Miércoles, 02 Agosto 2017 20:35

El mito de los carbohidratos

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

 

nutricion2agosto

“Todos los carbohidratos te engordan”, “si quieres adelgazar, no los comas” y “si tienes diabetes, no debes comerlos” son frases que en los últimos años escuchamos sin parar. En realidad, ¿sabemos qué son los carbohidratos y qué hacen en nuestro cuerpo?

Estos nutrientes deben ser unos de los principales componentes de nuestra alimentación, ya que son un pilar de una dieta equilibrada. Algunos alimentos ricos en este nutriente son: cereales (pan, tortilla, arroz, papa, pasta, avena), leguminosas (frijol, garbanzo, lentejas), frutas y verduras. Su función principal es aportar energía a nuestro cuerpo. Una vez que el cuerpo los digiere, el hígado los descompone y los convierte en glucosa (azúcar en sangre), que es de donde obtienen energía nuestras células.

Tipos y función
Existen dos grupos de carbohidratos: simples y complejos. Los simples son aquellos que se absorben de forma rápida, de los cuales se obtiene energía de manera casi inmediata. Naturalmente se encuentran en frutas y verduras, así como en el azúcar de mesa, jugos, refrescos y postres, entre otros. Los carbohidratos complejos son aquellos de absorción lenta, que necesitan mayor tiempo para su digestión, por lo que actúan como energía de reserva.

Cuando se habla de carbohidratos, existen dos términos que se deben conocer: índice glucémico y carga glucémica, que, aunque suenan parecidos, expresan conceptos diferentes. El índice glucémico indica la velocidad con la que un alimento que contiene carbohidratos eleva el nivel de glucosa en sangre después de comerlo. Un alimento con índice glucémico bajo eleva la glucosa menos que uno con un índice alto.

La carga glucémica es un concepto que, más que la velocidad a la que un alimento se convierte en azúcar en la sangre, considera la cantidad de carbohidratos que tiene una porción de un alimento en específico. Entre los alimentos con carga glucémica baja se incluyen las lentejas, frijoles, cacahuates, cereales de grano entero, vegetales y frutas con alto contenido de fibra. Aquellos con una alta carga glucémica incluyen bebidas azucaradas, arroz blanco, papas fritas y cereales bajos en fibra y con alto contenido de azúcar.

Elige correctamente
Si bien existen planes de alimentación para ciertas enfermedades o para perder peso, en los cuales se recomienda un bajo consumo de carbohidratos, estos no deben ser eliminados en su totalidad de la dieta. Algunos de nuestros órganos dependen primordialmente de este nutriente para un correcto funcionamiento, como lo es el cerebro.

Cuando se eliminan los carbohidratos de la dieta y el cuerpo no los encuentra, este busca combustible proveniente de otros nutrientes. El organismo utiliza grasas para obtener energía y se pueden producir cetonas, desencadenando un estado de cetoacidosis. Incluso, el cuerpo puede utilizar las proteínas de nuestros músculos como fuente de energía.

Algunas recomendaciones para obtener lo mejor de los carbohidratos son: • Evitar bebidas azucaradas, refrescos, jugos de fruta con azúcar.
• Preferir el consumo de frutas enteras en lugar de su jugo.
• Consumir pan con granos enteros, pasta y arroz integral.
• Preferir el consumo de hojuelas de avena enteras.

MNC. Lilian Elizabeth Figueroa Baldenegro
Especialista en nutrición y cuidados de la alimentación del paciente oncológico. Maestra en Nutrición Clínica por la Universidad del Valle de México. Ced. Prof. 8945015 UVM. Ced. Prof. 36557 UVM-Instituto Nacional de Cancerología

Visto 495 veces
Revista AMIGA

Copyright © 2013 Revista AMIGA. Todos los derechos reservados.

Sitio Web: amigarevista.com
Inicia sesión para enviar comentarios

Edición Impresa

Nuestras Ediciones