Lunes, 20 Mayo 2013 20:07 Publicado en Decoración

hogar

Por Claudia López Aros
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

No te conviertas en un “hoarder”, deshazte de lo que no sirve o usas, mantén ordenado tu hogar y dale la bienvenida a una nueva decoración.

De nada sirve gastar miles de pesos en la decoración de tu hogar si no hay orden y limpieza, y es que las múltiples actividades diarias a veces nos impiden tener las cosas en su lugar. Pero, ¿qué pasa cuando ese desorden sobrepasa los límites, y comienza a invadir tu vida? ¿Qué pasa cuando no quieres deshacerte de cosas que solo se van acumulando en tu hogar? ¿Sabías que tú podrías ser un “hoarder”?.

Hoarder es el término en inglés que se da a las personas acumuladoras, son personas cuyo patrón se caracteriza por la excesiva adquisición de objetos y la incapacidad o falta de voluntad para desechar grandes cantidades de objetos de la casa. La acumulación es tal que puede limitar las actividades diarias tales como cocinar, limpiar, moverse por la casa y hasta dormir. Esto suele convertirse en un peligro ya que pone en riesgo a quienes habitan la casa a que ocurran incendios, caídas, y problemas de salud. 

Lo cierto es que este problema, en muchos casos, tiene que ser atendido por un especialista, ya que quienes lo padecen se rehúsan a desprenderse de objetos e inclusive de basura, piensan que algún día los volverán a usar y sienten mucha ansiedad el solo hecho de pensar que ese objeto no estará más en su hogar.
¿Ya te analizaste? ¿Te atreves a hacer una limpieza profunda y ordenar tu hogar? ¿Ya te diste cuenta que si no lo usaste en un año puede ser algo que le sirva a otra persona o quizá es tiempo de botarlo de casa?. Para darle paso a una nueva decoración, a un nuevo hogar, es importante dejar ir lo viejo, lo que ya no es útil, háblese de cosas materiales y también de esas emociones que te tienen atrapada en el pasado.

Comienza hoy, poco a poco, cuarto por cuarto, cajón por cajón; limpia, ordena y deshazte de todo lo que te abruma y te impide avanzar. Dile adiós a lo no has usado en más de un año, véndelo, dónalo y si no sirve, a la basura. Y ahora sí a redecorar, cambia los colores, reacomoda los muebles, o por qué no, compra unos nuevos, dale un nuevo toque a tus espacios y disfruta de cada rincón de tu hogar.

 
 

Edición Impresa

Nuestras Ediciones