Miércoles, 02 Agosto 2017 16:59

Un vistazo al pasado

Valora este artículo
(2 votos)

 

valores2agosto

Es lugar común creer que no hubo mujeres filósofas en el mundo antiguo. Nuestro espectro de nombres en la filosofía antigua son masculinos: Tales de Mileto, Anaximandro, Anaxágoras, Sócrates, Platón y, por supuesto, Aristóteles. La arqueología más reciente, con todo, desvanece esta creencia: un puñado de inscripciones en las tumbas revelan que estas pertenecen a mujeres filósofas. En esta entrega me limitaré a hablar de Téano, Phintys y Perictione, quizá las tres mujeres filósofas más antiguas.

Téano
Téano de Crotona, matemática y filósofa griega, es reputada como la primera mujer filósofa. Téano fue estudiante y esposa del famoso matemático –y también filósofo– Pitágoras, y perteneció a la escuela pitagórica. Aparentemente, Téano escribió un tratado en torno al tema de la piedad, en el cual corrige la trillada tesis pitagórica de que todo el cosmos se deriva de los números. La tesis de Téano, en contraste, es la siguiente: más que el mundo es un derivado de los números, el mundo está ordenado en una secuencia y, por ende, está en concordancia con los números.

Fuentes antiguas caracterizan a Téano como una mujer modesta y virtuosa. Una anécdota nos relata que en una ocasión Téano fue elogiada por la belleza de su brazo, elogio al cual ella contestó que la belleza de su brazo no era para el público. En otra ocasión, a Téano se le preguntó si una mujer puede atender a un festival religioso después de haber tenido relaciones sexuales, a lo cual Téano contestó que si la pareja sexual había sido el esposo, entonces no había problema, de otra manera nunca.

Phintys
Phintys de Esparta también fue perteneciente a la escuela pitagórica y se cree que escribió un tratado sobre la moderación de la mujer. Si bien es cierto que Phintys abogó en pro de la distinción de roles entre varón y mujer, alegando que hay actividades propias de varones y de mujeres, a ella se le puede adjudicar en primer lugar la tesis de que las mujeres son tan aptas como los varones para hacer filosofía. El argumento de Phintys es que dado que el fin de la filosofía es perfeccionar el alma hasta convertirla en excelente, y las mujeres pueden adquirir un alma excelente mediante la virtud de la moderación, entonces la actividad filosófica es apta para mujeres. Un alma femenina excelente, alega Phintys, incluye un buen comportamiento con el esposo, el cuerpo, la familia, la casa y los dioses.

Perictione
Perictione fue la supuesta madre de Platón, a quien se le atribuye el texto Sobre la armonía de las mujeres, texto que versa sobre las virtudes apropiadas para las mujeres; por ejemplo, la conservación de su matrimonio y de su familia. Mientras que en La República Platón expone que las mujeres deben suprimir todo deseo por comida, vestimenta y riqueza opulenta, Perictione señala que la riqueza y el honor siempre serán bienvenidos, aún cuando no sean necesarios. Perictione también considera que las mujeres pueden hacer filosofía, pero desde su hogar.

Diego Espinoza Bustamante. Licenciado en filosofía por la Universidad Panamericana. Actualmente trabaja como adjunto de rectoría de la Universidad Panamericana. Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Visto 274 veces Modificado por última vez en Miércoles, 02 Agosto 2017 17:03
Revista AMIGA

Copyright © 2013 Revista AMIGA. Todos los derechos reservados.

Sitio Web: amigarevista.com
Inicia sesión para enviar comentarios

Edición Impresa

Nuestras Ediciones