pueden llegar a gustarnos. Compartir nuestros intereses es importante, pero se trata de crear un balance.

Unión
He visto a hermanos, padres e hijos muy distanciados, que cuando comienzan a trabajar juntos en el mismo negocio o empresa se hacen mucho más unidos. Esto suele ser porque tienen algo en común sobre qué platicar. Compartir actividades es bueno para fortalecer la relación, pero no es necesario hacer lo mismo siempre para ser unidos.

Dr. Raúl Martínez Mir
Psicólogo y catedrático de la Universidad de Sonora
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Viernes, 06 Octubre 2017 19:56

Buscando una buena relación

 

familia6octubre

Dice un refrán español: “mientras fui una nuera nunca tuve una buena suegra y mientras fui suegra nunca tuve una buena nuera”. Lo cierto es que esta es una relación de las más tormentosas que existen. Se dice que una de cada cinco nueras no lleva una buena relación con su suegra; incluso existen chistes con respecto a esta relación, los cuales pueden volverse groseros e irrespetuosos.

Creo que es importante tener en mente que una boda implica ingresar a una nueva familia. Si bien los novios son quienes contraen matrimonio, la familia viene incluida en el paquete y especialmente la suegra viene envuelta en celofán. Por naturaleza, la relación suegra-nuera es más conflictiva que la de suegra-yerno, así que nos avocaremos más a la relación entre mujeres.

Nuevas relaciones
En esta relación los miedos casi siempre ganan. La suegra no quiere ser suplantada por otra mujer que ahora tiene la atención, el interés y el amor de su hijo. Es entonces que la rivalidad y los celos afloran: su afán por ayudar, pero no saber cómo hacerlo, la lleva a reclamar, ordenar, querer dictar normas y meterse en todo sin que nadie se lo pida. Por lo cual la esposa se pone a la defensiva, dispuesta a atacar a la menor provocación y a entablar una lucha que puede durar toda la vida. Esta situación también puede ser a la inversa y dependerá de cómo se enfrenten los conflictos para que los resultados puedan llegar a ser positivos.

En lugar de crear problemas, esta relación debe fortalecer el vínculo de la pareja; debe brindarles confianza, alegría y seguridad. Hoy las abuelas juegan un papel importantísimo en la vida de los nietos. Muchas veces son ellas las que los cuidan antes de ir a la guardería, los recogen de las escuelas, les dan de comer y los cuidan cuando están enfermos para que la pareja pueda darse un respiro, ir al cine o tener una salidita.

Relación en equilibrio
En esta relación debe prevalecer la prudencia, la discreción y el respeto por ambas partes. La comunicación es muy importante para no sentirse distantes. Busquen puntos en común, inclúyanse en las tradiciones familiares, expresen gratitud cuando reciban un regalo, pongan límites sin ofender ni lastimar. Cada una es como es: con diferentes creencias y formas de hacer las cosas; no traten de cambiarse mutuamente, asuman que cada una hace lo mejor que puede. Aprovechen lo mejor que cada una tiene: experiencia y juventud.

No olviden que ambas aman a la misma persona y buscan su felicidad. Por eso mismo, no lo pongan entre la espada y la pared, ya que las relaciones de amor duraderas se construyen con trabajo, paciencia, esfuerzo y gratitud. Amor no es demostrar quién gana, quién merece más, ni quién tiene más poder, sino acoger al ser más imperfecto y demostrarle que aún así lo aceptamos, lo respetamos y queremos.

Coach Nidia Santellanes Madrigal
Conferencista, terapeuta y coach de vida
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Jueves, 28 Septiembre 2017 20:38

Obligaciones compartidas

 

familia29septiembre

La inserción laboral de la mujer constituyó la necesidad de un cambio de roles en los núcleos familiares, todavía hoy vemos casos de mujeres a las que se les exige seguir manteniendo el rol de ama de casa y además mantener su trabajo, y observamos atónitos cómo se le llega a reclamar por faltar a alguno de ellos.

Sin embargo, esta situación está cambiando, sobre todo en las nuevas generaciones. La mayoría de las parejas actuales son conscientes de que esta nueva realidad social que les ha tocado vivir conlleva hacer mancuerna en las labores domésticas, y que cuando se unen para la convivencia, es recomendable la distribución de las tareas para tener mayor armonía, estabilidad y mejor convivencia.

Convivir y compartir
En una piñata, una señora me comentó: “qué bueno que ayuda usted a su esposa con la niña”; creo que la señora quedó muy sorprendida con mi respuesta: “yo no la ayudo, la niña también es mi responsabilidad; compartimos la tarea de su educación”. Considero que no hay que “ayudar” en casa, desde el momento que decidimos convivir con alguien, hay una serie de actividades que tendremos que hacer; sin embargo, estas son propias de la convivencia y hemos de aceptarlas como tal. El gran inconveniente comienza en la distribución de hacer esas tareas y en las distintas formas que cada uno tiene para hacerlas.

Repartir tareas
En un primer momento, la idea inicial es de igualdad, el famoso “todo parejo”. Se pretende que ambos hagan y aporten el 50%; sin embargo, eso es algo muy complejo y difícil de conseguir, ya que no siempre se pueden dividir las actividades. En este punto, la recomendación es sencilla: de la lista de actividades que hay que realizar, decidan entre ustedes cuáles son las que va a desempeñar cada uno; empiecen por elegir las actividades que más les agradan, después aquellas actividades que no les gustan pero que no les molesta realizar, y finalmente, si les quedan actividades, seleccionen aquellas que les desagradan a ambos, en estos casos pueden echarlas a la suerte o hacer turnos. Recuerden: no se busca que ambas partes tengan la misma cantidad de tareas, sino que las realicen para mejorar la convivencia.

Realizar las actividades
Luego tenemos un punto que es más complicado de resolver: ¿cómo se hacen las tareas? Iniciemos aclarando algo muy importante: venimos de familias distintas, y por consiguiente es muy probable que hayamos aprendido a hacer las cosas de forma distinta, en ese sentido no hay un criterio preestablecido para indicar si están bien o mal: “es que en mi casa se lavan los platos después de cada comida”, “pues en la mía los lavamos todos los del día después de cenar”, pues creo que la conclusión es que hay que lavarlos.

En este punto tenemos que ser flexibles y volver a un sistema práctico. Claramente, hay cosas que no hacemos igual y no nos llevan el mismo tiempo. Comencemos con aquellas que no nos molestan; por ejemplo: si mi pareja dobla las toallas de forma distinta a como yo lo hago, pero no me molesta y al otro tampoco, simplemente cada uno las seguiremos doblando a su manera. Incluso puede haber momentos que consideremos que la alternativa del otro es mejor que la nuestra y adoptemos esa forma de hacer las cosas. Llegaremos a un punto donde habrá algunas actividades en las que no estaremos de acuerdo, la solución será la comunicación.

 

Dr. Raúl Martínez Mir es psicólogo y catedrático de la Universidad de Sonora. Recibe comentarios al correo: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 
 

Edición Impresa

Nuestras Ediciones