Viernes, 06 Octubre 2017 19:56

Buscando una buena relación

Valora este artículo
(0 votos)

 

familia6octubre

Dice un refrán español: “mientras fui una nuera nunca tuve una buena suegra y mientras fui suegra nunca tuve una buena nuera”. Lo cierto es que esta es una relación de las más tormentosas que existen. Se dice que una de cada cinco nueras no lleva una buena relación con su suegra; incluso existen chistes con respecto a esta relación, los cuales pueden volverse groseros e irrespetuosos.

Creo que es importante tener en mente que una boda implica ingresar a una nueva familia. Si bien los novios son quienes contraen matrimonio, la familia viene incluida en el paquete y especialmente la suegra viene envuelta en celofán. Por naturaleza, la relación suegra-nuera es más conflictiva que la de suegra-yerno, así que nos avocaremos más a la relación entre mujeres.

Nuevas relaciones
En esta relación los miedos casi siempre ganan. La suegra no quiere ser suplantada por otra mujer que ahora tiene la atención, el interés y el amor de su hijo. Es entonces que la rivalidad y los celos afloran: su afán por ayudar, pero no saber cómo hacerlo, la lleva a reclamar, ordenar, querer dictar normas y meterse en todo sin que nadie se lo pida. Por lo cual la esposa se pone a la defensiva, dispuesta a atacar a la menor provocación y a entablar una lucha que puede durar toda la vida. Esta situación también puede ser a la inversa y dependerá de cómo se enfrenten los conflictos para que los resultados puedan llegar a ser positivos.

En lugar de crear problemas, esta relación debe fortalecer el vínculo de la pareja; debe brindarles confianza, alegría y seguridad. Hoy las abuelas juegan un papel importantísimo en la vida de los nietos. Muchas veces son ellas las que los cuidan antes de ir a la guardería, los recogen de las escuelas, les dan de comer y los cuidan cuando están enfermos para que la pareja pueda darse un respiro, ir al cine o tener una salidita.

Relación en equilibrio
En esta relación debe prevalecer la prudencia, la discreción y el respeto por ambas partes. La comunicación es muy importante para no sentirse distantes. Busquen puntos en común, inclúyanse en las tradiciones familiares, expresen gratitud cuando reciban un regalo, pongan límites sin ofender ni lastimar. Cada una es como es: con diferentes creencias y formas de hacer las cosas; no traten de cambiarse mutuamente, asuman que cada una hace lo mejor que puede. Aprovechen lo mejor que cada una tiene: experiencia y juventud.

No olviden que ambas aman a la misma persona y buscan su felicidad. Por eso mismo, no lo pongan entre la espada y la pared, ya que las relaciones de amor duraderas se construyen con trabajo, paciencia, esfuerzo y gratitud. Amor no es demostrar quién gana, quién merece más, ni quién tiene más poder, sino acoger al ser más imperfecto y demostrarle que aún así lo aceptamos, lo respetamos y queremos.

Coach Nidia Santellanes Madrigal
Conferencista, terapeuta y coach de vida
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Visto 565 veces
Revista AMIGA

Copyright © 2013 Revista AMIGA. Todos los derechos reservados.

Sitio Web: amigarevista.com
Inicia sesión para enviar comentarios

Edición Impresa

Nuestras Ediciones